Floricultores se le adelantaron a El Niño

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Enero 2016
compartir
Cultivo flores
Entre las metodologías adoptadas se encuentran la fertilización y el uso de sistemas de riego. Foto: CONtexto ganadero.
Los productores de las diferentes regiones del país se preparan con 90 días de antelación. Sus secretos son el uso de sistemas de riego y la nutrición de los cultivos, para así poder responder a la demanda de flores en San Valentín.
 
2015 fue positivo, según la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores, Asocolflores. Su presidente, Augusto Solano Mejía, argumentó que la tasa de cambio fue una de las principales razones. Para este 2016 el reto es enfrentar de la mejor manera el Fenómeno de El Niño.
 
El dirigente gremial recordó que el año pasado la institución y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural llevaron a cabo un proyecto enfocado en la promoción y posicionamiento de las flores colombianas en mercados internacionales.  (Lea: 2016 llega en un mundo perturbado por fenómenos climáticos extremos)
 
Solano también dijo que, paralelo a ese trabajo, en noviembre los floricultores iniciaron las labores correspondientes para producir los tallos, como respuesta al déficit de agua que hay en el país y de cara a la celebración de San Valentín, que tiene lugar principalmente en Estados Unidos.
 
“Las flores requieren un proceso de preparación y selección, según las diferentes variedades que se ofertan ante los compradores. Sin duda, las protagonistas de la celebración de San Valentín son las rosas rojas; por eso, los floricultores colombianos inician la producción 90 días antes para lograr flores frescas para la ocasión”, expresó el presidente de Asocolflores.
 
Por su parte, Julián Pérez, gerente de la empresa Follajes La Ilusión S.A., explicó que los productores toman con antelación las respectivas medidas para reducir los efectos que genera el déficit de agua que hay en las diferentes regiones del país.
 
“Muchas veces un floricultor se prepara hasta con 4 meses de antelación en la producción de tallos, dependiendo del tipo de flor que se quiera tener lista para la temporada. Entonces, una de las medidas que adoptan la mayoría de los productores es programar jornadas de fertilización, en caso de no poseer zonas de sombrío o invernaderos; también está el establecimiento de sistemas de riego. Quien no esté preparado sufre, inevitablemente”, precisó Pérez. (Lea: Plantas resistentes a la sequía, esperanza contra el cambio climático)
 
Asimismo, el directivo de la Asociación también comentó que en esta época del año se producen heladas, que suelen afectar la productividad en los diferentes cultivos.
 
“Las heladas se presentan cuando hay cielos muy descubiertos y el ambiente es muy seco. En ese sentido, los floricultores se preparan para que estos cambios climáticos no los afecten. Adicionalmente, nosotros manejamos una red meteorológica que nos da alertas tempranas como parte de la prevención. En esta red, hemos contado con el apoyo del MinAgricultura”, sostuvo el dirigente.
 
Lo positivo: el dólar
 
En 2015, la tasa de cambio afectó a algunos sectores agropecuarios; pero no fue el caso de los floricultores. Sobre el tema, Pérez agregó que este año se espera tener un buen margen de ganancias si el precio del dólar sigue al alza.
 
Al mismo tiempo, Solano confirmó que 2015 fue un año de impacto positivo para el sector debido a que la tasa de cambio jugó a favor de los floricultores al momento de llevar su producción a mercados internacionales.
 

Después de 12 años vimos un punto de quiebre donde la tasa de cambio se revirtió y empezó en un proceso ascendente, es lo que conocemos como una corrección sobre una situación anormal, en la que había un peso demasiado fuerte”, puntualizó Solano. (Lea: Gracias al dólar floricultores crecieron 221 % en 2014)