Tenga cuidado con los animales persistentemente infectados de su hato

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Agosto 2021
compartir
Blindagán, Vecol, vecol Colombia, productos Vecol, ganadería Vecol, Blindagán ganadería, IBR, Rinotraqueítis Infecciosa Bovina, DVB, Diarrea Viral Bovina, Parinfluenza tipo 3, PI3, Virus Respiratorio Sincitial Bovino, VRSB, Leptospira, Campylobacter, ganado bovino, ganadería bovina, carne, leche, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Vecol ha desarrollado la vacuna Blindagán indicada para la inmunización de bovinos contra problemas reproductivos ocasionados por distintos virus y bacterias. Foto: Cortesía

En Colombia hay enfermedades sin control oficial que pueden afectar gravemente a nuestro ganado. Algunas como IBR, DVB, PI3 o VRSB reciben atención, pero muchas veces pasan desapercibidas, a pesar de que pueden provocar que los animales se vean afectados de forma constante sin salir nunca positivos en el diagnóstico.

 

Hugo Camargo, médico veterinario del Departamento de Asistencia Técnica de Vecol S. A., reveló que se han encontrado altas seroprevalencias de estas enfermedades en los proyectos de excelencia sanitaria desarrollados por la compañía en los últimos años.

 

La ganadería en Colombia está enferma. (…) En algunos municipios en zonas lecheras, hemos encontrado prevalencias en predios superiores al 90 % en enfermedades como diarrea viral bovina (DVB), rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR), leptospira”, señaló.

 

El profesional aclaró que la cifra de 90 % se refiere a que al menos uno de los animales en el hato estudiado ha resultado positivo para alguna de las enfermedades analizadas; en predios donde nunca se han vacunado los animales. Esto es más grave en casos como la leptospirosis, que es una enfermedad zoonótica que no debería presentarse.

 

Además del problema sanitario, las enfermedades ocasionan pérdidas económicas y se vuelven un problema recurrente para el ganadero, como cuando hay animales “persistentemente infectados” como en el caso de la DVB. (Lea: Prevención de la diarrea viral bovina ayuda a ahorrar costos)

 

“Usualmente son animales que nacen débiles, con menor condición corporal, con problemas respiratorios y digestivos crónicos, al realizar un diagnóstico por la técnica de ELISA, resultan negativos a la enfermedad. Sin embargo, al realizar otras técnicas moleculares como la PCR, se puede detectar la presencia del virus. Estos animales diseminan la enfermedad de forma silenciosa, pero en altas cantidades, en secreciones nasales, oculares, heces y orina; afectando a los demás animales del predio”, apuntó.

 

Otro problema es la presentación de abortos, que sin duda incide en el rendimiento económico del hato, porque amplía el intervalo entre partos y los días abiertos, no solo con menores ingresos, sino más costos en alimento, medicamentos, servicios veterinarios, entre otros.

 

Para inmunizar a los bovinos sanos contra problemas reproductivos ocasionados por virus y bacterias que causan la DVB, la IBR, el virus respiratorio sincitial bovino (VRSB), la parinfluenza tipo 3 (PI3), leptospirosis (7 serovares) y campilobacteriosis, Vecol ha diseñado la vacuna Blindagán.

 

Sobre el VSRB y la PI3, Camargo precisó que las lesiones de estos virus son más leves, pero pueden abrir la puerta a otras enfermedades. (Lea: Elimine las fuentes de contagio de parásitos en sus predios con estas recomendaciones)

 

De este modo, las afecciones que producen no impactan directamente la reproducción de los bovinos, pero generan inmunosupresión y lesiones que pueden predisponer a la ocurrencia de otras enfermedades que sí pueden ocasionar abortos u otros problemas en los órganos reproductivos.

 

“Estamos hablando de prevalencias en el hato de 98 %, en algunas zonas encontramos el 100 % de los predios positivos a la enfermedad, porque al menos uno de los animales resultó seropositivo. Son enfermedades infectocontagiosas, con prevalencias altas pero lesiones menos graves”, reiteró.

 

La Vacuna Complejo Reproductivo Bovino Vecol, o Blindagán por su nombre comercial, genera protección contra DVB, IBR, PI3, VSRB, así como siete serovares de bacterias de los géneros Leptospira y dos serovares del género Campylobacter.

 

Para hatos destinados a la producción láctea, Vecol recomienda vacunar todos los animales sanos a partir de los 3 meses de edad, revacunar a los 15-20 días a primovacunados y después anualmente. (Lea: Desparasite a sus animales antes del ciclo de aftosa y brucelosis bovina)

 

De otra parte, se puede emplear una vacunación estratégica, inoculando únicamente a vacas, novillas y toros destinados a reproducción de la siguiente manera: una primera aplicación a los 60 días antes del servicio y repitiendo una segunda dosis a los 30 días antes del servicio.

 

Adicionalmente a la vacunación, Vecol S.A recomienda implementar estrictas medidas de bioseguridad para evitar la entrada de enfermedades al predio, como el control de visitantes, desinfección de instalaciones y vehículos, monitoreo de animales que ingresan al predio (diagnóstico y cuarentena), uso de agujas y mangas de palpación desechables por cada animal, control de plagas y malezas, entre otros.