Agropecuaria Chuco: una tradición de 80 años con las mejores Holstein de Colombia

Por: 
Pedro Fonseca
01 de Julio 2019
compartir
Historia Agropecuaria Chuco, ganadería de los Herrera, ganadería Holstein, Asociación Holstein de Colombia, asociación Holstein, ganado Holstein Colombia, venta de ganado Holstein, Holstein rojo, Holstein blanco, Agropecuaria Chuco, Hacienda San Pedro, Zipaquirá, ganadería colombia, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Agropecuaria Chuco tiene los ejemplares Holstein rojos y negros con las mejores puntuaciones en Colombia. Foto: Cortesía

Esta es la historia de una de las familias ganaderas más importantes y con mayor tradición en Colombia, cuyas 3 generaciones no solo introdujeron a nuestro país los ejemplares Holstein más destacados sino que además fueron los fundadores de la Asociación Holstein de Colombia.

 

A sus 73 años, don Carlos Herrera Umaña continúa al frente de Agropecuaria Chuco, una lechería especializada con vacas Holstein puras de la genética más excepcional que han ganado varios concursos en diferentes competencias a nivel nacional por su excelente genética y sus rendimientos productivos.

 

El empresario contó cómo comenzó en el negocio ganadero, que aprendió de su padre, don Hernando Herrera Carrizosa, quien fue uno de los primeros importadores de la raza de Holanda. (Lea: Los Ases de los Herrera tendrá a las más destacadas Holstein y Gyrolando)

 

“Mi papá y su hermano trajeron unas vacas y un toro de los Estados Unidos en 1935. Posteriormente, se entusiasmaron e hicieron otras importaciones en 1950, y compraron un toro muy importante de Canadá, que en ese momento costó $20 mil dólares. Tan importante fue que el toro salió retratado en primera página de El Tiempo, como noticia de que había llegado el mejor toro de Canadá a Colombia”, contó.

 

Ocho años antes, los hermanos Herrera, reconocidos empresarios y urbanistas en Bogotá, fueron cofundadores de la Asociación Holstein de Colombia el 23 de abril de 1942, y comenzaron a organizar exposiciones, en las cuales don Carlos tuvo sus primeros acercamientos con la ganadería.

 

“Cuando nosotros éramos chiquitos, empezamos a ir a las ferias, a mostrar terneritas en concurso de niños y desde ahí le cogimos cariño al ganado. Aparte, el único día que uno podía faltar al colegio era el día que había una exposición, ese día teníamos permiso para no ir”, reveló.

 

Asumir las riendas desde temprana edad

 

Lamentablemente, su padre falleció cuando apenas él era muy niño, por lo cual su madre, doña Leonor Umaña, continuó con la ganadería. A la edad de 15 años, don Carlos se hizo cargo del grupo de ganado para mostrar en la Feria Internacional en el año 1961, lo que hoy sería Agroexpo.

 

En 1969, se casó con María Victoria Umaña, hija del ingeniero y político Ignacio Umaña de Brigard. Con él, don Carlos creó una sociedad donde juntaron 2 ganaderías con el propósito de aumentar el rendimiento, donde cada quien compró un terreno y aportó sus animales.

 

Tras 25 años, liquidaron la sociedad y repartieron los terrenos y las vacas. En ese año 1994, importó otros ejemplares, para iniciar la Agropecuaria Chuco como una empresa familiar con doña María Victoria y sus hijos, ubicada en la hacienda San Pedro en Zipaquirá.

 

“Desde ese momento, todo el ganado ha sido criado aquí. Hacemos inseminación artificial, utilizando los mejores toros del catálogo de Semex, pues aquí no tenemos toro propio para servicio, y nos ha funcionado muy bien”, sostuvo.

 

Las mejores vacas con los mejores rendimientos

 

Agropecuaria Chuco es reconocida en el gremio por tener ejemplares bovinos con el mayor promedio de clasificación en Colombia, según detalló su propietario y gerente general. (Crónica: Esta finca lechera de Saboyá es un ejemplo de producción para sus vecinos)

 

Tenemos el promedio más alto para hatos de más de 50 vacas, son 185 vacas con calificación promedio de 87,7. Son bastante longevas, porque una vaca bien conformada es una vaca que dura. Las ubres están en su puesto, aguantan 5, 6 o 7 lactancias sin problemas”, aseguró.

 

Además de elevar la producción, los productores han implementado mejoras para obtener mejores niveles de grasa, proteína y sólidos totales, tratando de mantener un reducido intervalo de partos y lactancias que no se prolonguen.

 

“Algo que hace los hatos sean ineficientes es cuando el intervalo de partos de las vacas se prolonga demasiado. En lactancias de más de 300 días, la vaca produce menos leche de la que debería producir. Cada 30 días representan 2 litros menos en promedio”, aclaró.

 

Como lo mencionó más arriba, en la hacienda San Pedro emplean biotecnologías de reproducción como inseminación artificial y transferencia de embriones, e incluso cuentan con un programa de IATF que es asesorado por un médico veterinario.

 

Gracias a estos importantes esfuerzos, han obtenido excelentes animales que se han ganado varios galardones, como la vaca Celia (Chuco Goldwyn Celia Ex-96), coronada Gran Campeona y Campeona Suprema de todas las razas lecheras en la versión XIX de Agroexpo en 2013. Es la única vaca en Colombia con 96 puntos y una producción de más de 70 mil litros en 13 años.

 

Descendencia y los retos del futuro

 

Así pues, todo su ganado cuenta con registro de la Asociación Holstein. De hecho, don Carlos fue presidente y miembro de la junta directiva durante varios años, pero señaló que aun cuando todavía participa en las actividades del gremio, prefiere dejar que las nuevas generaciones sigan con la asociación.

 

Sus 2 hijos varones, Carlos Ignacio y Andrés, se vincularon a la ganadería pues “se han criado entre vacas y también compraron las propias”. Carlos Ignacio es gerente comercial de Agropecuaria Chuco y asesor genético de Semex, y Andrés constituyó su propia ganadería en La Dorada con vacas Gyrolando, de cruces con vacas Holstein de la hacienda de su padre.

 

“(A Andrés) le está yendo muy bien, tiene un promedio de 17 litros con Gyrolandas, que es muy bueno porque en tierra caliente, antes eran 4 o 5 litros. Yo creo que la lechería se está desplazando hacia allá porque es más económico producir leche”, indicó.

 

Don Carlos también habló del futuro del negocio lechero, que advirtió está muy vulnerado debido al “descuido” de los gobiernos anteriores y a la firma de los Tratados de Libre Comercio. (Lea: Para expertos, el futuro de la lechería está en clima cálido con Gyrolando)

 

“Estamos compitiendo contra países que tienen unos costos de producción más bajos y precios de venta también bajos, mientras que nuestros costos son más altos, por la energía, los fertilizantes, los salarios”, lamentó el ganadero.

 

A su juicio, la falta de unión en el sector y entre los mismos productores ha contribuido al detrimento de la rentabilidad en la lechería, pues solo unas pocas pasteurizadoras dominan el mercado y ponen el precio a su antojo, a pesar de la resolución que lo regula.

 

“Para mí, el futuro de la lechería está en las zonas de clima medio, con ganado cruzado Gyrolando, que aguanta las inclemencias del trópico y a su vez tiene la herencia de la producción de leche de las razas europeas como Holstein”, expresó.

 

Ante la cuestión del relevo generacional, don Carlos se siente tranquilo. No solo sus 2 hijos son ganaderos de tercera generación que han encontrado un futuro rentable en el negocio, sino que además ya ha visto el interés en sus nietos.

 

Ya 2 de los nietos han mostrado entusiasmo con la ganadería, ellos viven rodeados de vacas y le han cogido cariño porque nosotros se los hemos fomentado”, dijo.