Cómo aprender a manejar las finanzas en ganadería y no fracasar en el intento

Por: 
CONtexto ganadero
31 de Marzo 2022
compartir
Manejo de finanzas en ganadería
Para el experto, hay dos grupos de animales en el negocio ganadero: las hembras que son la fábrica de terneros y los machos. Foto: talcualdigital.com - eleconomistaamerica.co

Manejar el negocio ganadero no es para todo el mundo, pues poco saben sacarlo delante de forma idónea, especialmente cuando se trata de las finanzas. Expertos aseguran que la economía en ganadería no es nada fácil. Conozca el por qué.

 

Efrain Antonio Coutiño Torres, médico veterinario, indica en su cuenta de Youtube que hay veces en las temporadas de frío en la que los humanos se quieren tapar la cabeza con la cobija y se salen los pies, y viceversa. De esta misma forma sucede en las finanzas de los negocios ganaderos porque muchos productores “no somos tan buenos para llevar nuestros números”. (Lea: ¿Sabe usted por qué fracasa un negocio ganadero?)

 

Es por esto, que el experto asegura que, desde su experiencia, existen algunas recomendaciones que los ganaderos deben anotar y aprender, para que la rentabilidad y las finanzas de su explotación sean las que espera.

 

“Tenemos diferentes grupos de animales en la finca y cada uno tiene una función especifica. Las vacas son la fabrica de terneros, las hembras que van naciendo son patrocinadas durante sus primeros dos o tres años de vida hasta que llegan al primer parto y se convierten en una fabrica de terneros”, detalla Coutiño Torres.

 

De acuerdo con el experto, el otro grupo son los machos que nacen y que son vendidos al destete o peso ideal, según prefiera cada ganadero en su finca. Estos animales van ayudando a que haya un flujo de dinero en el predio.

 

Lo ideal es que a todos los grupos los alimentáramos al 100% ya sea con pastoreo o estabulado, con sus vitaminas, desparasitaciones, vacunas, apoyo de concentrado y buenos pastos. Pero como dijimos antes, no siempre alcanza la cobija”, menciona Coutiño Torres.

 

 

 

 

Esta es la razón por la que el experto recomienda que se empiece a hacer la inversión en el grupo en el que más rápido pueda fluir el dinero, teniendo en cuenta que son dos grupos mencionados, los vientres y los machos.

 

Según Coutiño Torres, “si son para el kilo, los machos pueden estar 6 o 7 meses después de haber nacido con una buena inversión y la se empieza a tener la recuperación del dinero. Eso va ayudando a que el flujo de efectivo sea más corto y a invertir en las hembras, que con ellas la recuperación es a mediano y a largo plazo”. (Lea: Estos son los costos ocultos de la empresa ganadera)

 

Hay que tener en cuenta que en el negocio ganadero es muy difícil tener a los dos grupos alimentados al 100% como lo comenta el profesional, por eso existen muchos predios en donde no se quedan con los machos, sino que su negocio es producir la leche.

 

Dichos productores, “prefieren vender el macho muy barato al nacer para no tener el gasto o la inversión tan fuerte, sino que se las hacen a las hembras. Pero mi recomendación es hacerla a los machos y a las hembras llevarlas un poco con menos inversión por un tiempo, por lo que entre más rápido se vaya teniendo la recuperación con los machos, más se puede realizar la inversión en las hembras”, describe Coutiño Torres.

 

Esta posición no es la idea, como menciona el experto, pero la idea es que se haga por un tiempo hasta que el productor pueda lograr estabilizarse y aprender a manejar las finanzas de su negocio.

 

“Algo que se puede hacer es no quedarse con todas las hembras que nacen, sino que se debe hacer una selección al año de edad sobre las que mejor se están comportando y las que tienen mejor genética. Esas son las vacas con las que debe quedarse el productor, para así vender las demás. Esto ayuda a tener un flujo y poco a poco ir lograr el establecimiento de efectivo bueno y rentable para alimentar bien a todos los grupos”, concluye Coutiño Torres.