“Uso la medicina homeopática en el ganado, pero cumplo con la vacunación oficial”, María Elena García

Por: 
Luis Humberto Caballero R. de Fedegán-FNG
14 de Diciembre 2020
compartir
“Uso la medicina homeopática en el ganado, pero cumplo con la vacunación oficial", María Elena García, hato libre de brucelosis, libre de tuberculosis, Tecnigan, proyecto silvopastoril, finca Las Elenas, certificación en BPG, calidad, segundo ciclo de vacunación, orientación del Tecnigan, organización, registros de producción, toma de decisiones, organización administrativa, respeto por medio ambiente, barreras rompevientos, cerca vivas, siembra de árboles, lombricultivo, hacer suelos, cuidar la mater
“Este año comencé a hacer cruzamientos entre Holstein y Jersey para aprovechar las características de la segunda”, resaltó María Elena García. Foto: Cortesía.

Aplica las BPG y tiene su hato libre de brucelosis y de tuberculosis, para tenerlo sano y ofrecer un producto de alta calidad. Ha organizado su hato de la mano de los Tecnigan y su proyecto es la producción basada en silvopastoriles.

 

“Cumplo con la obligación de vacunar según lo ordenan las autoridades para el control de la aftosa y la brucelosis, pero para el resto de las enfermedades, recurro a la medicina alternativa: homeopática”.

 

Así lo manifestó María Elena García, odontóloga de profesión que hace 18 años decidió dedicarse a la ganadería al frente de su finca, Las Elenas, en el municipio de Sotaquirá, Boyacá.

 

Para prevenir o tratar otras enfermedades aplica desde hace una década, la medicina homeopática en su hato, para lo cual se asesora de su médico veterinario de cabecera especializado en esta materia. Acude a la medicina convencional cuando es necesario.

 

Vacuna contra el carbón, enfermedades reproductivas y también para el control de hongos. Además, para la mastitis, utiliza dos medicamentos homeopáticos.

 

Usan medicamentos homeopáticos cuando hay retenciones de placenta y esto ayuda al animal para que la expulse.

 

“Podemos decir que la medicina convencional –o alopática– y la homeopática son complementarias. La utilizamos para la reproducción, esto es, cuando hay ovarios inactivos y el medicamento hace que las vacas resulten ovulando”, agregó.

 

Se pueden hacer los tratamientos homeopáticos y no hay necesidad de tener retiros de leche. En cambio, cuando se maneja medicina tradicional a base de medicamentos toca esperar y hacer retiros de leche, es decir, dejamos de entregar leche de las vacas que tenemos con medicamentos.

 

A las terneras les hacemos purgas convencionales y también homeopáticas, generalmente las alternamos.

 

También estamos atentos al comportamiento animal y usamos la medicina homeopática cuando las vacas están agresivas o deprimidas. En estos días, iniciamos un tratamiento por ejemplo con esencias florales, se hace un spray sobre el dorso del animal. Este método se usa mucho con las personas.

 

 

5 ventajas comparativas

 

La aplicación de la medicina homeopática permite 5 ventajas comparativas y muy trascendentales:

 

1-Bajos costos: generalmente en ganadería se usan costos altos en medicina, con la homeopática son totalmente bajos.

 

2.Bienestar animal: la aplicación no es agresiva con el animal porque no se aplica nada por vía subcutánea, muscular, ni intravenosa, sino sencillamente son unas gotas que le suministra vía oral.

 

3. No hay estrés animal. No se agrede al animal de ninguna forma.

 

4.Se aplican por periodos cortos: una dosis durante 4 días.

 

5. Resultados positivos. La mayoría de los procedimientos son favorables.

 

Tiene claro que en la ganadería prima la sanidad animal “Tengo el hato certificado como libre de brucelosis y de tuberculosis y también en Buenas Prácticas Ganaderas, con lo que ofrezco un producto de calidad y obtengo mejores beneficios económicos”, explicó.

 

Esta ganadería fue visitada por Fedegan-FNG, ICA, y Dane, ejecutores del segundo ciclo de vacunación contra la fiebre aftosa y la brucelosis bovina el sábado 5 de diciembre, quienes cumplieron con su gestión de inocular el hato en la que no se registró ningún contratiempo. “Nos dejaron el recibo de visita de vacunación, y estoy gestionando el RUV”, dijo.

 

Atribuye a los Tecnigan

 

María Elena García, poco sabía de la actividad y atribuye a los Centros Tecnológicos Ganaderos, Tecnigan, su aprendizaje y respectiva orientación en el manejo de su unidad productiva. (Lea: Tecnigán lleva conocimientos a productores y profesionales técnicos de Santanderes y Bolívar)

 

Su comienzo como ganadera coincidió precisamente con el nacimiento de los Técnigan en el departamento de Boyacá y desde entonces, hace 18 años, de la mano de este, ha logrado aciertos y avances.

 

Uno de ellos la certificación de Buenas Prácticas Ganaderas que ha renovado 4 veces– y el levantamiento organizado de sus registros de producción. “A través de la información tomo las decisiones, pero asimismo realizo los ajustes necesarios en la producción y aprovecho las oportunidades”, recalcó.

 

También participó en el programa Círculos de Excelencia de Fedegan-FNG, que igualmente le proporcionaron avances en su productividad y organización administrativa.

 

Adquirí mucha conciencia sobre la manera de hacer ganadería, siempre en armonía y con sumo respeto tanto por los animales, como por el medio ambiente. De hecho, siempre sembramos árboles y tenemos más de 400 que hemos organizado como barreras rompevientos y cerca vivas.

 

De manera simultánea le transmití estos principios fundamentales al mayordomo que me ha acompañado durante década y media.

 

Considera que en una producción ganadera el recurso clave es el agua, aunque en su unidad productiva ha tenido que lidiar con la escasez de este precioso líquido porque carece de él.

 

En el 2018 la Federación de Ganaderos de Boyacá, Fabegan, promovió en esta región el programa silvopastoril y tuve la fortuna de clasificar en el mismo, recibí asesoría e hicimos el proceso, y sembramos 300 árboles. No obstante, la extensión de la finca es necesario hacer más, pues el predio es de 11.5 hectáreas. (Lea: Sistema silvopastoril intensivo, alternativa de ganadería sostenible)

 

También maneja un lombricultivo que aporta nutrición y desarrollo al suelo. Aplica el humus líquido a los suelos como influenciador de crecimiento de pastos. “El punto es hacer suelos y cuidar la materia orgánica del mismo, eso se logra con mayor intensidad silvopastoril, lo cual venimos haciendo de manera lenta pero permanente”, añadió.

 

 

Pocas precipitaciones

 

No obstante, lo anterior el clima no ha sido tan amigable. “En esta región del país, conocida como el cordón lechero, las precipitaciones han sido bastante bajas. Debido a esto el proceso de siembra y crecimiento de árboles es lento”, resaltó.

 

Tiene el firme propósito de continuar con la aplicación del programa silvopastoril, porque ha notado sus efectos favorables, pero está en espera de circunstancias más favorables, para darle la continuidad y aportarle mucha más celeridad.

 

Actualmente produce leche de buena calidad y la vende a Alpina en la que conserva componentes óptimos de proteína y grasa, pero en lo referente a la calidad bacteriológica, la considera excelentes.

 
Es una producción de 25 animales y en producción tenemos 16 vacas que me proporcionan actualmente 200 litros de leche diarios. Manejo 3 razas: Normando, Holstein y Ayrshire. Este año comencé a hacer cruzamientos entre Holstein y Jersey para aprovechar las características de la segunda”, resaltó.

 

“He logrado $1.300 por litro incluidos las bonificaciones por ser hato libre de brúcela y tuberculosis y certificación en BPG”.

 

En los 18 años de estar al frente de la unidad productiva ha manejado la reproducción mediante la inseminación artificial y es amiga de la transferencia de embriones.

 

 

Asociatividad

 

Actualmente pertenece a la Cooperativa Integral Agroganadera de Boyacá, Cobinaga, con la que ha podido obtener las ventajas comparativas que proporciona la asociatividad. (Lea: Asociatividad para enfrentar los TLC, sugiere Francia a Colombia)

 

“La cooperativa surgió igualmente como producto de la gestión del Tecnigan, y soy una de las fundadoras, de hecho, se creó hace un poco menos de 15 años y desde entonces le aporto $10 por cada litro que comercializo”, aclaró.

 

Cobinaga se ha convertido en un soporte de su negocio sobre todo en el tema de la venta de leche. “Las circunstancias de la Pandemia y del clima, han dificultado bastante la actividad durante este año y la cooperativa ha sido de gran apoyo”, acotó.

 

 

Producción y alimentación

 

Para María Elena García es indispensable llevar registros. Todos los eventos que se dan en la actividad tienen registro, los partos, los chequeos reproductivos, servicios, pesajes de terneras, pesajes de leche, etc. “Este registro lo hace a través del programa Interged con un médico veterinario de Cobinaga, a manera de asesoría permanente”, recalcó.

 

Obtiene así, un panorama real de la situación actual de su hato y puede igualmente tomar decisiones administrativas y de negocios.

 

Aunque su visión es alimentar a solo pasto, también acude al concentrado y a otros suplementos como la papa.

 

Manifiesta que el precio del concentrado ha subido en 3 oportunidades durante el 2020 y cada incremento es del 4 %, es decir, el aumento ha sido del 12 % en un año en el que la inflación apenas alcanza el 1,5 %.

 

“El manejo de los costos ha sido fuera de lo común. En estas circunstancias lo importante es vacunar, mantener la sanidad de los animales y ser perseverante en materia administrativa y económica”, sostuvo.