Timpanismo, un trastorno digestivo de cuidado en sus reses

Por: 
CONtexto Ganadero
11 de Noviembre 2014
compartir
Timpanismo bovino.
Si este trastorno no es detectado a tiempo, el animal puede morir. Foto: CONtexto Ganadero.
Si este trastorno digestivo, causado por la excesiva retención de gases, no es tratado a tiempo, la producción disminuye e incluso el animal corre el riesgo de morir. Conozca el método de prevención.
 
En la panza de los rumiantes se producen gases. Eructar es una de las acciones para liberarse de ellos. Sin embargo, cuando se acumulan muchos gases en el rumen, ocasionan el hinchamiento del costado izquierdo del bovino, lo que se conoce comúnmente como timpanismo.
 
De acuerdo con el más reciente Cuaderno Ganadero, publicado por el Fondo Nacional del Ganado, FNG, y la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, esta enfermedad hace que al animal se golpee el vientre con la pata y permanezca de pie con sus miembros posteriores separados.
 
Presenta también dificultad para respirar y desplazarse, se hincha el flanco izquierdo (en forma de balón) y además disminuye el apetito. Este estado puede durar varias horas. En los casos graves, el animal se tumba de costado y muere a las pocas horas por la comprensión que hace la hinchazón sobre el corazón y pulmones”, agregó la publicación. (Lea: Cólicos en bovinos, una problemática con solución de expertos)
 
Este problema se puede presentar por diversas causas. Tres de las principales son: si los animales han permanecido encerrados en el corral por largo tiempo y salen a pastorear a un potrero nuevo o con una alta proporción de leguminosas, si se les ha suministrado altas raciones de un alimento rico en granos o si los semovientes han ingerido algún objeto extraño.
 
De acuerdo con Esperanza Polanía Pardo, médica veterinaria, zootecnista y coordinadora del Área de Salud y Bienestar Animal de Fedegán, existen diferentes acciones para que los productores bovinos prevengan esta enfermedad en su predio. (Lea: Prevenga la acidosis ruminal bovina)
 
Impedir el acceso de los animales al alimento que ocasione el problema, sacarlos del potrero y cambiar la alimentación son algunas acciones. Asimismo, realizar una inspección manual de la parte inferior del cuello del animal, deslizando suavemente la mano por esta superficie en búsqueda de cualquier protuberancia. Si la encuentra, informe al médico veterinario. Si no, administre una solución a base de vinagre al 10 % vía oral. Asegúrese de elevar la cabeza del animal y verificar que traga”, acotó Polanía Pardo.
 
De igual forma, si el animal ya padece de timpanismo, se debe poner a caminar despacio por un pequeño periodo de tiempo, y lo más elemental, el productor deberá esperar a su médico veterinario de confianza.
 
Por su parte, Héctor Anzola, coordinador de Investigación y Desarrollo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, explicó que lo más importante que debe tener en cuenta el productor es el suministro de alimento fibroso. (Lea: Ganadero, conozca las estrategias para que las vacas eructen menos)
 
Los semovientes no deben estar comiendo leguminosas, lo mejor es darles alimentos ricos en contenida de fibra pero que tengan cierto balance, porque si le da solo paja el animal se morirá”, ultimó Anzola.
 
Asimismo, favorecer la adaptación a las nuevas dietas y cortar el forraje para dejarlo secar antes de que el animal lo ingiera, son otras acciones que mejorarán la salud del bovino cuando tengan timpanismo.