Cómo saber si el calor de la vaca es viable o no

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Julio 2019
compartir
calor de la vaca, celo de la vaca, flujo vaginal de la vaca, moco vaginal de la vaca, Reproducción Bovina, fertilización bovina
Cuando una vaca está en calor o en celo expulsa a través de la vagina y de manera natural una buena cantidad de flujo o moco trasparente y brillante. Foto: zoovetesmipasion.com

Una de las formas de identificar si la vaca entró en calor, es si se observa salir de la vagina un flujo o moco viscoso que puede ir acompañado de tumefacción vulvar, es importante analizar esta sustancia ya que su color puede indicar si el calor es apto o no.

 

Cuando una vaca está en calor o en celo expulsa a través de la vagina y de manera natural una buena cantidad de flujo o moco trasparente y brillante, que se puede comparar con el aspecto de la clara del huevo.

 

Una vaca en buenas condiciones corporales y reproductivas puede eliminar entre 200 a 250 centímetros cúbicos de moco o flujo vaginal mientras se encuentra en celo. Lea: Observe estos signos para detectar el celo en bovinos)

 

De acuerdo con Ernesto González, médico veterinario, el flujo es una sustancia o un moco que las vacas eliminan vía vaginal cuando están en calor y cuando se les realiza la palpación rectal

 

El experto indicó que es de vital importancia mostrar interés por el estado de salud de los animales, analizar el color de este flujo, prevenir una infección de cualquier enfermedad y en caso de observar secreciones extrañas, consultar con un profesional en la materia.

 

En ese sentido González explicó que ese flujo debe ser de color transparente, traslucido, sin turbidez, esta apariencia sugiera que la vaca se encuentra en una buena condición corporal y lista para la reproducción o fertilización.

 

Por otro lado indicó que en el momento que se presenta una pérdida de consistencia, densidad y brillo en el flujo durante el calor, esto indica que hay alguna complicación sanitaria en el animal. (Lea: Fallas y aciertos de los ganaderos a la hora de detectar los celos bovinos)

 

"Si el flujo es turbio o purulento, es mejor no realizar ninguna técnica de inseminación porque la vaca no va estar apta para lograr una gestación", comentó.

 

El cambio en el color del flujo puede tener diferentes razones, entre ellas, que hayan quedado líquidos que pueden generar contaminaciones en la matriz y de no prestar atención a estas anomalías, es cuando se producen enfermedades como la endometritis, la salpingitis, entre otros.

 

Cuando inicia el periodo del celo, el flujo tiende a ser un poco líquido y luego hacia el final de esta etapa se torna un poco más pegajoso. Esta sustancia viene de las glándulas mucosas del cérvix uterino de la vaca.

 

Cuando la vaca está sobre sus cuatro patas, el flujo se almacena en su vagina, pero en el momento en el que el animal realiza algún movimiento brusco o hace fuerza, la sustancia sale de la vulva y en algunos casos se enreda en su cola, es ahí cuando puede ser detectado por el profesional o encargado de los animales. (Lea: Pastos y metabolismo, relación eficiente para la reproducción)