Productores de Boyacá siguen afectados por verano y heladas

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Septiembre 2016
compartir
Boyacá fenómeno de El Niño, afectaciones cambio climático, afectaciones colombia fenómeno de el niño, Sequía, Verano, Heladas, quema de pastos por las heladas, escasez de agua, escasez de alimento, escasez de pastos, baja producción de pastos, heladas Boyacá, heladas Cundinamarca, heladas Nariño, heladas Cauca, pérdida de pastos, quema de pastos, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
Las recientes heladas han afectado los pastos de los predios en varios municipios de Boyacá. Foto: @Boyacaaldia
Varios municipios de Boyacá están en alerta por los fenómenos climáticos de las últimas semanas, que han provocado bajas temperaturas en la madrugada, escasez de lluvias y la aparición del mión de los pastos, causando grandes pérdidas.
 
Rogelio Arenas, productor de Firavitoba, Boyacá, reportó que en las últimas 2 semanas han ocurrido fuertes heladas a tempranas horas que han quemado los cultivos y los forrajes.
 
Todos los retoños de los pastos se quemaron. Por ejemplo, el lunes de la semana pasada cayó una helada que casi acaba con todo. El problema es que no ha vuelto a llover en forma”, señaló. (Lea: Heladas perjudican a los ganaderos y paperos de Nariño)
 
Esta situación también se vivió en el municipio de Chivatá, donde tampoco ha caído agua desde hace varios meses. Manuel Martínez, gerente de la Asociación de Productores de Chivatá, Agrochivatá, explicó la difícil situación.
 
“Estos últimos 2 días, las heladas han sido terribles. Aquí la gente no tiene pastos porque se quemaron. Teníamos una papa sembrada pero el hielo le pegó duro y se alcanzó a dañar, la arveja también se resintió. Nosotros tenemos trigo, cebada y avena, y todos esos cultivos se han visto afectados”, dijo.
 
El ganadero contó las difíciles condiciones que han tenido que sortear para salir adelante, pues en el año apenas han recibido 250 mm de lluvia, que no han sido suficientes para que se recuperen las fuentes hídricas. (Lea: El arboloco, un árbol que protege los pastos de las heladas)
 
El gerente de Agrochivatá lamentó la pérdida de cultivos en el municipio
 
Por su parte, Ricardo Álvarez, líder de la Asociación de Productores Lecheros de Chocontá, Aprolecho, manifestó su preocupación por el hecho de que las heladas puedan replicarse en este municipio de Cundinamarca, pues no están muy alejados de las zonas donde se dieron las bajas temperaturas en Boyacá.
 
Una de nuestras inquietudes son las heladas, porque en Duitama y Sogamoso cayeron unas muy fuertes la semana pasada que quemaron pastos. Nos preocupa que ha hecho frío en esta zona y ese fenómeno se puede dar aquí”, indicó. (Lea: Heladas, lluvias y verano afectan a ganaderos en Boyacá)
 
Temor por ataque de plagas
 
En el municipio de Toca y sus alrededores, el mión de los pastos ha empezado a devorar los pastos. Los productores se dieron cuenta cuando vieron que la punta de la hoja se estaba tornando amarilla y de inmediato decidieron consultar qué estaba sucediendo.  
 
“Las puntas se estaban quemando como si fuera hielo. Nosotros pensamos que era por culpa de las heladas, pero en verdad es un ataque masivo del bichito que le llaman el mión”, afirmó uno de los productores perjudicados por el insecto. (Lea: En Boyacá venden vacas a precios irrisorios por cuenta de El Niño)
 
El mión de los pastos es una de las graves secuelas que ha dejado el fenómeno de El Niño. Aparece en los pastos por la misma época en que comienza a llover tras una larga temporada seca. Normalmente desaparece cuando las lluvias se intensifican.
 
El inconveniente es que los aguaceros han sido tan débiles, que se ha creado el ambiente propicio para que el mión se instale en el forraje y se quede allí durante mucho tiempo, causando problemas que los ganaderos creían superados con la llegada de algunas lloviznas.
 
El último reporte del Ideam no muestra alertas por heladas, aunque los productores de la zona recomendaron estar atentos ante cualquier eventualidad. Una forma de evitar que se quemen los pastos es mantener riego constante y sembrar plantas como el arboloco, que previene la deshidratación y protege contra las heladas.