Controlar las quemas es proteger los bosques secos tropicales, UN

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Julio 2018
compartir
Quemas recurrentes, reducción del Bosque Seco Tropical, reserva Serranías de Casablanca, estudios Universidad Nacional y del Tolima, BST degradado, conservar los BST, control de enfermedades en ganadería, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“Una de las causas más frecuentes de los incendios forestales son las quemas controladas, que muchas veces se salen de control”, dijo La profesora Dolors Armenteras. Foto: La Patria
El uso de las quemas ha incidido en la reducción del Bosque Seco Tropical en el territorio colombiano.
 
Federico Sánchez Ojeda, magíster en Ciencias Biológicas con Énfasis en Biodiversidad y Conservación de la Universidad Nacional, confirmó que la recurrencia de las quemas controladas está provocando la reducción de la franja de los bosques de galería.
 
Durante siete meses se adentró en la Reserva Serranías de Casablanca (Vichada) y constató que los campesinos, algunas comunidades indígenas (casi el 90 % de la población) realizan las quemas como una práctica centenaria para renovar la tierra.
 
“Una de las causas más frecuentes de los incendios forestales son las quemas controladas, que muchas veces se salen de control”, dijo La profesora Dolors Armenteras, del Departamento de Biología de la Universidad Nacional de Colombia (UN) Sede Bogotá. (Lea: Quemas reducen el carbono orgánico del suelo en la Orinoquia)
 
Otro estudio realizado por Diana Carolina Montoya Ospina, para optar al título de Bióloga de la Universidad del Tolima, indicó que el fuego es uno de los factores que afecta el bosque seco tropical (Murphy y Lugo, 1986) (Lea: Diversidad, estructura y relaciones ecomorfológicas de la ictiofauna en ecositemas lóticos del bosque seco tropical, Tolima, Colombia)
 
En su investigación señala, “que en Colombia el BST es uno de los ecosistemas más degradados y amenazados (Janzen, 1988)”.
 
Conservar el bosque
 
De otro lado el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos, Alexander von Humboldt, resalta que, “el Bosque Seco Tropical -BST cubría más de 9 millones de hectáreas, de las cuales quedan en la actualidad apenas un 8%, por lo cual es uno de los ecosistemas más amenazados en el país”.
 
De acuerdo con los investigadores - Camila Pizano, Roy González, Hernando García, Paola Isaacs, María Fernanda González, Paola Piñeros y Wilson Ramírez- “el 65% de las tierras que han sido deforestadas y eran bosque seco presentan actualmente desertificación”. (Lea: Bosques secos tropicales en Colombia)
 
“La mayor cobertura de bosque seco natural y transformado del país se encuentra en la región Caribe (Magdalena, Bolívar, Sucre, Cesar, La Guajira, San Andrés y Providencia), pero hay zonas como el Patía donde la cobertura restante de bosque seco es mínima”.
 
“Dado que la mayoría de la cobertura actual de bosque seco se encuentra en fincas y propiedades privadas productivas, es urgente hacer un gran esfuerzo de vincular y motivar a los diferentes sectores para asegurar la conservación de lo poco que queda de este bosque”, destaca el Humboldt.
 
El BST presta servicios fundamentales para las comunidades humanas como la regulación hídrica, la retención de suelos, y la captura de carbono que regula el clima y la disponibilidad de agua y nutrientes.
 
“Asimismo suministran especies de leguminosas forrajeras, ornamentales y frutales importantes para el sustento y el bienestar de los pobladores aledaños a ellos”.
 
“Por su ubicación dentro de mosaicos de paisajes dominados por zonas agrícolas y ganaderas, estos bosques secos brindan la posibilidad de mantener especies de insectos que ayudan en el control de plagas y vectores de enfermedades”.
 
“Tan sólo el 5% de lo que queda del BST está presente en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP). De ahí que el Ministerio del Medio Ambiente lo haya declarado como un ecosistema estratégico para la conservación, y el interés del Instituto Humboldt es trabajar en su estudio y conservación” resaltan los investigadores.