¿Conoce usted cómo es el proceso del periodo de secado de la ubre?

Por: 
CONtexto ganadero
24 de Septiembre 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, secado de la ubre, proceso de secado de la ubre, consecuencias del mal secado de la ubre, periodo del secado de la ubre, fases del secado de la ubre, mastitis, riesgos de mastitis
Durante el periodo del secado, la involución activa es uno de los momentos más importantes. Foto: ganaderia.com

El proceso de lactancia del animal es un factor común en las actividades cotidianas de las empresas ganaderas, razón por la que hay que realizar un buen secado para evitar los problemas que acarrea la mastitis.

 

El proceso de secado de la ubre busca descansar la glándula mamaria de la vaca durante un periodo de tiempo, de tal forma que esta recupere y se prepare para producir leche en cantidad y calidad. CONtexto ganadero le explica qué es lo que sucede durante el periodo de secado, siendo este un elemento importante en la presentación de enfermedades como la mastitis. (Lea: La importancia de secar bien las ubres para prevenir mastitis)

 

Marcos Veiga, profesor de la universidad de Sao Paulo en Brasil e investigador en el área de control de mastitis y calidad de la leche, expone que el periodo de secado de la ubre es determinante en el desarrollo de la vaca y en sus aportes en la productividad y rentabilidad.

 

“En términos generales, el proceso de secado de la ubre se basa en 4 momentos”, expone Veiga. Pero para eso, el experto describe que antes de las fases, es importante que los productores conozcan la importancia del descanso de la glándula mamaria.

 

En palabras de Veiga, “esta es una necesidad para que la vaca en la próxima lactancia tenga una optimización de leche, especialmente relación con la salud de la ubre, de los cascos y en el metabolismo de la hembra”, añade.

 

El tiempo ideal de descanso de la vaca es de 45 a 60 días, siendo este último el periodo más convencional durante el proceso de secado.

 

De acuerdo a Veiga, “cuando no hay un periodo mínimo de secado se puede presentar una disminución de producción de 20 hasta 30% en la próxima lactación, según relatan algunos estudios. Esto lo que quiere decir es que para la vaca lechera, tener un periodo de descanso es una necesidad”, asegura.

 

  1. Lactancia: La duración de la lactancia en la vaca lechera es en promedio de 3 meses, es decir unos 300 días.

 

“Por lo que al terminar la lactancia, cuando hay interrupción del ordeño la vaca empieza a presentar otros comportamientos que desarrollarán otras fases”, detalla el experto brasilero. (Lea: Secado de la ubre, tema clave durante escuela de ordeño)

 

  1. Involución activa: Esta es la primera fase del periodo seco que “tiene una duración aproximada de dos o tres semanas”, sostiene Veiga.

 

En este periodo la producción de la leche permanece activa por dos a tres días de los factores hormonales que estimulan la producción de la leche, por lo que hay un incremento de la presión interna de la ubre pero con la inhibición de la prolactina después de tres días hay una interrupción en la producción del lácteo.

 

“Esta presión se convierte en un malestar para la vaca, teniendo en cuenta que corre el riesgo de presentar goteo de leche en los pezones, lo que puede ser generados de mastitis”, asevera Veiga.

 

Después del cuarto día del periodo seco, toda la secreción de la vaca es absorbida hasta después de 14 días.

 

  1. Involución completa: Hace referencia al momento en que el secado se ha completado y no hay leche en la glándula mamaria, razón por la que su tiempo es variable. (Lea: Conozca las formas de hacer el proceso de secado de la ubre)

 

  1. Inicio lactancia: “Antes del próximo parto se presenta el inicio de la lactancia, tiempo en que la vaca empieza la producción del calostro”, menciona Veiga.

 

Esta es una fase que tiene una duración de 14 a 21 días, por lo que durante este periodo hay generación de células secretoras. Además hay acumulación del calostro que tiene una alta concentración de anticuerpos.

 

“Uno de los puntos principales es que en el periodo del inicio de la lactancia y en el de transición, hay un alto riesgo de presentación de mastitis por dos razones: la primera es porque el sistema inmune de la vaca no está totalmente capacitado para atender a las infecciones que pueden ocurrir y la segunda es porque hay una disminución del consumo de alimento”, concluye Veiga.