Bajar la carga, solución simple y eficiente para afrontar el verano

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Mayo 2015
compartir
Bajar la carga animal en ganadería
Lo ideal es dejar por hectárea a 1,8 reses en verano y aumentar a 3 en invierno. Foto: Jorge García.
Disminuir la cantidad de animales mediante sacrificio o traslado a otras regiones es una alternativa que permite que la economía y productividad del predio no se afecten cuando la temperatura aumenta. 
 
Muchas veces los ganaderos se preguntan de qué forma pueden realizar manejos más eficientes y simples cuando se presentan fuertes temporadas de verano en sus explotaciones. De acuerdo con 2 expertos, una de las estrategias más eficaces consiste en bajar las cargas, o disminuir los animales, cuando la temperatura aumente.
 
Según sostuvo Leonardo De Las Salas, coordinador en Córdoba de la Unidad Regional de Desarrollo Ganadero, URDG, del Fondo Nacional el Ganado, FNG, el productor dedicado a la ceba es eficiente cuando conoce la cantidad de alimento que tiene disponible para su hato durante todo el año, ya sea invierno o verano. (Lea: Las 7 claves para hacer repoblamiento bovino)
 
El ganadero eficaz conoce la variabilidad del clima que llegará a su zona y esto no deberá ser una sorpresa, porque es precavido. Asimismo debe saber cuál es la capacidad de carga en el predio porque no se trata de cargar por cargar sino de conocer cuántas reses se pueden tener y sin dejar de ser productivos”, explicó De las Salas.
 
En la misma línea, Jorge Humberto García, director del programa Ganadería Productiva y Más Limpia, informó que para los programas de ceba en ganadería bovina, en los momentos de verano, lo ideal es bajar las cargas que se tienen en la finca. (Lea: Suplementación del ganado en veranos extremos)
 
Para los casos de bajar las cargas y hacer un despaje, es elemental salir de los animales más grandes y dejar un grupo de los menores a los cuales se les cubra la necesidad alimentaria con la menor cantidad de pastos que tenemos”, argumentó García.
 
De igual forma, el experto en alimentación bovina manifestó que lo más importante es analizar que si no se bajan las cargas del predio, los animales podrán ganar menos kilos y la dinámica económica de la explotación se verá afectada. (Lea: Ganaderos de Santander toman medidas a causa de la sequía)
 
Esta situación es peor que vender las reses con precios menores. Además, si no se disminuyen las cargas se puede tener otro problema: se elevará el costo de hacer mal manejo de las pasturas por causa del sobrepastoreo”, ultimó Jorge Humberto García.
 
La cantidad de bovinos que se deben tener por hectárea varía según la zona, tipo de explotación ganadera y disponibilidad de comida. Lo ideal, según los conocedores del tema, es dejar por hectárea a 1,8 reses en verano y aumentar a 3 en invierno.