La importancia del monitoreo grupal en el ganado lechero

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Junio 2022
compartir
evaluar grupos de vacas lecheras en el hato
La importancia del monitoreo en el hato lechero contribuye a identificar problemas y tomar mejores decisiones. Foto: infortamboandina.co

La empresa Afimilk explicó la importancia del monitoreo de la salud digestiva en el hato lechero para identificar problemas y tomar mejores decisiones. Además de los factores que debe tener en cuenta, aprenda sobre cómo este enfoque le brindará mejores resultados.

 

La firma sostuvo que si bien el monitoreo individual de cada vaca tiene grandes ventajas, sobre todo en aspectos como la fertilidad, “existen situaciones en las que el monitoreo en grupo es igual de importante y más eficaz”.

 

Esto es especialmente cierto en hatos lecheros con cientos de vacas, donde la información grupal puede facilitar la tarea del ganadero. Por ejemplo, al recolectar datos sobre alimentación y rumia del grupo es más fácil detectar de forma temprana problemas de salud y nutrición.

 

De este modo, puede reaccionar más rápido para atender los problemas y tomar decisiones de forma productiva que conducirán a un establecimiento lechero más eficiente y productivo. (Lea: Si busca máximos de producción individual, el rendimiento por área cae)

 

 

Monitoreo del grupo para identificar los problemas de salud y nutrición

 

Las vacas en pastoreo pasan entre 8 y 10 horas al día comiendo y entre 7 y 8 rumiando. Las que son alimentadas con TMR pasan entre 3,5 y 5 horas al día comiendo e igual número de horas rumiando. Con monitoreo continuo de cada vaca se puede saber si están en el promedio o no.

 

De acuerdo con el artículo, cuando se utiliza un software de monitoreo de vacas, se pueden agregar datos y sacar promedios para mostrar cómo el rebaño o partes de este funciona como grupo. (Lea: La planeación es clave para hacer la reposición en el hato)

 

Si la vaca deja de comer, esto puede ser señal de un problema. Aunque puede tratarse de un mal día en una vaca, el software detecta patrones de conducta, y ahí es donde el monitoreo de vacas en grupo es eficaz. Usted puede mirar si el tiempo promedio de todo el grupo se ha disminuido por alguna de estas razones:

 

  • Contenido del alimento: En un sistema de TMR, la forma en que se mezclan los ingredientes puede afectar la capacidad de las vacas para digerir y rumiar. Una disminución de la rumia puede indicar un problema en la calidad de los ingredientes, las proporciones de los diferentes tipos de alimentos, o incluso si el producto final está picado demasiado fino o no lo suficiente.

 

  • Acceso al alimento: Si se alimenta a un grupo numeroso de vacas al mismo tiempo en una superficie reducida, es posible que las vacas no tengan un acceso equitativo. Las más agresivas llegarán primero y comerán más, mientras que las más tímidas se quedarán solo con los restos, lo que resulta en una disminución de la cantidad de alimento, reduciendo el tiempo de consumo y de rumia.

 

  • Cantidad de alimento: También es posible que las vacas estén comiendo menos porque simplemente no se les está dando suficiente alimento. Esto puede ocurrir si hay un cambio de horario y se las alimenta con menos frecuencia que antes. O si se suman más vacas a un grupo en particular, pero la cantidad de alimento proporcionado no se ajusta teniendo en cuenta este cambio.

 

  • Salud u otros problemas externos: Como la alimentación y la rumia son indicadores clave de la salud de las vacas, una disminución de cualquiera de estos en un grupo puede indicar un problema de salud a nivel general. El principal motivo es el estrés por calor, particularmente si ha habido un cambio repentino en el clima y un aumento de la temperatura.

 

Un informe de monitoreo de grupo le alertará si se detecta un cambio en el tiempo promedio de alimentación y rumia de cada grupo de vacas. Una vez que reciba una alerta, podrá investigar e intentar determinar dónde está el problema y así poder solucionarlo.

 

Si no dispone de este sistema, es posible que no detecte cambios sutiles en los patrones de alimentación y rumia en todo el rebaño. Si no se detecta una disminución de la rumia en el momento adecuado, la situación puede agravarse, ocasionando menor producción de leche o aparición de enfermedades graves.

 

La detección temprana de problemas suele ser la diferencia entre una solución rápida con un mínimo impacto y sufrir las consecuencias de un daño a largo plazo. (Lea: Cómo tener un buen hato de producción lechera en Colombia)

 

 

Sea proactivo y tome mejores decisiones

 

Si bien el monitoreo de grupo puede ser un salvavidas a la hora de detectar posibles problemas de bienestar, también puede utilizarse como complemento para la toma de decisiones diarias.

 

Como productor, usted está constantemente tomando decisiones que afectan su trabajo y la productividad de su establecimiento. Una herramienta que mida la alimentación y la rumia en el grupo hará que tome decisiones con base en información respaldada por datos.

 

Puede utilizar el monitoreo de grupo como un laboratorio de pruebas para comprobar el resultado de ciertas decisiones. Por ejemplo, si usted emplea una nueva mezcla de alimentos esperando un enorme aumento de la rumia y, por ende, vacas más saludables.

 

Usted lo puede hacer probando el alimento en un grupo de vacas mientras sigue alimentando a los otros grupos con su comida habitual. Los datos que obtenga de su sistema de monitoreo de vacas le mostrarán si el nuevo alimento es realmente lo que afirma ser.