Nuevo desarrollo revolucionará la extracción de palma de aceite

Por: 
CONtexto Ganadero
29 de Agosto 2013
compartir
Planta de extracción de palma
Un palmicultor bumangués creó una innovadora planta que transforma de forma eficaz los parámetros de productividad. Foto: Cortesía Inal
Una novedosa planta creada en Santander hace más eficiente el proceso de extracción de la palma de aceite africana, al mejorar la productividad, ahorrar costos y contribuir con el medio ambiente.
 
Indagando en torno a varios procesos de extracción de la palma de aceite que permitieran reducir costos y hacer que las pérdidas de los productores por desplazamiento y transporte se redujeran a su mínima expresión, Ángel Custodio Acuña, un palmicultor bumangués que dirige desde hace 28 años las Industrias Inal, creó una innovadora planta que transforma de forma eficaz los parámetros de productividad.
 
La planta procesadora, de nombre Avatar, surgió como idea en 2008 cuando se pensó en reunir varios procesos de extracción; como fractura, esterilización y digestión de la palma en una sola máquina compacta y amigable con el medio ambiente. Hoy, 5 años después, es utilizada en fincas de Santander, Magdalena Medio y Meta.
 
“Estábamos buscando la manera de convertir los extractos vegetales de la caña en abono verde y fertilizante orgánico. A la vez que se pudieran reducir los tiempos de desplazamiento de los productores que después de 25 kms llevando una tonelada de frutos, empiezan a registrar pérdidas”, asegura Ángel Acuña, presidente de Industrias Inal. (Lea: Planta extractora beneficiará a productores de Sucre y Córdoba)
 
Esta planta utiliza una tecnología de producción mecánica y biológica para procesar los materiales sobrantes del proceso de extracción de aceite de la palma africana, dejando como resultado abono orgánico. Tiene capacidad de 15 toneladas por hora. Lo novedoso es que trabaja en base seca, retirando la humedad.
 
Además de esto, la integración de los procesos ha permitido que se disminuya la utilización del agua, que convencionalmente era de 1.000 litros y ahora pasa a 200; también que todo el proceso de extracción tan solo tarde 30 minutos cuando normalmente es de 100 y los costos se reduzcan hasta en un 40%.
 
El invento de este bumangués cuenta con el apoyo de la agencia  iNNpulsa y tiene el aval de Cenipalma. De hecho, la entidad adscrita a Fedepalma, señala a través de un comunicado que “este proceso de extracción ha cobrado relevancia porque sus bondades están asociadas a impactos ambientales y económicos, pues el consumo de energía y agua es significativamente menor”. (Lea: Fedepalma lanza libro sobre el biodiésel en Colombia)
 
“Esta es la mejor manera de optimizar el proceso de extracción de la palma de aceite que durante 50 años se viene haciendo de manera convencional y poco efectiva. Por eso los productores deberían darse la oportunidad de pensar diferente, y probar algo diferente”, concluye Acuña.