Así se implementan los policultivos o cultivos asociados en su predio

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Agosto 2019
compartir
Policultivos, cultivos asociados, Prácticas para uso y manejo sostenible del suelo, importancia del suelo, calidad suelo, asociación cultivos, cultivos, guía buenas prácticas para gestión y uso sostenible del suelo en áreas rurales de la FAO, uso del suelo agrícola en Colombia, uso del suelo en colombia, suelo ganadería, suelo agricultura, Ministerio de Ambiente, FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
La siembra simultánea de cultivos trae muchas más ventajas ambientales y económicas que los monocultivos. Foto: sistemaagricola.com.mx

Los cultivos asociados son sistemas de plantación simultánea de diversas especies vegetales en una misma parcela, que han demostrado ser complementarias y no generan competencias. Aprenda las maneras cómo puede establecer un policultivo en su predio.

 

Estos sistemas tienen más ventajas y beneficios que los monocultivos, pues al implementar varias especies de forma simultánea, se logra una serie de objetivos de manejo sin mayor subsidio o complementación. (Lea: ¿Sabe usted cuáles los servicios ecosistémicos asociados al suelo?)

 

Entre los beneficios, están una mejor captura y reciclaje de nutrientes, menor uso de plaguicidas en el suelo y de herbicidas, mayor actividad biológica del suelo y su micro diversidad, aumento del contenido de materia orgánica y diversificación de la biodiversidad vegetal, animal y la microbiota.

 

¿Cómo se diseñan los policultivos o cultivos asociados?

 

En lo posible, se deben asociar cultivos que presenten características vegetativas y desarrollo radicular diferente, para aprovechar los diferentes niveles en la superficie y dentro del suelo, y así utilizar mejor la disponibilidad de los nutrientes y la humedad en los diferentes estratos del terreno.

 

Pueden ser combinaciones de cultivos anuales y perennes, sembrados de forma espaciada, desde la combinación simple de dos cultivos en hileras intercaladas, hasta asociaciones complejas de doce o más siembras entremezcladas. (Lea: ¿Aplica usted las buenas prácticas de fertilización?)

 

Sus componentes pueden sembrarse en la misma fecha o en otra diferente (cultivos de relevo), en tanto que la cosecha de los distintos cultivos puede ser simultánea o a intervalos. Existen diferentes tipos de asociación de cultivos, como son:

 

  • Mezcla de una especie de porte alto y otra de porte bajo (maíz-frijol).
  • Mezcla de dos cultivos de porte alto, donde uno de ellos es de crecimiento más lento (yuca con maíz).
  • Cultivo de porte bajo y rápido crecimiento y otro de desarrollo inicial lento (soya con hortalizas).
  • Cultivos precoces bajo un cultivo de porte alto.
  • Cultivos de porte similar, pero de períodos vegetativos diferentes.
  • Cultivos con susceptibilidad diferencial a factores ambientales (heladas, enfermedades).
  • Cultivos que se complementan nutricionalmente (maíz con achiote o quínoa)

 

La selección de variedades apropiadas para las asociaciones de cultivos constituye un factor crucial para la sostenibilidad ambiental y económica del sistema agrícola, por lo cual se debe buscar el mejor manejo posible. (Lea: Beneficios de la labranza mínima y 3 formas de realizarla)

 

Por ejemplo, los primeros años de siembra de frutales, en los cuales la retribución económica puede tardar, se pueden asociar con cultivos de ciclo corto para mejorar el ingreso económico en corto plazo

 

Esta información proviene la “Guía de buenas prácticas para la gestión y uso sostenible del suelo en áreas rurales”, elaborada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) por solicitud del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia.