¿Sabe cómo preservar los granos en poscosecha?

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Enero 2015
compartir
preservación de granos
Antes de almacenar el grano revise el grado de humedad que tiene. Foto: Cortesía.
En algunas regiones del país los agricultores ya se encuentran en el proceso de la recolección de cereales. Sin embargo, muchos afrontan pérdidas después de la cosecha, debido a la presencia de insectos, roedores y hongos. Conozca las medidas para que su bolsillo no se vea afectado.
 
En regiones como Valle del Cauca, Huila, Tolima, Cesar, Córdoba y los Llanos Orientales los agricultores de leguminosas y cereales como maíz ya se encuentran en el proceso de recolección de las cosechas. Con el fin de evitar la presencia de agentes biológicos como insectos, roedores y hongos, expertos de la Universidad Nacional y la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas, Fenalce, emitieron una serie de recomendaciones.
 
José Eugenio Hernández, director del Departamento de Ingeniería Agrícola de la Universidad Nacional, explicó que los productores deben tener en cuenta los granos húmedos y sucios, ya que son susceptibles al deterioro causado por el ataque de plagas y enfermedades, las cuales generan pérdidas en cantidad y calidad. (Lea: De la calidad de suelos dependerá el futuro alimentario en Colombia)
 
El manejo de poscosecha de los granos consiste en la realización de prácticas de acondicionamiento del producto, entre ellas se encuentran secado, limpieza, selección clasificación, almacenamiento y control de plagas, las cuales deben hacerse desde que se empieza la recolección, hasta el consumo final”, aseguró el ingeniero agrónomo.
 
En ese sentido, en diálogo con CONtexto ganadero, Carmen Julio Duarte, director de Proyectos de Fenalce, explicó que los productores al momento de realizar la recolección de los granos deben tener en cuenta factores como la humedad y el clima.
 
“Para recoger la cosecha lo importante, en este momento es recolectar el grano con la humedad adecuada, afortunadamente la tendencia en estas regiones del país es estar en verano durante esta época, entonces siempre les hemos dicho a los productores que una vez se hace la recolección del grano, la manera más fácil de ponerlo a secar es a través del método natural, el sol, que no cuesta hasta el momento. Lo ideal es que cuando el grano alcance el 16 % de humedad luego se vaya a almacenar”, aseguró Duarte. (Lea: Fenalce quiere aumentar siembra de cereales con apoyo del Gobierno en 2015)
 
Según el funcionario de Fenalce, uno de los aspectos que los agricultores deben tener en cuenta al momento de conocer la humedad del grano son las pruebas organolépticas, las cuales se realizan en campo. “Para hacer estos exámenes los productores pueden coger un puñado del grano y hacerlo sonar como si fuera una maraca, si el golpe es seco, entonces está en condiciones óptimas para almacenarse. De igual forma otro ensayo que pueden hacer es morder el grano, si este se parte fácilmente o cruje ya está listo, pero si por el contrario está macizo, entonces todavía falta un poco en el proceso de secado”.
 
Por su parte, Hernández indicó que otro punto importante que se debe tener en cuenta para evitar el daño en la producción de granos es la eliminación de todo tipo de material extraño a los granos o cereales, que se revuelve con estos en el momento de la cosecha, como hojas, ramas, paja, polvo, tierra, rastrojos, entre otros.
 
“La presencia de estos materiales extraños influye en forma negativa en la conservación de los granos y acelera su deterioro, puesto que el producto tiende a recalentarse y rehumedecerse por lo que son fácil presa del ataque de insectos, bacterias, hongos y moho. Para ello es clave usar cernidores o zarandas para que las impurezas se queden en la malla y el grano pase y quede encima de otra zaranda con orificios más pequeños para que las impurezas pequeñas se filtren y quede el grano”, agregó el ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional. (Lea: Las visiones para el cultivo de maíz colombiano en 2015)
 
Posteriormente, se lleva a cabo la selección de los granos, la cual busca evitar la recontaminación del producto por otros que ya se encuentran deteriorados. Luego, se procede al almacenamiento en condiciones seguras, en aras de conservar tanto su cantidad como su calidad y valor nutritivo.
 
Hay diferentes formas de almacenar los granos en una finca, para ello, el agricultor debe establecer la estructura que mejor se adapte a sus condiciones y al tipo de cultivo que maneja. Una de ellas puede ser mediante el uso de la caneca metálica, la cual sirve para guardar pequeños volúmenes. Cabe destacar que el cilindro debe estar limpio y seco.
 
“Una vez se llena la caneca con grano seco, limpio y seleccionado, se aplica una pastilla de 3 gramos de fosfuro de aluminio o Fósforo de hidrógeno (Fosfamina;K-Obiol o Fostoxin) envuelta en un pedazo de tela, a fin de controlar la presencia de insectos”, aseguró José Eugenio Hernández quien agregó que una vez se tape la caneca, lo ideal es tomar un trozo de plástico calibre 5 sin perforaciones, ponerlo alrededor de la tapa y amarrarlo con un caucho de neumático de 3 metros de largo. (Lea: Fenalce dice que en 2015 EE.UU. inundará el país con maíz amarillo)