La Bolsa Mercantil avanza en su transformación tecnológica

Por: 
Luisa Gómez Rodríguez
05 de Marzo 2015
compartir
francisco estupiñan
El también exministro de Agricultura habló sobre la actualidad del sector lácteo y cárnico. Foto: MinAgricultura.
Francisco Estupiñán Heredia respondió algunos interrogantes a CONtexto ganadero sobre lo que fueron sus grandes logros durante el pasado 2014 y lo que se tiene previsto alcanzar en este 2015.
 
El también exministro de Agricultura habló sobre la actualidad del sector lácteo y cárnico, de los Tratados de Libre Comercio y de la necesidad que hay de reforzar entidades como el Instituto Colombiano Agropecuario y el Invima, entre otras.
 
Hubo tiempo para la reflexión y pensar en los procesos internos de la Bolsa y definir qué le ha hecho falta a la entidad luego de 35 años de estar operando.
 
CONtexto ganadero: ¿Cuál es la situación actual de la Bolsa Mercantil de Colombia?
 
Francisco Estupiñan (FE): La Bolsa Mercantil de Colombia logró consolidarse como centro de atracción de negocios para el desarrollo de su amplio objeto social, lo que se refleja  en la confianza que depositaron entidades como el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, la DIAN, Finagro, la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario, la Superintendencia Financiera de Colombia y la Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg, al apoyar la construcción normativa fundamental para poner en funcionamiento los proyectos propuestos en el Plan Estratégico de la Bolsa durante 2014.
 
CG: ¿En qué programas se encuentran invertidos los recursos de la Bolsa?
 
FE: Son diversos los programas de la Bolsa Mercantil de Colombia: El Registro de Facturas es un instrumento que permite aplicar a las compras de bienes o productos de origen agrícola o pecuario, sin procesamiento industrial o con transformación industrial primaria, el beneficio de no someterlas a la retención en la fuente.  
 
Entre los productos cuya compra estaría cubierta por este concepto se encuentra la harina de trigo de cereales, jugos, concentrados y pulpas de frutas, azúcar, aceites esenciales y la extracción de aceites de semillas. (Columna: La problemática arrocera)
 
De otra parte, la Bolsa se encuentra finalizando su proyecto de transformación tecnológica mediante el cual las Ruedas de Negocios del Mercado de Compras Públicas se van a realizar de manera electrónica, mejorando el vínculo en tiempo real de los participantes y expandiendo la capacidad instalada para realizar múltiples negociaciones al mismo tiempo.
 
En julio de 2014 se aprobó la ley que permitirá el uso de la garantía FAG en las operaciones de Bolsa,  para mitigar los riesgos de crédito. Esto potenciará los Repos sobre CDM (Certificado de Depósito de Mercancía) mejorando su perfil frente a inversionistas institucionales y profesionales, con el consecuente crecimiento de la demanda y el abaratamiento del costo del crédito.
 
Finalmente, en su compromiso por  buscar mayores beneficios para el sector agropecuario, la Bolsa está diseñando nuevos productos entre los que se cuentan, por ejemplo, los Derivados (mercados donde se realizan operaciones financieras para las cuales se adquiere el compromiso de comprar o vender en una fecha futura) para que se puedan garantizar cosechas y precios.
 
CG: ¿Cuál fue el mayor logro en proyectos de la entidad durante el año pasado?
 
FE: El mayor logro en proyectos de la Bolsa fue la designación en 2014 como el Gestor del Mercado de Gas Natural en Colombia, por un periodo de 5 años.
 
Este nuevo mercado de la Bolsa entró en funcionamiento la primera semana de enero del 2015, siendo el responsable de facilitar las negociaciones y de recopilar, verificar, almacenar y publicar información operativa y transaccional del mercado de gas natural en el país.
 
CG: ¿Fue este 2014 un buen año para los commodities colombianos?
 
FE: El comportamiento de los precios de las materias primas agrícolas colombianas en los mercados internacionales muestra resultados mixtos.
 
Mientras las cotizaciones de productos como el maíz, azúcar y aceite de palma cayeron en 2014, las de café y cacao por el contrario, experimentaron alzas importantes.
 
El precio del maíz acumuló una caída del 26 % en 2014, continuando con la tendencia que se presenta desde 2013 y el precio del azúcar y el aceite de palma completaron tres años consecutivos de caída en sus precios (-12 % y -13 %, promedio anual, respectivamente). (Lea: Compra masiva de insumos para el campo necesita acciones concretas)
 
Para los cafeteros, por su parte, 2014 fue uno de los mejores períodos en más de 10 años, con una producción estimada en más 12 millones de sacos. Luego de sufrir las embestidas del clima, la estrategia de renovación, así como los buenos precios del grano (crecimiento anual cercano al 44 %), dieron sus frutos, mejorando el ingreso de miles de familias.
 
El cacao fue otro de los productos con un buen comportamiento en sus precios durante 2014, acumulando un crecimiento del 26 % anual, como consecuencia del dinamismo de la demanda mundial, lo que según los expertos, llevará al mundo a un déficit importante en este producto a 2020.
 
CG: ¿Cómo percibe la realidad actual del sector rural y su rentabilidad por los TLC?
 
FE: Los TLC no son los responsables de las dificultades que enfrenta el sector agropecuario colombiano y para ello basta con mirar algunas cifras. Para el período enero-octubre de 2014, Colombia importó cerca de USD$5.200 millones en productos del sector, de los cuales el 30 % corresponde a cereales (maíz y trigo, fundamentalmente), 15 % alimentos para animales y un 15 % a aceites y semillas oleaginosas. En conjunto estos subsectores representan el 60 % de las importaciones sectoriales.
 
En otros productos como la leche en polvo, el pollo, la carne de cerdo y de res, para los cuales se establecieron períodos de desgravación amplios, que permitan a los sectores adecuarse a la competencia internacional, los impactos han sido graduales.
 
Más temprano que en  será la competencia internacional la que marque las pautas en la evolución del sector agropecuario incluida, por supuesto, la rentabilidad y en este contexto son dos los frentes de trabajo de la política pública. (Lea: Egipto entrega autorización para certificar frigoríficos colombianos)
 
Los productos agropecuarios y por mencionar algunas cifras, al año importan alrededor de 400 mil toneladas de carne de cerdo, casi el doble de la producción en Colombia y cerca de de 300 mil toneladas de carne de res. En este acuerdo el sector cárnico es claramente un ganador neto.
 
El sector cárnico deberá avanzar en la reconversión productiva que le permita aprovechar los mercados internacionales y ello incluye garantizar una política sanitaria y de inocuidad, desarrollar clusters productivos en zonas de excelencia sanitaria, seguir avanzando en el sistema de trazabilidad y hasta la lucha con el contrabando, flagelo que puede borrar de un plumazo los esfuerzos que ha realizado el país en materia sanitaria (Colombia fue declarado país libre de aftosa con vacunación por la OIE). 
 
En el corto plazo hay que trabajar para consolidar mercados de alta demanda como Rusia, Angola y Egipto, aumentar la eficiencia de las aduanas y puertos y consolidar el fortalecimiento de entidades como ICA, INVIMA y Corpoica.
 
En el mediano y largo plazo hay aspectos estructurales que requieren mayor atención: el desarrollo de corredores de comercio exterior, obras para la navegabilidad de los Ríos Magdalena y Meta, construcción de infraestructura de manejo del recurso hídrico e infraestructura para la producción, comercialización y la construcción de las vías terciarias críticas para el sector agropecuario.
 
CG: ¿Cómo están los mercados para la carne y leche colombianos?
 
FE: Los mercados internos de la carne y la leche son mercados que se abastecen fundamentalmente con producción nacional y aún no sienten los rigores de la apertura comercial.
 
En el caso de leche, por ejemplo, 2014 fue un año de precios altos en los mercados internacionales, pues pese a la caída del segundo semestre, estos estuvieron por encima del promedio de los últimos 6 años y con un nivel mayor al de 2008. No obstante, el precio interno de este producto se puede ver afectado por los excedentes de exportación de leche en polvo de los grandes productores y de manera muy especial, por choques de oferta derivados de condiciones climáticas adversas en el país, que como el fenómeno de El Niño, afectan al sector ganadero en su conjunto. (Lea: Fedegán trabaja para que la carne colombiana llegue a más países de África)
 
En el caso de la carne de bovino vale la pena mencionar la necesidad de la reconversión del sector para aprovechar los mercados internacionales y en ese frente son muy importantes los esfuerzos por exportar a países como Rusia y China.
 
En cuanto a las negociaciones de estos 2 productos realizadas en la Bolsa Mercantil de Colombia durante 2014, de acuerdo con la información disponible, las de carne de res alcanzaron los $606,740 millones y las de leche líquida y en polvo fueron por un valor total de $846.836 millones.
 
CG: Luego de 35 años en funcionamiento, ¿qué le hace falta a la Bolsa Mercantil de Colombia?
 
En los últimos 35 años la Bolsa Mercantil ha consolidado un sistema de registro de operaciones de productos agropecuarios, que ha beneficiado a miles de agricultores del país; ha construido un mecanismo de financiamiento para los inventarios de los agricultores y comercializadores de productos agropecuarios y agroindustriales, impulsando la gestión de almacenamiento en periodos de precios bajos y ha construido un sistema de negociación de alta calidad para los bienes y servicios destinados al sector público, generando economías de escala y reducción de riesgos.
 
El siguiente paso a desarrollar es poner en funcionamiento un mercado de derivados estandarizados, que es el camino que han seguido las Bolsas del mundo, conforme tienen un importante nivel de desarrollo como el que ha alcanzado la Bolsa Mercantil de Colombia.
 
CG: ¿Cuáles son sus expectativas de cara al 2015?
 
FE: Desde el punto de vista del sector agropecuario, el principal reto que tiene la Bolsa para el año 2015 es consolidarse como un instrumento que impulse este sector, que sirva como vehículo en la financiación de coberturas y productos agrícolas y que genere valor en la comercialización de productos agrícolas y pecuarios.
 
En 2015, la Bolsa Mercantil de Colombia, comprometida con buscar mayores beneficios para el sector agropecuario, desarrollará mercados, productos y el Mecanismo de Mitigación Voluntaria de Emisión de Gases de Efecto Invernadero. También trabajará por lograr la apertura del mercado de físicos a nuevos participantes.