Una dieta balanceada del ganado disminuye la contaminación

Por: 
Andrés Moncada M.
22 de Mayo 2013
compartir
Sistemas silvopastoriles
Los politúneles fueron los lugares donde se efectuaron las pruebas para conocer la cantidad de metano que emiten los semovientes. Foto: UN.
Un estudio realizado por la Universidad Nacional de Colombia, se evidenció que cuando los semovientes tienen una dieta balanceada entre forrajes y arbustos, se puede disminuir ostensiblemente el efecto invernadero.
 
Gracias a un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad Nacional de Colombia, de su sede en Medellín, se logró observar y analizar uno de los problemas que más se asocia a la variabilidad climática: la propagación de metano.
 
Este gas, que genera cambios en la temperatura del globo terráqueo, a medida que aumenta genera varios aspectos adversos: baja el confort de los seres humanos, ayuda a la aparición de plagas y enfermedades, y las dinámicas agrícolas y sociales cambian. (Enfrentando el reto de establecer sistemas silvopastoriles). 
 
Rolando Barahona Rosales, investigador del claustro académico y líder del estudio, explicó que “la universidad avanzó en un proyecto que cuantificó las emisiones contaminantes de los semovientes. Estos son uno de los mayores productores de metano, con un aporte que va desde el 14% hasta un 17%”.
 
Las vacas, al eructar y defecar, originan gases como dióxido de carbono y metano, los cuales pueden ser controlados por medio de dietas diferenciales y más eficaces.  
 
Una alternativa viable
 
Con el estudio realizado se comprobó que la implementación de sistemas silvopastoriles en los hatos ganaderos sería a ser una alternativa factible para disminuir la contaminación generada como consecuencia de este gas. El proceso consiste en incluir arbustos en el forraje que consumen las reses, como otra opción en la dieta nutricional. Con esto, se proporcionará una mayor calidad digestible que los pastos y, además, aumentará la producción de leche.
 
La cuantificación de metano se hizo basada en metodologías como los politúneles: un sistema en el que se encierra a la res en una aparente carpa, con la cual se logra contener el aire para extraer muestras del mismo y evaluar la cantidad de gas”, agregó Barahona Rosales.
 
Los científicos de la universidad emplearon este método con algunas variaciones, como la separación de los semovientes en dos politúneles: uno para las reses que consumían las pasturas normales y el otro para el ganado que era alimentado con una dieta silvopastoril. (Sistemas silvopastoriles en Amazonas, una alternativa sostenible del uso de la tierra). 
 
De ese modo, según aseveró el docente, se realizaron las comparaciones para poder determinar la importancia que tiene una dieta complementada en los animales para disminuir las contribuciones contaminantes al planeta.
 
Las carpas, en su partes traseras, tienen un extractor de aire constante, con los cuales podemos tomar la muestra en una jeringa y guardarla en frascos para luego calcular las partes por millón de metano en cada sistema comparado con el emitido de forma natural”, concluyó Rolando Barahona Rosales.
 
Con este estudio, se estableció el grado de valor que tiene la implementación de sistemas silvopastoriles en los hatos ganaderos de Colombia.
 
Fedegán, un socio de tiempo completo
 
Juan Carlos Gómez, coordinador técnico del programa Ganadería Colombiana Sostenible,  una propuesta desarrollada conjuntamente entre el Banco Mundial, la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, la Fundación Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria, Cipav, el Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez, The Nature Conservancy, TNC, el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza, Catie, y los Ministerios de Agricultura y Desarrollo Rural y de Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, aseguró que cuando el ganado está alimentado en pastos envejecidos, la fermentación de esos forrajes hace que sea más larga y produce mayor cantidad de gas metano.
 
En cambio, cuando el ganado es alimentado en sistemas silvopastoriles, el pasto contiene menos fibra, lo que hace que la digestibilidad y el aprovechamiento del forraje sea mayor y más rápido. También, algunos arbustos o algunos árboles que se asocian a los sistemas ganaderos, ayudan a controlar ciertas bacterias que generan metano”, agregó Gómez.
 
Fedegán trabaja desde dos frentes para mitigar el efecto invernadero en el país. Uno de ellos es el Plan Estratégico de la Ganadería Colombiana, PEGA 2019, con el se pretenden devolver 10 millones de hectáreas a otros usos de la tierra y aumentar el número de cabezas en esa área que se tiene destinada a la ganadería, básicamente, por medio de sistemas silvopastoriles. (Sistemas silvopastoriles llegan a Marsella, Risaralda). 
 
El segundo frente es el programa Ganadería Colombiana Sostenible, con el cual se está trabajando para que en cinco zonas distintas en el país se desarrollan sistemas silvopastoriles para el sector bovino”, añadió el coordinador técnico.
 
De esta forma, y con este trabajo mancomunado, se busca ofrecer unos forrajes de mejor calidad para brindarle al animal una mejor digestibilidad y lograr que emitan menos gas metano.