Ganadería Abril Daza, un sueño que va más allá de la genética y que se une con la educación

Por: 
Melanny Orozco Zabala
14 de Septiembre 2021
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, Genética, trabajo con genética en Colombia, ganadería Abril Daza, Raúl Abril Granados, Rómulo Abril Daza, mejoramiento genético, inseminación artificial, ganadería en colombia, campo colombiano, oportunidades campo colombiano, manejo empresarial
Durante 30 años la ganadería Abril Daza ha trabajado en el campo colombiano. Hoy su principal objetivo es ofrecer génenitca de calidad. Foto: Cortesía

La ganadería Abril Daza es reconocida en el país debido a que tiene más de 30 años de historia. Esta familia ha formado un equipo de trabajo en donde todos han aportado conocimientos basados en lo que saben hacer para desarrollarlo y aplicarlo en su hacienda llamada Bruselas.

 

Esta ganadería fue creada por Raúl Abril Granados, cabeza de la familia en compañía de Mercedes Daza y quienes tuvieron tres hijos, Raúl Paolo, Rómulo Paolo y Mercedes Paola. La empresa nació oficialmente en 1991 cuando se afiliaron a la Asociación Colombiana de Criaderos de Ganado Cebú (Asocebú) con 40 novillas puras y 10 clasificadas. (Lea: Estos son los lugares de origen de las razas bovinas gyr y guzerat)

 

Pero desde tiempo atrás ya manejaban ganados comerciales a utilidad. A esto hay que sumarle que desde el año 1989, la ganadería comenzó a inseminar vacas de leche y algunas comerciales, pues el propietario Raúl Abril Granado mostró interés en mejorar genéticamente, razón por la que hizo un curso de inseminación para luego inseminar sus propios animales.

 

Cuando hicieron esta afiliación mantuvieron el ganado comercial, el cual ayudaba a pagar los gastos del puro mientras se daban a conocer en el sector debido a que esa era una época difícil porque no existían las redes sociales.

 

Pasaron alrededor de 10 años y el ganado puro fue creciendo y el comercial se fue acabando para darle cabida al Brahmán puro en toda la hacienda. Hoy en día manejan el núcleo de Brahmán gris, rojo, Charbray, que es el cruce de Charoláis por Brahmán, y receptoras para el programa de hacer embriones en la hacienda.

 

La empresa cuenta que una vez afiliados a Asocebú, se pusieron unas metas y en ese momento una de estas era producir 100 crías puras nacidas en el año. A esto hay que sumarle que la ganadería fue dejando novillas de reemplazo y haciendo crecer su hato únicamente con ganado de buena calidad.

 

Este buen manejo y trayectoria hizo que la empresa pasara de ser una ganadería reconocida en Tame y Arauca, para ser un ejemplo en Colombia pues Asocebú los escogió como una de las explotaciones ganaderas elites en producción y reproducción a nivel nacional.

 

Una vida llena de progresos

 

Los miembros de esta empresa agropecuaria cuentan que una de las motivaciones que han tenido para seguir creciendo es ver el avance y la transformación que han tenido como empresa familiar ganadera a través de los 30 años de historia.

 

Esto les ha permitido consolidar una genética de vacas con respaldo genético en habilidad materna. Además afirman que hoy en día la motivación también son las redes sociales, espacio donde reciben muy buenos comentarios por parte de los ganaderos y personas que trabajan en el campo y se convierte en el canal por el cual promocionan la ganadería y venden animales.

 

Gracias a esto avances se han tenido casos en los cuales se comercializa animales por medio de videos, sin necesidad que las personas se trasladen hacia la finca, creando una confianza que esperan seguir manteniendo.

 

Esta familia considera que otra de las motivaciones son sus clientes, que siempre regresan por más ganado una vez usan los toros y novillas puras que manejan en la ganadería Abril Daza.

 

El trabajo por Colombia

 

Rómulo Paolo Abril Daza, comenta que una de las razones por las cuales trabajan en este sector económico es para “hacer cada vez más productiva nuestra hacienda por medio del mejoramiento genético permanente de los ganados, aprovechando cada rincón de Bruselas para producir comida y tener más ganado muy bien alimentado. Por otro lado, vemos que hay oportunidades de ser cada vez mejores con lo que hemos logrado en estas tres décadas, teniendo en cuenta que siguen habiendo oportunidades de negocios especialmente ahora por medio de la virtualidad”.

 

Pero esto no es solo de motivación, durante estos 30 años, los miembros de la ganadería Abril Daza han aportado al país grandes momentos y logros como los aportes que se tienen al producir animales de carne pensando en la importancia de la habilidad materna de las vacas con las que cuentan.

 

La destacada ganadería ha producido campeones en algunas ferias regionales, nacionales y su genética ha quedado en ganaderías comerciales y puras por medio de toros, novillas, semen de toros y embriones.

 

Rómulo Abril Daza afirma que “todo lo que vendemos es el resultado del trabajo permanente y de la rigurosa selección que se hace en la finca, dejando solo ejemplares funcionales y productivos. Aquellos semovientes que no producen se descartan para sacrificio, no se venden para reproducción a menor precio porque lo que no sirve para nosotros como ganaderos, tampoco le va a servir a un cliente y amigo”, siendo esto parte del legado y la enseñanza que les ha inculcado su fundador, el señor Raúl Abril.

 

A esto hay que sumarle que gracias al mundo digital en el que se vive, esta empresa ganadera ha logrado mostrarles a los ganaderos del país con la cuenta en Instragram @ganaderiaabrildaza, la experiencia en esta actividad económica gracias a las redes sociales, donde se pueden multiplicar cosas buenas y así fortalecer cada vez más el sector. . (Lea: Ganaderos Hi Tech: el impacto de la revolución digital)

 

Esto les ha permitido crear su propio espacio de entrevistas en Instagram llamado ‘ganadería al día’, el cual se da la oportunidad a las ganaderías reconocidas en Colombia y en el exterior de contar su propia historia y experiencias para que las personas que se conecten a ese en vivo puedan aprender de lo que hacen los demás.

 

Las claves del éxito en este amplio sector

 

Para nadie es un secreto que llevar un negocio en la ganadería no es fácil, pero lo es mucho menos el hacer empresa y mantenerla sustentable en el tiempo. Es por esta razón que esta empresa ha trabajo de manera incansable en superarse cada día más y alcanzar cada una de sus metas.

 

Rómulo Paolo Abril Daza explica que las claves del éxito han sido infinitas, entre ellas: “constancia, la pasión por lo que hacemos y estar pendientes de todos los trabajos que se desarrollan en nuestra ganadería para no descuidar nada y así lograr muy buenos resultados. En los pequeños detalles muchas veces está el éxito de lo que hacemos y desde luego el direccionamiento permanente del fundador de esta empresa familiar, mi padre el señor Raúl Abril”.

 

A esto le suma que este trabajo no habría sido lo mismo sin el personal de la hacienda, así como a tareas que se podrían considerar básicas como supervisar los trabajos, saber hacerlos, manejo genético, manejo reproductivo, nutricional, instalaciones, manejo de potreros, malezas, atención al cliente, etc.

 

Entonces estas son las razones por las cuales son tan conocidos en el país, invitando así a los productores a que sean constantes y que no desistan hasta conseguir lo que quieren, pues una vez sucede, se trazan nuevas metas que visiona y posiciona al sector en un mejor nivel.

 

El éxito: caídas y sufrimientos

 

El sector de la ganadería ha atravesado grandes crisis a nivel mundial y Colombia no ha sido la excepción. Muchos productores muchas veces han querido desistir y dedicar su vida a otra actividad económica que les brinde más tranquilidad, pero afortunadamente esto no les ha ocurrido a los miembros de la empresa Abril Daza.

 

De acuerdo con Rómulo Abril Daza, “solo se nos ocurrió hace unos años que, si el negocio del puro no era tan rentable, íbamos a cruzar las vacas Brahmán con otras razas europeas para producir novillos. Sin embargo, no hubo necesidad pues hacemos cruces con Charoláis con la finalidad de producir receptoras y toros F1, los cuales se venden como reproductores en los Llanos. Es por esto que venimos trabajando este cruce desde hace 20 años”.

 

Pero no todo ha sido tan bueno en esta empresa debido a que han tenido que enfrentarse a problemas de inseguridad que los ha perjudicado mucho. Además, por el estar ubicados tan distantes al centro del país también han tenido muchos obstáculos.

 

A esto hay que sumarle que muchas veces el clima ha sido el principal enemigo de los productores ganaderos así como el poco incentivo que tienen por parte del Gobierno Nacional. Todos estos factores han sido limitantes en el trabajo de esta empresa que ha logrado sobreponerse y superar cada una de las crisis.

 

La lucha que debe sortear el país

 

Abril Daza menciona que desde su experiencia, el campo Colombiano necesita de “mayor apoyo gubernamental, mejor direccionamiento de los sistemas de producción, vías de acceso y educación de calidad en las zonas rurales. Los campesinos tratamos de producir con lo que tenemos, pero desafortunadamente hemos vivido décadas solos y con dificultades”.

 

El mismo ganadero agrega que si al menos el campo tuviera vías terciarias que conectaran con las intermunicipales y con las grandes ciudades, se lograría sacar los productos de manera eficiente, rápida y a un menor costo.

 

En cuanto a la educación rural, el empresario asegura que “se están yendo los niños y jóvenes a los pueblos a estudiar porque hay transporte público, internet y toda la comodidad que conlleva por el hecho de vivir en el casco urbano o en un municipio, pero el Estado no ha hecho nada para mejorar esas escuelas rurales viejas, sin dotaciones, que llevan años de construidas y sin intervenirles un solo peso, conllevando a una escasez del personal para trabajar en el campo”.

 

Es por esto que a los niños les toca caminar muchos kilómetros de distancia bajo el sol, lluvia y pantano para llegar a su escuela “donde hay un profesor para dictar clases a niños de 6 a 14 años y no como en los municipios y ciudades que hay un profesor por cada materia”, comenta Abril Daza.

 

Los sueños de la ganadería Abril Daza

 

Finalmente, esta empresa ganadera visiona su futuro en este sector económico, razón por la que sueñan con “capacitar a las personas acerca del manejo de una ganadería desde nuestra experiencia para contar el paso a paso de lo que hacemos, dejando un legado en la ganadería, no solo por producir animales de genética pura, sino el hecho de compartir lo que hemos hecho con aquellos productores que no tienen conocimiento y experiencia en el sector. Si ayudamos a educar a las personas del sector, estamos aportando al desarrollo del campo colombiano”. (Lea: Colfe, pequeños productores de leche con ganas de seguir creciendo)