Ahora el brócoli y la lechuga se podrán transformar y consumir en polvo

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Febrero 2022
compartir
Brócoli, lechuga, FAO, Programa Mundial de Alimentos, PMA, inseguridad alimentaria, Colombia, proyecto, excedentes, cosecha, Agrosavia, Corporación Universitaria Lasallista, investigación, transformación, agroindustria, polvo, tecnologías, poscosecha, aliáceas, inocuidad, calidad, Minagricultura, valor agregado, sostenibilidad, materias primas, micronutrientes, suplementos dietarios, ganadería, ganadería Colombia, noticias ganaderas Colombia, contexto ganadero
Los residuos de las cosechas de brócoli y lechuga ahora se podrán aprovechar para convertirlos en polvo y que sigan sirviendo de alimento. Foto: Cortesía

En momentos en que la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) hablan de inseguridad alimentaria en Colombia se conoce un proyecto para aprovechar los excedentes de cosecha del brócoli y la lechuga.

 

Se trata de un trabajo de la Corporación colombiana de investigación agropecuaria Agrosavia y la Corporación Universitaria Lasallista, que identificaron y validaron un proceso que permite transformar agroindustrialmente en polvo dichos excedentes.

 

El proyecto se denomina “Tecnologías de manejo cosecha y poscosecha que contribuyan a incrementar el tiempo de vida útil de la lechuga, el brócoli y aliáceas, garantizando su inocuidad, calidad y utilización de excedentes en Antioquia” y fue financiado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el cual permitió identificar subproductos y coproductos con alto valor agregado que se pueden obtener, económicamente viables y ambientalmente sostenibles, a partir del uso de los residuos  de cosecha de brócoli y lechuga como materia prima. (Lea: Dietas con pulpa de cítricos y subproductos de hortalizas fueron probadas en España)

 

De acuerdo con dicha investigación estos residuos cuentan con potencial de ser encapsulados y convertidos en materias primas saludables para la elaboración de suplementos dietarios, considerando su alto contenido nutricional, micronutrientes y compuestos con potencial biofuncional.

 

Según Agrosavia es normal que los productores hortícolas le den un uso a los residuos de cosecha, para alimentación de animales o utilizándolos como abono en su finca, pero ahora le pueden dar este nuevo uso.

 

Para el investigador máster de Agrosavia, Juan Camilo Henao Rojas “esta investigación nos permitió obtener dos documentos resumen con la caracterización de los excedentes viables a ser transformados del cultivo de brócoli y lechuga y dos fichas de productos en polvo a base de los excedentes agrícolas, buscando aprovechar los residuos que generan los cultivos como el brócoli y lechuga, los cuales alcanzan hasta un 75 % de la biomasa producida”.

 

Añadió que “la valorización de los excedentes y su uso en la generación de productos intermedios o finales, se perfilan como una opción de interés comercial para algunas empresas regionales. Dicha oportunidad puede ser de gran aporte generando ingresos extra para los productores, disminuyendo las volatilidades temporales de los precios y generando una mayor estabilidad comercial en sus producciones, además de mostrar una fuente de materia prima con alto potencial biofuncional para las empresas con interés en productos naturales, de cuidado personal o los laboratorios de fitoquímicos de la región”.

 

Además, esta iniciativa fomenta la implementación de la economía circular, permitiendo el aprovechamiento de los residuos después de cosecha para la obtención de nuevos productos, mediante su reutilización y reciclaje como insumo para la producción de otros productos que están demandando los mercados. (Lea: Los mitos alrededor del brócoli)

 

Adicionalmente, esta posibilidad contribuye a la mitigación del impacto ambiental, pues en estos casos, se propone el aprovechamiento de la mayor cantidad de biomasa posible que queda en estos cultivos luego de su cosecha (hojas y tallos) los cuales, en su mayoría, tienen una inadecuada disposición final.

 

Los residuos de cosecha pueden considerarse como fuente rica en compuestos de interés industrial, farmacológicos, fitoterapéuticos, cosméticos para la creciente industria de productos naturales. Sin embargo, sus potencialidades son desaprovechadas en alimentación animal o simplemente son mal utilizadas, hasta el punto de convertirse en fuente de contaminación y foco de problemas fitosanitarios para los territorios y sus productores.

 

A partir de diferentes estudios y actividades realizados en el oriente antiqueño, en conjunto con productores y comercializadores de esta subregión, se encontró que existen diferentes tipologías de residuos y excedentes de cosecha en los cultivos de brócoli y lechuga, los cuales, si se seleccionan adecuadamente, pueden ser susceptibles de ser trasformados para la generación de productos con alto valor agregado con destino a mercados especializados.

 

El proyecto se centró en el mapeo de usos, volúmenes y evaluación de tecnologías para la adecuada transformación de los excedentes de producción de los cultivos de brócoli y lechuga en el Oriente antioqueño. Lo anterior, condujo a la obtención de dos productos alimenticios intermedios con características relevantes en términos físicos, bromatológicos y biofuncionales, al igual que su evaluación preliminar con criterios ambientales y económicos.