9 pilares para criar terneros saludables

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Septiembre 2015
compartir
crianza de terneros
La crianza de las crías bovinas condiciona el futuro de hembras y machos. Foto: www.taringa.net.
Expertos en salud animal hablan de la estrategias para crías terneros saludables, animales que se convertirán en hembras y machos con un alto nivel productivo y reproductivo.
 
Ernesto González Cely, profesional de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, consideró que los padres de las crías, hembra y macho, se escogen por su alto rendimiento reproductivo y productivo para dichas condiciones se reflejen en sus hijos.
 
Después de eso se inicia una labor minuciosa de alimentación de vacas preñadas y posterior de crías recién nacidas, en crecimiento y destetadas, ya sean de carne o leche. (Lea: 5 consejos para hacer corrales resistentes para el ganado)
 
Esteban de Jesús García Camargo, profesional en Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, anotó que junto con la alimentación, se incluyen prácticas sanitarias y de manejo con las que se obtendrán reses que generen ingresos económicas para el dueño del predio ganadero.
 
Los 9 pilares:
 
1. Las vacas preñadas comen raciones de pastos y suplementos diferentes a las novillas o reses secas. Para cumplir con esta función, afirmó García Camargo, las hembras que van a parir se ubican en corrales distintos al resto del hato. Al momento de parto la vaca se acomoda en una cama de paja para que el procedimiento se dé satisfactoriamente. Ella permanece alejada de perros u otras especies que pudieran interferir en el nacimiento de la cría.
 
2.Tras el nacimiento de la cría se desinfecta su ombligo. González explicó que la curación se hace con un antiséptico para evitar el ingreso de patógenos que enfermen a la cría. (Lea: 9 enfermedades respiratorias que afectan al ganado bovino)
 
3. El suministro del calostro se da a la par con la desinfección de ombligo. Las crías, apenas nacen, reciben este alimento directamente de la ubre de la madre o se suministra de bancos de calostro que se conserven en refrigeración, si se duda de la calidad del alimento que proporciona la vaca madre.
 
“El calostro protegerá a las cría durante los 3 primeros meses de vida de enfermedades”, recalcó González Cely. Para García Camargo, este alimento es vital las 12 primeras horas de vida del ternero, por lo que no es opcional darlo o aplazar su suministro. En él se depositan todos los valores nutricionales que generen defensas a los terneros. 
 
3. El suministro de leche pasteurizada comienza a las 24 horas de vida de la cría.  En promedio se darán entre 4 y 5 litros diarios que se pueden dividir, según González Cely, en 2.5 litros en la mañana y el resto en la tarde. Esto se hace durante los 4 primeros meses.
 
4. La leche pasteurizada se proporciona en baldes o teteros. La segunda alternativa ha sido más recomendada porque se asemeja al pezón de la ubre y el animal sentirá más motivación de succionar. De igual forma, la cría que bebe de un chupón con un agujero pequeño produce más saliva, lo que la ayudará a desarrollar su rumen.
 
Esteban de Jesús dijo que varias de las enfermedades que padecen las crías, entre esas las diarreas, se presentan por falta de higiene. “Todo lo que se use, balde o biberón, se desinfecta todos los días”. Tampoco se puede olvidar el uso de agua potable si se escoge dar leche en polvo a los terneros. (Lea: Nacimiento de terneros se planea según régimen de lluvias de la finca
 
5. Los terneros a los 2 meses de vida, mientras consumen leche pasteurizada, comienzan a recibir suplementos. Pastos, henos, granos y agua potable los ayudarán a desarrollar su sistema digestivo hasta convertirse completamente en rumiantes.
 
“Es importante que se piense que son animales hemográstictos que pasan a ser poligástricos. Cuando comen heno se convierten y desarrollan el rumen", comentó Ernesto González. 
 
6. Durante todo este periodo de tiempo los terneros permanecen alejados del resto de bovinos. Algunos estarán bajo el sistema de estaca y otros en corrales.
 
7. A los 4 meses de vida todo ternero recibe la vacuna contra la brucelosis bovina. La enfermedad es de control oficial. El Fondo Nacional del Ganado, FNG, comprometido con el estatus sanitario del país, distribuye las dosis gratuitas todos los años.
 
8.  La vacunación contra otras patologías es una medida de prevención. Por ejemplo, los ganaderos optan por inmunizar sus terneros contra la diarrea viral bovina, lestospira y parainfluenza 3.
 
9. A los 6 meses de vida inicia la fase de vida como ternera en crecimiento. A esta edad tampoco se debe descuidar la nutrición de los animales, pero si no presentaron enfermedades durante este periodo, se garantizará un levante exitoso y se obtendrán futuras vacas reproductoras y lactantes o machos de ceba ejemplares.