Precio internacional de la leche en polvo se recupera en subasta de Fonterra

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Noviembre 2022
compartir
Imagen Fonterra
Los precios de la leche en la subasta de Fonterra mostraron un comportamiento al alza en la subasta de esta semana. Foto: Portal Lechero
Los precios y volúmenes internacionales de los productos lácteos subieron el martes de esta semana en la segunda subasta del Comercio Mundial de Productos Lácteos (GDT) de este mes de Fonterra.
 
 
La cooperativa lechera de Nueva Zelanda, que es propiedad de unos 10.500 agricultores, controla casi un tercio del comercio mundial de productos lácteos.
 
 
El índice de precios GDT subió un 2,4% desde la subasta del 1 de noviembre, con un precio de venta promedio de 3.623 dólares por tonelada. El índice ahora se sitúa en 1.095, un aumento en comparación con la cifra de 1.069 la última vez el 1 de noviembre, pero aún lejos del máximo de 1.593 el 1 de marzo de este año.
 
 
Un total de 28.980 toneladas de productos lácteos se vendieron en la última subasta, un 0,4 % más que la venta anterior, dijo la plataforma de subastas en su sitio web.
 
 
Seis productos se ofrecieron en el evento comercial de ese día con tres registrando aumentos en sus respectivos subíndices y tres viendo disminuciones. (Lea: Precios internacionales de la leche comienzan octubre a la baja)
 
 
La leche desnatada en polvo y la leche entera en polvo experimentaron aumentos del 3,1 %, para precios promedio de US$3.057 y US$3.397 por tonelada, respectivamente. Entre tanto, la grasa láctea anhidra (AMF) experimentó un aumento del 2,7 % a US$5.711 la tonelada.
 
 
Entre los productos que vieron sus subíndices ir en la dirección opuesta, la lactosa experimentó la mayor disminución, cayendo 4,6 % a US$1.236/tonelada; el cheddar retrocedió 1,3 % hasta los US$4.746 la tonelada, mientras que la mantequilla experimentó un ligero descenso del 0,8 % hasta US$4.829/tonelada.
 
 
La leche entera en polvo cotizó a US$ 3.397/tonelada, lo que representó un aumento de 3,6 % respecto a la subasta anterior, con un volumen de 12.957 toneladas lo que implica un 4,6 % menos que la subasta anterior y un 25,3 % menos respecto a la segunda subasta de noviembre de 2021 (un año atrás).
 
 
El volumen de participación del Norte de Asia (40,1 %), sigue muy por debajo del promedio de los últimos 4 años, cuando participó del 51,8 % con un máximo del 77,5 %.
 
 
China, el principal importador mundial de lácteos mostró una baja interanual de 20 % en los volúmenes que compró hasta septiembre de 2022 (2,3 millones de toneladas) y es la primera caída en cinco años, según publicó DairyNews.
 
 
Si bien el gigante asiático sigue aumentando su producción de leche, en la medida que crece el rodeo y se fortalecen los megatambos, precisa seguir importando porque está lejos de ser autosuficiente. Las restricciones del gobierno de China, en el marco de su política Covid-19 cero, echaron abajo la demanda por el confinamiento. (Lea: China también redujo las Importaciones de productos lácteos en agosto)
 
 
Esto ha llevado a que la leche y la crema experimenten finalmente la mayor disminución interanual en términos de volumen, con más de 200.000 toneladas menos de productos importados, según DairyNews. Un efecto colateral de este aumento de la producción y la disminución de la demanda de productos frescos es que se espera que los procesadores nacionales aumenten la producción de leche en polvo entera para limitar las pérdidas, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).
 
 
Las importaciones de este producto cayeron 17 % comparado con un año atrás y las de leche en polvo descremada bajaron 24 %. En China ambos productos son intercambiables como ingredientes alimentarios, por lo que es probable que el consumo de leche en polvo descremada importada sea menor en 2022 debido a mayores existencias y producción de leche en polvo local.
 
 
Según el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), luego de las importantes alzas de precios de la leche en polvo entera en el mercado internacional en los años 2013 y 2014, vinieron seis años de precios bajos, alrededor de US$3.000 la tonelada de promedio.
 
 
Pasado el primer trimestre de 2020 se comienzan a dar aumentos importantes con un pico en marzo de 2021 de US$4.224/tonelada, luego una baja en los siguientes seis meses y una nueva recuperación llegando al valor máximo de los últimos 8 años que se dio en marzo de 2022 con US$4.677/ton. Desde ese último mes se producen bajas de precio muy importantes, acumulando casi un 30 % de caída, que se revierte en la subasta de esta semana con una mejora del 3,6 % respecto a la anterior.
 
 
El valor promedio de los últimos 12 meses alcanza los US$3.941/ton., uno de los mayores luego del año 2013 (US$4.677). El valor se mantiene atractivo para los exportadores, ya que se ubica dentro de la media histórica que está en torno a los US$3.260/ton. en la serie de 14 años y en US$3.091/ton en la serie de los últimos 7 años.
 
 
“Para Argentina este último valor de US$3.397/ton., determinaría (de concretarse en nuestras exportaciones), un poder de compra de $48/litro de leche, con un precio actual estimado al productor para noviembre en torno a los $62/lt., todo ello debido al retraso cambiario, la vigencia de derechos de exportación y reducción de reintegros de impuestos internos. Si se eliminaran los DEx y se retomara el valor de reintegros, con este precio de la LPE el poder de compra se ubicaría en $ 56/litro de leche, con lo cual se evidencia la necesidad de corregir esta distorsión que afecta a la cadena en su conjunto y restringe el destino de exportación, la cual es necesaria pero no suficiente debido al retraso cambiario existente (debería mejorarse un 12% el tipo de cambió para dar un poder de compra de $ 62/lt.). De continuar esta situación, se puede dar una baja en los precios corrientes al productor (ya que hace un buen tiempo que hay una baja en los valores constantes), con el consecuente resultado negativo para el sector primario, y sus efectos en la producción, y además de importantes pérdidas en el sector industrial, con lo cual afectaría al negocio lechero en su conjunto”. (Lea: Demanda de lácteos por parte de China caerá en 2022)

 

Otros mercados

 
Entre tanto, en otros mercados la situación fue distinta, tal como lo muestra el portal clal.it donde se muestra que los precios siguen con tendencia a la baja.
 
 
Por ejemplo, para Oceanía se pasó de un promedio de US$3.350 a US$3.225 para una disminución de 3,7 %.
 
 
Mientras tanto, en el promedio de Europa la más reciente cotización fue de US$4.300 la tonelada cuando en la anterior estaba en US$4.550/tonelada, lo cual representa una reducción de 5,5 %.
 
 
Para el caso del mercado de Estados Unidos se aprecia una mayor estabilidad ya que el precio se mantiene constante en US$5.181 por tonelada.
 
 
A su vez, en el promedio del mercado de Suramérica se tiene una caída en el precio de 3,03 % al pasar de US$3.850/tonelada a US$3.800.