Con el invierno llegan las lluvias, pero también parásitos e insectos

Por: 
CONtexto Ganadero
21 de Octubre 2016
compartir
plagas, insectos, insectos en inviernos, parásitos en invierno, parásitos que afectan al ganado, insectos que afectan al ganado bovino, parásitos gastrointestinales en bovinos, coccidia en bovinos, fasciola en bovinos, caracol gigante africano, mosca de establo, ganadería, ganadería colombia, contexto ganadero
Caracol africano, coccidia, fasciola o la mosca de establo, son algunos de los insectos que pueden aparecer por cuenta de las lluvias. Foto: cronicadelquindio.com / laboratoriosprovet.com / perulactea.com / novagrocr.com.
En varias regiones del país celebran el inicio de la temporada invernal, época que venía siendo esperada por el sector ganadero ante el prolongado fenómeno de El Niño. Sin embargo, con el regreso de las precipitaciones también es factible que aparezcan animales que pueden poner en riesgo la salud de su hato.
 
Los parásitos y algunos insectos ven en las lluvias un ambiente favorable para afectar la producción ganadera. Especies como el caracol y las moscas encuentran en las precipitaciones el ambiente ideal para mezclarse en la población bovina. (Lea: Lluvias irregulares en el Caribe terminan afectando al sector)
 
Francisco Peña, PhD en ganadería de leche, aseguró que las precipitaciones constantes facilitan la aparición de parásitos gastrointestinales, siendo las explotaciones de clima cálido las más sensibles a esta clase de males. Agregó que en esas regiones es usual encontrar brotes de coccidia, el equivalente a las amebas que sufren los seres humanos.
 
Esa enfermedad causa una diarrea severa que de no tratarse a tiempo puede llegar a ser mortal, especialmente en los terneros, razón por la que requiere se le preste especial atención.
 
En clima frío aumentan los problemas de fasciola, que es un parásito del hígado el cual proviene de un caracol. A eso se le suma la presencia de gusanos, las tenias y las moscas que con la lluvia encuentran un ambiente favorable para crecer y multiplicarse”, argumentó el experto. (Lea: Esta es la forma de cuidar la salud del hato en temporadas invernales)
 
Por su parte, Sebastián Mejía Flórez, médico veterinario y zootecnista del grupo de Flora y Fauna de la Corporación Autónoma Regional para la defensa de la meseta de Bucaramanga, CDMB, aseguró que el clima húmedo es una de las principales razones para que se presente la aparición del caracol africano gigante, ya que al estar compuesto en su mayoría de agua, buscan ambientes que cumplan esas características.
 
Los perjuicios del Achatina Fulica son causados por la baba que suelta, la cual transmite parásitos que pueden afectar el sistema digestivo de los seres humanos y bovinos.
 
“Ellos se esconden durante el lapso de tiempo que haya sol porque la luminosidad los deshidrata, por lo que es frecuente verlos en las madrugadas o a altas horas de la noche. Por esa razón es que las lluvia favorece su proliferación”, explicó Mejía Flórez. (Lea: Organismos benéficos para el manejo de las plagas)
 
La mosca de establo es otro insecto que aparece con las lluvias, el cual se encuentra alrededor de los sitios de ordeño. En comparación con la mosca de los cuernos se desarrolla en espacios más abiertos. Sin embargo, mientras que la primera se reproduce en cualquier tipo de materia orgánica, la segunda solo se cría en materia fecal bovina.
 
Antonio Betancourt, médico veterinario y zootecnista, señaló que los métodos de control de ambas especies difieren en algunos aspectos, aunque fue claro en que lo primero que se debe hacer es desechar los residuos de las heces en criaderos y pesebreras.
 
“Unido a ello está el control con insecticidas, aunque esta es una de las herramientas. Lo otro es hacer unas trampas con un plástico blanco número 4 unidos por 2 palos, que se pintan con un pegante para atrapar las moscas”, dijo. (Lea: Gusanos perjudican pasturas ganaderas en Santander)
 

Acudir a un médico veterinario que ayude a tomar las medidas pertinentes es otra de la recomendaciones de los expertos para mitigar la presencia de los parásitos e insectos, así como contrarrestar la posibilidad de enfermedades que pongan en riesgo a los semovientes.