Desechos generan probióticos para alimento animal, dice estudio

Por: 
CONtexto Ganadero
20 de Mayo 2013
compartir
Desechos como alimento.
Las levaduras que quedan de la producción de etanol a partir de residuos de banano son un potencial nutritivo para animales. Foto: UN.
Un estudio realizado por la Universidad Nacional de Colombia, asegura que con diferentes hongos se puede potencializar la nutrición de aves y reses.
 
Diferentes desechos de alimentos pueden ser convertidos en un suplemento nutritivo para los animales. Así lo señala una investigación realizada por la Universidad Nacional de Colombia, donde los remanentes del banano, luego de usarse en la fermentación para producir etanol, sirven como insumo para la alimentación en aves y, en algunos casos, en bovinos.
 
La investigación aseguró que “de los 1.6 millones de litros de etanol que produce a diario Colombia para generar biocombustibles y cervezas, entre otros insumos, quedan 16 toneladas de desechos con alto potencial para favorecer la alimentación y nutrición animal”.
 
Los expertos del claustro universitario indicaron que las clases de hongo Saccharomyces boulardii y la Saccharomyces cerevisiae, son dos levaduras específicas que sirven para optimizar el peso y comportamiento digestivo de los animales. (Los ganaderos de Sucre cosechan sus propios alimentos). 
 
Rolando Rosales, investigador del Departamento de Producción Animal de la Universidad Nacional, con sede en Medellín, asegura que “los residuos de banano que no se consumen dentro de la cadena productiva, sino que se procesan por medio de un método ya patentado por el Instituto”.
 
La técnica radica en fabricar jarabes sobre los cuales se producen etanol y levaduras; los restos que quedan de este proceso son utilizados para alimentar a los animales, lo que ayuda considerablemente en épocas críticas del clima, cuando los forrajes se agotan.
 
Héctor José Anzola Vásquez, coordinador de Investigación y Desarrollo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, aseveró que “los ganaderos deben aprender a manejar y enfrentar, de manera permanente, una época de verano o una inundación prolongada, pues su consecuencia inmediata es un estancamiento en la producción”. (Cómo contribuir a la preservación del medio ambiente a través del buen manejo de residuos). 
 
Este trabajo, que fue patrocinado por el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación, Colciencias, hace parte de un estudio en el cual participaron los grupos de investigación en Bioprocesos y Flujos reactivos de la Universidad Nacional en Medellín.