ganaderia medio ambiente
Foto: nature.org

Cargando...

Acciones que hacen a la ganadería compatible con el ambiente

Por - 13 de Abril 2022

El uso racional de los recursos, la limitación de las emisiones a la atmósfera, la merma en la producción de residuos sólidos y de la producción de efluentes líquidos son algunas de las estrategias que se implementan en ganadería para hacerla más compatible con el ambiente.


El uso racional de los recursos, la limitación de las emisiones a la atmósfera, la merma en la producción de residuos sólidos y de la producción de efluentes líquidos son algunas de las estrategias que se implementan en ganadería para hacerla más compatible con el ambiente.

De acuerdo con Claudia Rodríguez, el buen uso de los residuos ganaderos y su adecuada redistribución implica que los únicos excedentes que se consideran como residuos son los que no se pueden reciclar en el ciclo normal de fertilización orgánica de la tierra.

En un artículo sobre residuos ganaderos elaborado con base en los Cursos de Introducción a la Producción Animal de la Universidad Nacional de Río Cuarto, detalló algunas estrategias compatibles con el medio ambiente, comenzando por el uso racional de los insumos.

Esto incluye el “suelo, agua, energía, fertilizantes y fitosanitarios, recursos genéticos o ganaderos, que no dejan de formar parte del concepto de biodiversidad”. (Lea: “La sostenibilidad no es una meta sino un camino”: experto en ganadería sostenible)

La autora propuso que dentro de los sistemas en su conjunto se deben considerar los siguientes conceptos o acciones alineadas con la preservación del medio ambiente:

Conservar el suelo como recurso agrario básico

Se debe hacer hincapié en la conservación en sus diversas formas y prácticas, la selección y rotación de cultivos, el aprovechamiento más adecuado de cada situación, el manejo de los residuos de cosecha y la eliminación de prácticas inadecuadas como la quema de rastrojos.

Usar el agua de forma eficiente

El agua es otro de los insumos básicos y tradicionales de los agroecosistemas, cuya escasez se deja sentir a medida que crece el consumo y otras actividades con el riego. Se debe disminuir su consumo, administrar el recurso, mejorar la calidad, reducir la contaminación y utilizar fuentes alternativas de suministro.

A estos objetivos se suman prácticas relativas a la mejora de los sistemas de riego, a la reutilización de aguas residuales debidamente tratadas y a la introducción de cultivos y sistemas de cultivos menos exigentes en recursos hídricos.

Optimizar el uso de la energía

Las complejas operaciones que requieren las actividades agrarias (laboreo, recolección, producción de carne, leche, etc.) consumen recursos energéticos en cantidades importantes. (Lea: Una ganadería ecológica y amigable con el ambiente, la apuesta de Antioquia)

Esta situación se resuelve produciendo y utilizando energías a partir de recursos renovables como la eólica y la solar, así como aplicando prácticas que incluyen reducir el consumo de combustible en la maquinaria y en las labores de recolección, transporte, almacenaje y acondicionamiento.

Adoptar sistemas de cultivo ambientalmente integrados

En la actualidad existen sistemas agrícolas que utilizan un conjunto coherente de tecnologías basadas en una sensibilidad y preocupación por el ambiente. Tales sistemas corresponden a la agricultura y/o ganadería alternativas, agricultura ecológica, agricultura biológica, etc.

Reducir la contaminación de origen agrario

La emisión de contaminación por las prácticas agrícolas presenta un problema anexo por su carácter difuso y consiguientes dificultades de control. La contaminación de origen agrario es un proceso que se inicia con la emisión, se difunde a través de los vectores ambientales como agua, aire y suelo, y acaba afectando a los seres vivos.

Limitar las emisiones a la atmósfera

Se refieren al polvo producido por las labores agrarias, al arrastre de pesticidas, herbicidas y fertilizantes por el viento durante los tratamientos, a los escapes de compuestos de nitrógeno que intervienen en el complejo fenómeno de las lluvias ácidas, etc. A ello hay que sumar los olores asociados sobre todo a las actividades ganaderas pero también a las agrícolas.

Reducir la producción de residuos sólidos

Respecto a estos, primero se los trató de forma tal que no ocasionen problemas al medio ambiente, después se puso el énfasis en la reutilización y reciclado y actualmente el enfoque predominante es la minimización y en lo posible, la producción nula de residuos.

Minimizar la producción de efluentes líquidos

Se debe minimizar la producción y controlar la contaminación agraria difusa, mediante prácticas incluidas en el bloque correspondiente a fertilizantes y productos fitosanitarios, y otras relativas al almacenamiento y manejo de residuos ganaderos.

Las más vistas