Transporte de carne en Popayán, bajo constante monitoreo

Por: 
CONtexto Ganadero
22 de Julio 2014
compartir
Transporte de carne
Uniformes, estado de las cortinas, ganchos, desinfección y limpieza, son algunos de los estándares evaluados. Foto: sabor-artesano.com.
Hasta el momento, ya son 3 las visitas que ha realizado la Secretaría de Salud a la planta que opera en el municipio con el propósito de verificar el funcionamiento y el cumplimiento de las normas en materia de transporte.
 
Buscando mejorar los procesos de transporte desde la planta de beneficio de Popayán, la Secretaría de Salud del municipio definió desde que comenzó 2014 realizar visitas periódicas al centro de sacrifcio, esto con el propósito de que se adoptaran una serie de correctivos en los vehículos que movilizan los cárnicos y poder garantizar así que la carne que sale de allí para el consumo sea de la mejor calidad. (Lea: Planta de sacrificio de Puerto Asís sería reabierta este lunes)
 
Entre los hallazgos de las primeras visitas se destacó la ausencia o deterioro de las cortinas plásticas en algunos vehículos, lo que genera que la calificación sea condicionada y que en la siguiente se pueda incluso proceder a una suspensión temporal de circulación tanto del carro como del operario por no cumplir con las exigencias del control sanitario. 
 
Según expresó la secretaría de Salud, Leticia Muñoz, las condiciones de transporte e indumentaria necesarias para trabajar libremente en una actividad que exige tanta responsabilidad como lo es la de transportar este tipo de alimentos son las características más importantes que se supervisan durante las visitas que realiza la entidad. (Lea: Planta de sacrificio en Santa Rosa de Cabal está casi lista)
 
“A los operarios se les da el visto bueno en caso de encontrar que quienes realizan esta labor y sus vehículos tienen: uniforme completo, kit de aseo, toallas de manos, jabón glicerinado, entre otras medidas que ayudan a entregar un producto inocuo, a fin de evitar enfermedades en la comunidad”, reseñó la funcionaria.
 
Por su parte, Isabella Victoria, directora ejecutiva de la Sociedad de Ganaderos y Agricultores de Cauca, SAG, entidad que administra al centro de beneficio, manifestó que la Secretaría de Salud no es una autoridad sanitaria autorizada para vigilar la operación de la planta, ya que esta responsabilidad es del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, por lo que las inspecciones que se vienen haciendo son sobre los vehículos que salen del matadero hacia los expendios, los cuales recogen los cárnicos en el frigorífico municipal. 
 
"Esas camionetas, como trabajan con nosotros, las estamos certificando para que cumplan la normatividad en materia de transporte. En esta ocasión habían varias que tenían una aceptación temporal, por lo que pedimos que se hiciera otra revisión para saber en qué estado se encontraban", sostuvo la dirigente. 
 
En la actualidad en la planta trabajan 2 operarios del Invima que están al tanto de los procesos de beneficio, con el propósito de asegurarle al consumidor un producto inocuo desde el beneficio hasta el transporte hacia los expendios.