Conozca cómo se presentaron casos de neumonía en bovinos en clima frío y cálido

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Septiembre 2021
compartir
Neumonía en bovinos, neumonía bovina, neumonía ganado, neumonía ganado bovino Colombia, neumonía vacas, Complejo Respiratorio Bovino, casos de neumonía en ganado vacuno en Colombia, neumonía vacunos, ganado bovino, ganadería bovina, carne, leche, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
La neumonía en bovinos es causada por distintos agentes pero es la enfermedad más común tanto en ganado de carne como de leche. Foto: infocampo.com.ar

La neumonía es la principal complicación del Complejo Respiratorio Bovino (CRB). Existen distintos tipos de neumonía según el agente que la causa. En Colombia se han adelantado estudios sobre la presencia de esta enfermedad tanto en ganaderías de clima cálido como de clima frío.

 

De acuerdo con el portal de la firma Virbac, la neumonía es la enfermedad más común en bovinos tanto de carne como de leche, dada la predisposición de especie que tienen, las condiciones ambientales y de manejo que favorecen su desarrollo.

 

Es un proceso dinámico que avanza de acuerdo al agente causal y las condiciones del sistema inmune. Los signos clínicos dependen de la fase en que se encuentra pero en forma general se observa: (Lea: Tenga cuidado con los animales persistentemente infectados de su hato)

 

  1. Secreción nasal serosa, hialina o catarral, ojos llorosos
  2. Aumento de temperatura y cambio de comportamiento.
  3. Signos respiratorios: taquipnea, polipnea y disnea.
  4. Pérdida de peso por reducción del consumo de alimento.
  5. Animales flacos, peludos y postrados.

 

La neumonía se caracteriza por provocar dificultad para respirar y lesiones irreversibles en el pulmón que se hacen crónicas y hacen que el animal sea improductivo. Esto se debe a que entre comer y respirar, prefiere intentar respirar, por las limitaciones en su capacidad respiratoria.

 

Un estudio realizado en la finca La Perla en Santa Rosa de Osos (Antioquia) reveló que el problema de neumonía bovina se viene presentando en el predio desde hace varios años y no ha podido ser controlado a pesar de los tratamientos implementados.

 

El estudio analizó las necropsias realizadas a nueve bovinos entre 2 y 10 meses de edad, encontrando que todos murieron por neumonía bacteriana crónica. (Lea: Enfermedades infecciosas de los bovinos que se pueden incrementar por la ola invernal)

 

Otro trabajo se centró en el reporte de una hembra bovina de aproximadamente 2 meses de edad, con condición corporal baja, deshidratada, deprimida, y con anorexia y disnea por varios días. Tras la auscultación en ambos pulmones se determinó un daño severo.

 

A pesar de los tratamientos, la enfermedad pasó a un pronóstico muy bajo, por lo cual se le practicó la eutanasia y la respectiva necropsia. El hallazgo fue una neumonía en terneros causada por Mycoplasma bovis, una patología no tan común en Colombia.

 

El estudio resaltó “el alto impacto económico que se genera en una granja dedicada a la producción, cría y venta de bovinos” por la propagación de este agente en un hato. (Lea: Buenas prácticas para el control y prevención de la neumonía enzoótica)

 

Finalmente, un estudio realizado en cuatro fincas de Montería (Córdoba) encontró que las infecciones por agentes virales relacionados con CRB como rinotraqueitis infecciosa bovina (RIB), diarrea viral bovina (DVB) o virus respiratorio sincitial bovino (VRSB) circulan activamente entre los animales estudiados.

 

Entre los hallazgos histopatológicos, encontraron que las neumonías predominantes fueron las exudativas y que de esas, la neumonía intersticial fibrinosa fue la más común. Los agentes virales se detectaron “en terneros recién nacidos con manifestaciones neumónicas y que no habían ingerido calostro”.

 

Para prevenir la neumonía, se debe procurar tener buenas instalaciones con una adecuada ventilación y aseo diario para mejorar el bienestar animal, así como implementar medidas de bioseguridad con el fin de bajar la carga microbiológica ambiental.