Serias complicaciones deja fuerte invierno en el oriente del país

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Julio 2015
compartir
Invierno en Colombia
Las permanentes precipitaciones han causado que el nivel de los ríos crezca, afectando de paso las vías. Foto: @DiarioDelLlano.
Casanare, Norte de Santander y Arauca, son los departamentos más afectados tras el paso de una onda tropical que ingresó por esa zona del país y que causó inundaciones, problemas en las vías y hasta la caída de un puente.  
 
El anuncio hecho por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia, Ideam, sobre la presencia de una serie de ondas tropicales que atravesarían el país de oriente a occidente se hicieron realidad este fin de semana. Los 3 departamentos más afectados con las fuertes precipitaciones fueron Casanare, Arauca y Norte de Santander.  (Lea: Arauca vive su peor invierno de los últimos 12 años, según ganaderos)
 
En Casanare los semovientes tuvieron que ser desplazados a las partes más altas con el objetivo de evitar ahogamientos. No obstante, los cultivos agrícolas, las pasturas, algunas vías, y el cauce de los ríos, han resultado perjudicados por el fenómeno climático.
 
Según explicó Néstor Catuna, coordinador de la Unidad Regional de Desarrollo Ganadero, Urdg, del Fondo Nacional del Ganado, FNG, en Casanare, aún no ha sido posible establecer si hay semovientes muertos producto de las lluvias, ya que muchos productores buscaron refugio en otras poblaciones y hasta el momento no se ha podido adelantar el censo oficial. (Lea: Previsiones del Ideam provocaron ‘enlechada’: ganaderos en Boyacá)
 
“Ante la ausencia de alimento para el ganado, los pequeños y medianos empresarios han venido pidiéndole al Ministerio de Agricultura la apertura de una bodega de suplementos, pero hasta el momento no han dado respuesta a esa petición, por lo que hay preocupación en esa materia”, añadió Catuna.
 
Las precipitaciones han causado serios daños en las vías del departamento. Foto: @DiarioDelLlano.
 
Norte de Santander padece con los climas extremos
 
La zona de Toledo y Chitagá, son las que más afectadas se han visto por cuenta de las permanentes lluvias. Los ríos que van hacia los Llanos Orientales superaron su cauce y se desbordaron, generando daños en las vías que unen a la región con la Orinoquía, afectando a los ganaderos quienes no tienen buenos accesos para transportar sus productos hacia los centros poblados. (Lea: ¿Cómo recuperar las pasturas después de inundaciones?)
 
Hasta el momento, aunque las frecuentes precipitaciones no han causado que los semovientes se ahoguen o mueran por cuenta de las inundaciones en las fincas, hay alarma ante la escasez de forrajes.
 
“Los principales daños están es en las carreteras. Por ejemplo la vía Chitagá – Pamplona, hubo desprendimiento de la banca y no hay paso. Lo mismo ocurrió con la carretera entre Chitagá y Santander, debido a la caída de unos puentes y hasta ahora los están reconstruyendo. En tanto, en Toledo, especialmente en San Bernardo de Bata, 20 viviendas resultaron afectadas por un deslizamiento de tierra”, afirmó Óscar Jiménez, profesional del FNG, en Cúcuta. (Lea: El vaivén climático que viven los ganaderos en La Mojana sucreña)
 
En el norte del departamento, los productores están soportando un prolongado verano, por lo que también enfrentan dificultades por la poca disponibilidad de forrajes que hay para los semovientes.
 
En Arauca persisten los problemas con las lluvias
 
Las precipitaciones del pasado fin de semana, afectaron especialmente al municipio de Cravo Norte, en donde la fuerza de las aguas arrasó con un puente, dejando incomunicados a los habitantes de la población con Boyacá.
 
Víctor Nieves Peña, jefe de la Defensa Civil en Arauca, reportó que 6 de los 7 municipios del departamento han sido tocados por las aguas, ante el incremento del caudal de los ríos Cubugón, Margua y Cobaría en las estribaciones de la cordillera Oriental que desembocan sus aguas al río Arauca, lo que generó la emergencia. (Lea: Preocupa que invierno en el país sea tan crudo como el de 2012)

“Ríos como el Bojabá, Róyota y el Tigre en municipios del piedemonte como Tame, Saravena y Fortul, originaron la afectación de vías, puentes, cultivos y viviendas; así como los municipios de Cravo Norte y Puerto Rondón resultaron perjudicados por las crecientes súbitas de los caudales de los ríos Cravo y Casanare”, añadió Nieves en entrevista con un diario local.

 
Según datos de funcionarios del Fondo Nacional del Ganado, en la región 45 animales han muerto y 740 más tuvieron que ser desplazados a otras zonas del país en búsqueda de condiciones más favorables. (Lea: 3 vías en las que el invierno causa estragos)