¿Sabe cuál es el nutriente que en más cantidad necesita la pastura?

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Noviembre 2020
compartir
fertilizantes, pastos, Forrajes, nutrición, bovinos, prácticas agronómicas, pastoreo, digestibilidad, proteínas, materia seca, nitrógeno, potasio, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Los fertilizantes juegan un papel importante tanto en la agricultura como en la ganadería por cuanto permite mejorar el desempeño de los cultivos. Foto: agriculturers.com

El 13 de octubre se celebra el Día Mundial de los Fertilizantes y es una oportunidad para reconocer el papel que estos productos cumplen en la ganadería.

 

Como se ha dicho en repetidas ocasiones el ganadero debe empezar por ser agricultor porque debe producir los pastos y forrajes para la alimentación del ganado y para ello se debe hacer una buena fertilización. 

 

La calidad de la capa de pasto tiene más influencia de otras prácticas agronómicas igual que la gestión del pastoreo, no obstante mantener un buen nivel de fertilidad e incorporar un programa equilibrado de nutrición vegetal tiene que ser una parte importante de la gestión de praderas, señala la firma Yara.

 

La calidad nutricional del pasto se mide típicamente por digestibilidad, contenido de proteínas y de materia seca, todos factores que se dejan influir por la nutrición vegetal. (Lea: Fertilizantes premium aumentan el rendimiento en los cultivos)

 

La digestibilidad depende de la fase de desarrollo y la nutrición, capa de pasto. Praderas con una estrategia de nutrición balanceada serán más sabrosas que las que tienen fertilización incompleta.

 

El nivel de proteínas depende del desarrollo del pasto y la nutrición vegetal lo afecta, sobre todo la nitrogenada. La producción de proteínas depende de la disponibilidad de las plantas para absorber nitrógeno del suelo, y puede variar con las aplicaciones nitrogenadas pero también por niveles de potasio y azufre además del pH del suelo.

 

El nutriente que en más cantidad necesita la pastura es el potasio. Este tiene varias funciones en la planta y afecta absorción de los demás nutrientes, influye en la fotosíntesis, velocidad de desarrollo y valor nutritivo para el ganado. El potasio es particularmente importante para fortalecer el tallo, mejorar la tolerancia a las sequías y el frío y para incrementar la producción. La fertilización con potasio es más importante pasturas viejas.

 

Si no hay cantidades adecuadas de potasio disponible, la tasa de desarrollo y el rendimiento se verán restringidos. Un exceso de potasio aplicado puede ser un riesgo para los animales en pastoreo, pueden sufrir hipomagnesemia. (Lea: ¿Aplica usted las buenas prácticas de fertilización?)

 

El contenido de materia seca es el factor más variable y menos controlable. Cuando baja es generalmente asociado con clima húmedo y condiciones malas para el desarrollo. Igual por tener un efecto directo en el rendimiento, también tiende a reducir la calidad y llevar a un menor consumo diario por parte de los animales.

 

Para la salud animal, la nutrición de oligoelementos también debe considerarse como un aspecto de la calidad del pasto. Animales de pastoreo tienen diferentes requerimientos de oligoelementos comparados con las plantas de la pradera, así que es importante asegurar que estos elemento estén presentes en el pasto a niveles requeridos para satisfacer las necesidades nutricionales de los animales. Sodio y selenio son ambos esenciales para la salud animal pero sin valor para la planta y directrices para otros elementos como magnesio, zinc y cobre son más altos en animales de pastoreo que en el pasto mismo.

 

Campaña #TuNutriciónImporta

 

Los fertilizantes son responsables por el 50 % de la producción mundial de alimentos y son esenciales para alcanzar el objetivo de Hambre Cero en la Agenda 2030; cultivos sanos nutren personas sanas”, aseguró Marcelo Altieri, Vicepresidente Senior de Yara para Latinoamérica. (Lea: Yara y ENGIE trabajarán para producir fertilizantes “verdes”)

 

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en nuestra región 294 millones de personas sufren de 1 o 2 formas de malnutrición, pero lo más preocupante es que los más afectados son niños y adolescentes. Por eso, el alimento de los cultivos hoy importa más que nunca, de acuerdo con una nota de la empresa.

 

“Hace 60 años, 1 hectárea de cultivo permitía alimentar a solo 2 personas; con una fertilización eficiente de cultivos, hoy esa misma superficie de tierra puede alimentar a 5. Por eso, la nutrición vegetal juega un papel fundamental en la vida de todos los seres humanos”, señaló Miguel Amado, Gerente de Agronomía de Yara Colombia.

 

Según The Fertilizer Institute, la deficiencia de nutrientes es uno de los problemas que afecta al menos un 50 % de los cultivos en América Latina. Lo que pocos dimensionan es el impacto que esto tiene en la salud humana: la falta de macro y micronutrientes puede originar problemas de crecimiento, debilidad muscular, osteoporosis y diabetes, entre otras enfermedades.

 

Sin datos precisos sobre las necesidades nutricionales del cultivo, los agricultores pueden aplicar una cantidad incorrecta de fertilizantes y perder su inversión. Esto tiene una repercusión en la productividad del suelo, los rendimientos y la calidad de la cosecha. (Lea: Nuevos fertilizantes podrían reducir huella de carbono de la agricultura)

 

De igual forma, una sobreaplicación de fertilizante puede ocasionar un exceso de nitrógeno en el suelo, generando efectos negativos para el medio ambiente. “La mayoría de productores latinoamericanos utiliza productos convencionales como la urea; sin embargo, existen fertilizantes más eficientes. Las plantas prefieren los nitratos; los absorben con mayor facilidad, de manera más rápida y, a su vez, los transforman en cultivos sanos y de mejor calidad”, indicó Amado.

 

En este sentido, la campaña #TuNutriciónImporta busca generar conversaciones con la industria de alimentos, el gobierno, los gremios, la academia y los consumidores, sobre la importancia de los nutrientes en la comida que llega a su mesa.