Los toros Romosinuano que se han adaptado al frío de la Sabana

Por: 
Sully Santos
25 de Abril 2016
compartir
Romosinuano
En la Sabana de Bogotá se encuentra un hato de Romosinuano que se ha destacado en las pruebas de comportamiento de Corpoica. Foto: Claudia Niño.
En la Hacienda Susatá, ubicada en el municipio de Nemocón, Cundinamarca, se halla un núcleo de toros de la raza criollo Romosinuano, los cuales fueron entregados por la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica.
 
Camilo Alejandro Ballestas Santander, zootecnista de la Universidad de Georgia, Estados Unidos, los recibió con beneplácito hace 5 años por el amor que le tiene a la raza, de la que se enamoró, como relató, sin conocerla.
 
Desde ese momento conserva toros puros que han estado en los primeros puestos en las pruebas de comportamiento que la Corporación realiza cada año. Uno de los toros de Camilo Ballestas es el número 1 del año 2013 y otro el número 4 en la evaluación que se hizo en 2014. (Lea: Raza Romosinuano es protagonista en Mesa Técnica en Córdoba)
 
Los toros puros Romosinuano salieron favorecidos en ganancia de peso, producción y calidad de semen, ancho de lomo, entre otros indicadores que posicionaron sus animales de la familia 2 de Corpoica, entre los mejores del país, aun cuando están en una zona fría del país como lo es la Sabana de Bogotá.
 
Las razas criollas se han caracterizado por su adaptabilidad al trópico, que cubre varias alturas en Colombia. Y aunque los Romosinuanos se siente más cómodos en regiones del Caribe, además por tener una línea en producción de carne marcada, los puros de la Hacienda Susatá están a 2.700 metros de altura sobre el nivel del mar.
 
El zootecnista y también ganadero afirmó que en su finca de la Sabana tiene personal altamente calificado que maneja de forma eficiente un hato que, pese a que requiere cuidados elementales por su rusticidad, necesita de gente capacitada para preservar las cualidades que los definen entre los mejores del país.
 
Señaló que los animales se encontraban en zona caliente y solo tardaron una semana en adaptarse al frío de Nemocón, con lo que comprobó su fortaleza, como cuando estando en la Universidad de Georgia leía de la raza. (Lea: Novillos de 24 meses se sacrifican con 450 kilos de peso en Colombia)
 
“Yo leía maravillas de la raza en la Universidad de Georgia y sin conocerla me enamoré de ella” indicó el productor.
 
La longevidad y fertilidad de los Romosinuano han sido comprobadas en la finca del productor. Según Camilo Ballestas, en horas de la noche uno de los toros que tiene para el servicio de vacas en monta, las puede servir a todas, y mejor aún, preñarlas.
 
Esa bondad la ha usado a su favor con aquellas vacas Holstein que tiene en Susatá que no logran preñarse. Basta con ponerles un Romosinuano para que ese problema reproductivo quede revaluado. De igual manera conserva su hato criollo puro con el que puede comercializar pajillas de alta calidad genética.
 
“Los toros son de la familia número 2 de Corpoica. Yo uso reproductores de otra familia para que no haya consanguinidad”, manifestó el ganadero. (Lea: La carne de Romosinuano sabe a tierra colombiana y pasturas nacionales)
 
La Corporación ha hecho colecta del semen de sus toros para guardar las cualidades genéticas de la raza.
 
Nutrición sencilla
 
Los Romosinuanos de Camilo Ballestas recorren la finca en busca de comida sin mayor exigencia. Ingieren los pastos que tenga y suplementos con que puedan mejorar su condición.
 
“Son animales de alto valor pero de pocas exigencias nutricionales. Son muy rústicos. Los toros y vacas Romosinuano están pastando detrás del hato de leche, y les doy como suplemento glicerol, sales mineralizadas y palmiste”, indicó el zootecnista que no olvida las inmunizaciones contra aftosa, las purgas y los clostridiales cada 6 meses.
 
Longevidad
 
Camilo Alejandro Ballestas recibió el núcleo de toros puros criollos siendo animales adultos. Las vacas de la raza, por ejemplo, paren crías con 16 años de edad. 
 
Las vacas del ganadero ciclan cada 30 o 40 días después del parto, y sin problema, a los 60 días están cargadas. (Lea: Razas criollas colombianas tienen tasa de fertilidad superior al 85 %)
 
El ganadero dijo que tener animales puros Romosinuano en Nemocón es una muestra del amor que tiene por la raza, considerada una de las más fértiles del mundo.
 
Raza de carne en trópico alto
 
José Antonio Velásquez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Criadores de Razas Criollas y Colombianas, Asocriollo, dijo que todas las razas criollas tienen “una gran capacidad de adaptación a zonas altas”, lo importante es garantizarles agua potable, suficiente pasto y darles buen manejo.
 
Manifestó que desde la Asociación se ha observado un buen desempeño de la raza en zonas de altura, con lo que se puede afirmar que la Romosinuano es la criolla con potencial para producir carne de alta calidad en trópico alto.