Levantamiento de cuarentena en Norte de Santander no es lo esperado por los ganaderos

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Junio 2019
compartir
Movilización, dificultad, comercialización afectada, municipio, ICA, problemas para comercializar, Norte de Santander, problemáticas en Norte de Santander, ganaderos, ganadería, matadero, bisceras incineradas, expectativas fracasdas, levantamiento de cuarentena, aftosa, zona rural, actividad, comerciantes, alza de precios, bajan precios, zona de protección, zona de frontera, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Según José Heli Soto González, presidente del Comité de Ganaderos del Norte de Santander (Coganor), cuando se anunció que se iba a levantar la cuarentena a raíz del foco de aftosa que se presentó en julio de 2017 en zona rural de Cúcuta, los precios del ganado tuvieron un alza. Foto: Diario La Opinión - Vanguardia

Aun cuando los productores esperaban reactivar el comercio de bovinos con destino a matadero que estuvo estancado durante casi 2 años en esta región, las restricciones que tienen los afecta.

 

Los ganaderos celebraban lo que sería una puerta de entrada para vender con libertad su producción ganadera. (Lea: Ganaderos de Norte de Santander celebran levantamiento de cuarentena)

 

Según José Helí Soto González, presidente del Comité de Ganaderos del Norte de Santander (Coganor), cuando se anunció que se iba a levantar la cuarentena a raíz del foco de aftosa que se presentó en julio de 2017 en zona rural de Cúcuta, los precios del ganado tuvieron un alza.

 

“La expectativa que teníamos es que nosotros como ganaderos podíamos llevar ganado gordo, vivo a unas plantas de sacrificio ubicadas en Santader (Vijagual y Río frío), además de que podríamos llevar animales en canal y mejoramiento genético, por esto mejoró el precio”, indicó.

 

Sin embargo, con la reunión que se estableció con el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), la entidad manifestó que se podrían llevar animales vivos, pero que una vez llegaran a la planta de sacrificio, tenían que incinerar todo lo que eran las vísceras; patas, cabezas, cueros, dijo Soto.

 

Por tanto, el presidente manifestó quedan en unas situaciones más difíciles de las que se tenían hasta el 17 de mayo. (Lea: Ganaderos en Norte de Santander reclaman por indiferencia del Gobierno)

 

“Bajo esas condiciones es muy difícil el trabajo para los comerciantes que compran ganado, adicional no se puede llevar la carne en canal. Desde ese punto de vista, nos ha afectado a todos los ganaderos”, aseguró Soto.

 

Tan pronto las restricciones fueron conocidas, los comerciantes bajaron inmediatamente el precio que había aproximadamente entre $200 y $300 el kilo, agregó.

 

“El hecho de ser la zona de frontera y de estar ubicado en zona de protección tiene unas características muy genéricas que impiden desarrollar la actividad en condiciones similares a las que se presentan en la parte de la ganadería en todo el país”, aseveró Soto. (Lea: Norte de Santander vive “catástrofe” por no poder comercializar ganados)

 

Finalmente cabe resaltar que las expectativas de los ganaderos fueron truncadas en cuanto a que no se logró la reactivación de comercialización como lo esperaban y esperan la situación mejore en este departamento.