Fedepalma espera políticas claras del Gobierno para impulsar sector

Por: 
CONtexto Ganadero
23 de Enero 2015
compartir
Aceite de palma colombia
Según datos entregados por la Federación, la producción de aceite de palma creció 7 % en 2014. Foto: Agencia Unal.
Según el presidente ejecutivo del gremio palmero, Jens Mesa Dishington, no hay señales claras del Gobierno de cara a solucionar las problemáticas que afectan a este sector, situación que genera inquietud entre quienes se dedican a esta actividad.
 
“La incertidumbre en cuanto a los derechos de propiedad de los predios rurales; el régimen laboral para la contratación en el campo; la ausencia de recursos públicos para atender adecuadamente la crisis sanitaria por causa de la Pudrición del cogollo, PC; y el hecho de que la mezcla de biodiésel de palma en todo el país no se haya consolidado aún al 10 %, generan inquietudes al sector palmero colombiano, pues no hay señales claras por parte del Gobierno Nacional en ninguna de estas temáticas”, expuso Jens Mesa Dishington, presidente ejecutivo de Fedepalma.
 
En el caso de la agroindustria de la palma de aceite la revaluación del peso colombiano afectó los ingresos de los productores, tanto por sus ventas en el mercado local, en la medida en que los aceites de palma de producción nacional compitieron con importaciones de aceites y grasas sustitutos más baratas y por el hecho de que por cada dólar exportado se recibieron también menores ingresos. (Lea: 3 razones del difícil momento que vive el sector palmero)
 
Mesa Dishington expuso que en la medida en que la economía colombiana se ha abierto, la tasa de cambio es el principal precio del mercado, por lo tanto, su comportamiento debe ser foco de interés, especialmente cuando por la vía de la revaluación el país y la producción nacional pierden competitividad, con el consecuente impacto negativo sobre el crecimiento, la sostenibilidad y la generación de empleo. Por ello, señaló que es un alivio para los productores la devaluación que se ha observado desde finales del año anterior y principios de 2015.
 
Manifestó que en lo que concierne al ambiente para los negocios en palma de aceite en Colombia, la incertidumbre en cuanto a los derechos de propiedad de los predios rurales; el régimen laboral para la contratación en el campo; la ausencia de recursos públicos para atender adecuadamente la crisis sanitaria por causa de la Pudrición del cogollo (PC); y el hecho de que la mezcla de biodiésel de palma en todo el país no se hayan consolidado aún al 10%, generan inquietudes al sector palmero colombiano, pues no hay señales claras por parte del Gobierno Nacional en ninguno de estos frentes.
 
En ese sentido señaló que hace falta una política agrícola clara, lo cual sumado a las condiciones de inseguridad rural, el contrabando y la precaria infraestructura, constituyen también limitantes para un buen desarrollo del agro y del sector palmicultor particularmente. (Lea: Renuevan fondos parafiscales del sector palmero por 10 años)
 
Propuesta para hacer frente efectivo a la PC   
 
“De la misma forma, la difícil situación fitosanitaria por cuenta de la emergencia fitosanitaria de la Pudrición del Cogollo, PC, que ha afectado a Puerto Wilches, (Santander) Cantagallo (sur de Bolívar) y Tumaco, (Nariño), no se ha logrado abordar en la dimensión  social y económica sobre  estos territorios y el sector palmero observa con preocupación la ausencia de políticas claras y de apoyos efectivos del Gobierno tanto para apoyar la erradicación de  más de 30 mil hectáreas aún enfermas por PC, como para renovar más de 53 mil hectáreas aún pendientes”, puntualizó el líder gremial. (Lea: Palmicultores son amenazados de muerte por no sembrar coca)
 
Ante a este último aspecto, Fedepalma presentó al Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural,  una propuesta innovadora de política pública: el Plan de Normalización, Reorganización y Reactivación (PNRR) de la palmicultura en zonas de emergencia por PC,  el cual está orientado a brindar una solución integral que permita superar la crisis económica y social de las zonas palmeras afectadas por esta emergencia sanitaria. 
 
Proyecciones para 2015
 
En el corto plazo, se estima que la oferta mundial de aceites y grasas animales y vegetales aumentará en 2015 cerca de 6,8 millones de toneladas, mientras que la demanda apenas 5 millones de toneladas, por lo que se prevé un aumento de los inventarios, y perspectivas de menores precios internacionales de estos productos. El buen comportamiento de la oferta está asociada a las cifras récord de producción de soya, particularmente en Estados Unidos donde se estima que la producción durante el año agrícola llegue a 108 millones de toneladas.
 
Respecto al mercado local, se prevé que el mercado de alimentos o de aceites comestibles seguirá en la misma tendencia de años anteriores, de crecimiento promedio de 2 % anual y en el caso de los biocombustibles dependerá de que el Gobierno Nacional implemente las medidas necesarias para aumentar las mezclas de biodiésel con diésel al 10 % en Bogotá y la inclusión de la gran minería, además de dejar definido el cronograma que lleve al país a un nivel de mezclas de 20 %. (Lea: Habrá 300 nuevas palmas de aceite resistentes a la falta de agua)
 
Jens Mesa Dishington aseguró que, desde la perspectiva institucional, Fedepalma continuará ampliando su presencia en las regiones, acotando sus acciones relativas a los objetivos estratégicos gremiales como son: mejorar el estatus fitosanitario del cultivo, incrementar la productividad, propender por una mayor rentabilidad palmera, aprovechar oportunidades y mitigar riesgos del negocio, y fortalecer la institucionalidad palmera.
 
A nivel  sectorial, resulta fundamental el avance en el manejo y control de la emergencia fitosanitaria, avanzar en la consolidación del Plan Nacional de Biocombustibles (aumento de las mezclas de biodiésel), la ampliación del mercado interno del aceite de palma, la Certificación de sostenibilidad RSPO de los núcleos palmeros del país, un mayor impacto de las actividades de extensión y transferencia de tecnología, el cierre de brechas productivas y el desarrollo de los Campos Experimentales de Cenipalma.
 
Finalmente, Mesa Dishington resaltó que en el segundo semestre de 2015 se llevará a cabo la XVIII Conferencia Internacional de Palma de Aceite, escenario en que distintos representantes de instituciones públicas y privadas, nacionales y extranjeras del mundo de la palma, profundizarán en la compresión de este sector como ejemplo de sostenibilidad y aprovechamiento integral.
 
Los resultados de 2014
 
La producción nacional de aceite de palma crudo, al cierre de 2014,  se estimó en alrededor de 1 millón 110 mil toneladas, lo cual representó un crecimiento cercano a 7 % con respecto a 2013. 
 
Durante el año anterior, los precios internacionales de los aceites y grasas registraron una caída en relación a los observados en 2013 y de igual forma la revaluación del peso colombiano frente al dólar, durante buena parte de este período fue otro de los principales aspectos que caracterizaron la comercialización de los aceites de palma, manifestó Jens Mesa Dishington, Presidente Ejecutivo de Fedepalma. (Lea: Palmicultores son amenazados de muerte por no sembrar coca)
 
“Sin embargo, los mecanismos de estabilización de precios del sector como el Sistema Andino de Franjas de Precios, SAFP, y el FEP Palmero, lograron atenuar en el mercado local la drástica caída de las cotizaciones internacionales”, explicó el dirigente gremial.