5 beneficios para los ganaderos de un dólar por encima de los $3.000

Por: 
CONtexto Ganadero
01 de Septiembre 2015
compartir
ganadería dólar devaluación peso colombia
La industria tendrá que optar por la compra del producto nacional ante lo elevado del dólar. Foto: CONtexto ganadero.
Dicen los expertos que todo problema representa una oportunidad. El actual precio del dólar, visto con preocupación en casi todos los sectores de la economía, puede serlo para quienes se encuentran en el sector rural. Estas son 5 razones para verlo de ese modo.
 
El precio mitiga las importaciones
 
Aunque el precio internacional de la leche se mantiene muy bajo, la tendencia ha ido cambiando. En las última semanas, pasó de estar en USD1.590 a USD1.898, cifra que con la tasa de cambio actual la encarece al importador. (Lea: 21 propuestas de Fedegán y el FNG que ayudarían al sector lácteo)
 
En el pasado mes de junio se importaron 950 toneladas de leche en polvo, cuando en los meses anteriores llegaron al país alrededor de 2.400, lo que muestra claramente la tendencia a la baja. Ese encarecimiento de la leche internacional favorece al sector colombiano.
 
Leche colombiana más barata
 
La leche colombiana termina abaratándose respecto al valor de la tasa de cambio y en la medida en que la moneda norteamericana se siga subiendo le va a brindar mayores oportunidades al producto local. (Columna: Otro desafío para la ganadería colombiana: la devaluación)

La industria tendrá que optar por la compra del producto nacional, toda vez que el precio del dólar le representa un costo mucho más elevado. Esto aplicará incluso pensando en la elaboración de los derivados lácteos.

 
Una oportunidad para los insumos nacionales
 
Lo que hasta ahora siempre ha sido denunciado como uno de los más graves problemas que enfrentan los productores rurales, el costo de los insumos que requieren para el normal y adecuado desarrollo de sus actividades, puede terminar convirtiéndose en una gran oportunidad.
 
Al encarecerse los insumos importados se abre la posibilidad para que estos se produzcan en nuestro país y se puedan reemplazar por productos hechos en nuestro territorio. Es posible entonces que se haga más silo de maíz, concentrados, cereales, entre muchos otros.
 
Esta situación puede obligar a muchos ganaderos a salir de su zona de confort y a pensar en contemplar el uso de alternativas distintas a las usuales que favorezcan a quienes se dedican a fabricar, transportar y comercializar insumos nacionales. (Lea: Precios de los insumos ganaderos se encarecen al compás del dólar)
 
Los precios del novillo gordo
 
Colombia tiene el novillo gordo con el precio más bajo de toda la región, situación que se hace más evidente por estos días por la acelerada devaluación del peso frente al dólar.
 
El valor actual de la moneda permite que la industria transformadora que es en donde se encarecía la carne, se perdía valor y se perdiera la competitividad obtenida, hoy en día reciba más pesos por cada dólar, lo que le brinda mejores posibilidades al industrial que empezará a ampliar sus márgenes de ganancia y de llegar a esos mercados que se han venido abriendo. (Lea: 5 temas que preocupan a los ganaderos colombianos)
 
Así las cosas, es el momento para que los productores aprovechen los mercados extranjeros que se encuentran abiertos y traten de hacer un esfuerzo que les permita enviar un mayor número de animales y ganar así por el cambio actual.
 
Productos importados tendrán mayor precio que los nacionales
 
Según han anunciado diferentes voceros, a partir de septiembre empezarán a agotarse las existencias que hay almacenadas de los diferentes productos importados, entre los que se encuentran quesos, mantequillas y carnes que se ofrecen en supermercados, tiendas especializadas y algunos restaurantes.
 
Seguir trayendo esos productos para ofrecerlos a sus clientes, les resultará mucho más costoso a las grandes superficies y a los lugares en los que habitualmente se encuentran, razón por la cual deberán trasladarle el costo al consumidor o bien desistir de traerlo al país, lo que al final representa una oportunidad para lo que se hace en los campos de Colombia.