¿Cae usted en estos 4 errores reproductivos en su finca?

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Febrero 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, gaandería colombiana, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, errores reproductivos, reproducción vaca, vaca, destete vaca, reproductividad vaca, nutrición vaca, condiciones ambientales, Genética, ganaderos, ganaderos colombia
El desconocimiento ambiental y de genética es uno de los errores más frecuentes en temas reproductivos. Foto: ventadeganado.com

En los hatos ganaderos es frecuente que se cometan errores o se normalice algunas acciones poco recomendadas, relacionadas con la reproductividad de los animales. Conozca cuáles son los más usuales.

 

Muchas veces, en las explotaciones ganaderas no se tienen en cuenta ciertos factores reproductivos, por lo cual se llegan a generar varios factores que impiden el crecimiento de la finca, especialmente enfocado en el tema reproductivo. En CONtexto ganadero consultamos un experto en reproducción que explicó los 4 errores más frecuentes que se cometen en los hatos.

 

Ricardo Camacho, médico veterinario, zootecnista y magíster en salud y producción animal con énfasis en genética, indica que existen infinidad de errores, pero que solo va a nombrar los más realizados. (Lea: Los 9 errores que cometen los ganaderos en sus predios)

 

 

  1. Desconocimiento parte ambiental

 

En cuanto a la parte reproductiva, uno de tantos inconvenientes que se vienen presentando hoy en día es el mal manejo de los partos, pues según este experto, “las personas no están haciendo una planificación y no saben en qué época se deben obtener los alumbramientos, muchas veces no se están planificando los partos teniendo en cuenta la parte del clima, ni cuáles son los factores ambientales y nutricionales que van a favorecer al animal”.

 

Por lo tanto, Camacho considera que la solución es hacer una evaluación ambiental de la finca, así como un análisis de cuáles son las mejores condiciones nutricionales y ambientales que tiene la finca para poner a parir esas vacas.

 

 

  1. Destete

 

En palabras de Camacho, “otro de los inconvenientes que estamos viendo es que se está manejando un concepto en donde los animales no se vuelven a preñar sino hasta después del destete y eso es falso, pues los bovinos deben estar preñándose antes de generar este periodo”.

 

Generalmente se está hablando que un mes de una vaca abierta oscila entre $100.000 y 135.000, es decir que hay un periodo de 7 u 8 meses en el que el ternero está con la vaca de acuerdo al tipo de producción, entonces al no estar la vaca preñada, hay que ver cuánto está perdiendo el ganadero. (Lea: El destete en ganado de leche y de carne, dos prácticas opuestas)

 

 

  1. Desconocimiento de la genética

 

Para este experto, otro de los errores es que no se está evaluando la genética de los animales, pues si dentro de la finca el productor tiene algunas razas que no dan los mejores resultados reproductivos, se está generando un detrimento de la reproducción en el hato.

 

Por lo tanto, se debe tener en cuenta la genética para mejorar la producción, porque en muchos casos el productor se olvida de la reproducción, exceptuando que todo es un equilibrio.

 

Además “la rusticidad no es igual que la adaptación, donde esta última está relacionada con la reproducción y si el animal no lo hace, no se encuentra adaptado. Puede que sea tolerante al medio, pero si no se reproduce no se puede decir que es un animal adaptado. Por lo tanto, hay que seleccionar razas adaptadas, no solo las rusticas”, explica Camacho.

 

 

  1. Nutrición

 

En este punto, el productor no tiene en cuenta el triángulo de la reproducción, en el que se debe tener muy buena proteína, energía y minerales, pues si no se tiene del primero el animal no va a poder producir las hormonas que desencadenan el ciclo estral.

 

Si no se tiene buena energía, el animal tampoco va a tener algunas hormonas como las esteroideas para que se presenten los celos y si los minerales están deficientes, los bovinos no van a tener la carga eléctrica para generar los celos”, precisa Camacho. (Lea: Manejo reproductivo y sanitario del toro, clave en la fertilidad)