La Alcancía, un modelo de proceso de producción de carne a pasto

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Noviembre 2022
compartir
Ganado finca La Alcancía
El ganado producido en la finca La Alcancía se caracteriza porque es alimentado únicamente a pasto. Foto: Fedegán-FNG

La Alcancía, de propiedad de Gustavo Aponte acuña, es una de las ganaderías destaadas a nivel nacional por el trabajo que realizan en materia de ceba a pasto y cumpliendo todo el ciclo hasta llegar a la entrega de carne al consumidor.

 

La finca hace parte del proyecto ganadero Agropecuaria Alfa SAS, una empresa con más de 38 años de experiencia en la producción de animales de gran adaptación, elevada resistencia, productividad y fertilidad lo que los ha llevado a ser líderes en sistemas de producción en trópico cálido con parámetros óptimos para ganadería de leche y carne. Allí utilizan las razas pardo suizo, brahman gris y rojo, angus y sus cruces.

 

La finca se ubica en la vereda San Nicolás en el municipio de Cumaral (Meta), a 54 kilómetros de Villavicencio, una zona que por excelencia es de producción ganadera. Cuenta con 1.800 hectáreas de las cuales 327 están dedicadas a bosques de galería, bosques de protección en los caños y sombrío para el ganado.

 

En La Alcancía se han especializado en varias líneas de negocios: la genética de raza brahman y algunos cruces que es lo que más les ha dado reconocimiento pero su verdadera esencia está en la producción de carne por eso son cebadores con alimentación en potrero para luego, a través de procesos de transformación, entregar la carne al consumidor final.

 

Cuentan con un desarrollo técnico y tecnológico de primera calidad para todos sus procesos; buscan ser autosuficientes en la producción de vientres y machos para la ceba, así como en la producción de alimentos para sus animales y son sostenibles ambientalmente. (Lea: Lo que dejó la Gira Técnica Ganadera que concluyó en el Meta)

 

Según su gerente, Edgar Ernesto Ulloa Maz, La Alcancía está dedicada a cría, levante y ceba, se maneja un régimen de aguas lluvias entre los meses de abril a diciembre con 3.400 milímetros aproximadamente y una época de verano desde mediados de diciembre hasta marzo.

 

Es una finca dedicada al pie de cría donde se maneja brahman puro gris y rojo. Allí trabajan 27 personas como empleos directos con toda su seguridad social y se tienen contratos con diferentes personas en el mantenimiento de cercas y de las instalaciones en general.

 

En la parte de praderas se manejan pastos decumbens, Toledo, humidícola, los cuales se renuevan cada cuatro años previo análisis de suelos, se balancean bases con cales porque los suelos del Llano son muy ácidos, con saturaciones altas de aluminio y de hierro.

 

Las enmiendas se hacen basadas en calcio, fósforo y magnesio y han visto que el azufre es algo muy limitante de las praderas por lo que también se adiciona.

 

Adicionalmente hacen una renovación física con cinceles y rastra y de acuerdo a la población de pasto que se tiene se puede volver a utilizar una cantidad determinada de semillas. (Lea: Con Gira Técnica virtual Fedegán celebra la ‘Semana del Ganadero’)

 

Igualmente se cuenta con cercas eléctricas para los 168 potreros que se tienen donde se tiene una rotación de 8 a 10 días de ocupación por 25 a 30 días de descanso.

 

Por su parte el médico veterinario Camilo Borda indicó que en la empresa se busca tener los mejores índices productivos y reproductivos del ganado, se están diseñando animales que sean adaptados al medio ambiente y capaces de producir mayores ganancias de peso, más terneros al destete y al año.

 

Como parámetros productivos se manejan 430 días en intervalo entre partos; 130 días abiertos; peso al destete de 238 kilos en machos y de 229 kilos en las hembras. El destete se realiza a los ochos meses con una ganancia de peso de 850 gramos predestete.

 

En la parte se reproducción se maneja la monta natural pero también inseminación artificial y trasplante de embriones. El primer servicio se realiza a los 24 meses con 380 kilos y edad al primer parto a los 36 meses.

 

En la empresa están logrando un 85 % de natalidad lo cual es muy bueno y hace que la ganadería sea un negocio rentable. (Lea: Fedegán subrayó su trabajo con los ganaderos en el Meta)

 

En la parte alimentaria se maneja una siembra de maíz para silos con el fin de tener comida para los animales en la época de verano, se produce también henolaje. Es una finca que maneja una capacidad de carga de 1,7 animales por hectárea.

 

La finca tiene 334 hectáreas destinadas a ceba y allí los animales son alimentados con sal y pasto y donde se tienen animales de 2,5 años destinados al sacrificio con 518 kilos y 528 días de permanencia en ceba.

 

Como producto terminal en la ceba se utilizan vacas brahman con toros angus, de ahí salen machos de ceba F1 y las hembras F1 se regresan con toros brahman para producir F2 que se utilizan en el programa de transferencia de embriones y se venden como pie de cría.

 

Se venden machos reproductores con gran adaptabilidad a estos suelos, gran potencial genético donde se puede garantizar que dichos animales van a generar terneros de una mayor capacidad productiva y de ganancia de peso.