Los pesares de la ganadería en La Guajira

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Diciembre 2015
compartir
sequía Colombia
El hato bovino en La Guajira se ha reducido a menos de 160 mil cabezas. Foto: www.jornada.unam.mx-CONtexto ganadero.
Hace unos días llovió al sur de La Guajira y la tierra agradecida de esta zona semidesértica de Colombia hizo reverdecer los pastos. Sin embargo, la ausencia de agua continúa, sumado al contrabando animal y el desinterés de algunos productores por mejorar los predios.
 
Juan Molina, profesional en San Juan del Cesar de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, dijo que hace pocos días el clima fue “benévolo con los ganaderos” al traer algunas lluvias que no son suficientes para abastecer a la población humana y bovina pero surtió efecto favorable en los suelos de los que brotó el pasto que mantendrá por unas semanas nutridas a las reses.
 
Aun así, los pesares de la región, al sur y norte continúan. Finaliza 2015 y el ingreso de ganado de contrabando de Venezuela no cesa, pese a que la frontera está cerrada. Además, las ganaderías aún siguen en régimen de la producción tradicional. (Lea: Radiografía de La Guajira: la ganadería podría desaparecer)
 
“En esta parte de La Guajira hay tenedores de ganado y siguen prácticas tradicionales, como del siglo XVI”, enfatizó Molina Soto, para quien ha sido “difícil” reunir a los campesinos para que transformen el sistema de manejo de los predios, así tengan una sola res.
 
“Estamos organizando grupos para que conozcan de reproducción y producción pero asisten 5 o 2 personas. No se comprometen”, dijo.
 
Javier Suárez Redondo, profesional en Maicao del FNG, ha expuesto que la sequía es permanente en La Guajira, que pasó de vivir veranos de 4 meses a más de 2 años continuos. El resultado de no tener agua ha provocado la reducción del inventario bovino años tras año. De seguir así, afirmó, “desaparecerá la ganadería”.
 
En la región se cuentan más de 152 mil reses. La ganadería doble propósito es la que predomina en algunos predios. Según Suárez Redondo, este hato podría sobrevivir con la conformación de pozos, sistemas de riego y la implementación de conocimientos sobre ganadería tecnificada.
 
Juan Molina aseguró que se seguirá impartiendo conocimiento sobre manejo eficiente de predios productivos y se espera que los ganaderos acudan al llamado del FNG para hacerle frente a una sequía más en La Guajira. (Lea: Ganadería ecológica permite recuperar suelos semidesérticos)
 
“Acá se sabe sortear el hambre cuando caen gotas de agua y el suelo reacciona agradecido, pero en enero y marzo llegará la sequía más fuerte”, hizo el llamado el profesional de San Juan del Cesar a los ganaderos.