¿Cuáles son los tipos de mordedura de serpiente en ganado?

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Noviembre 2021
compartir
Tipos de mordedura de serpiente, tipos de mordida de las serpientes, accidentes ofídicos en ganadería, mordedura de serpientes, mordedura de serpientes al ganado, qué hacer cuando una serpiente muerde al ganado, suero ofídico, suero ofídico ganadería, accidentes ofídicos con ganaderos, ganado bovino, ganadería bovina, carne, leche, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, vacas, vacas Colombia, bovinos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contexto
Dado que la serpiente requiere de mucha energía para producir veneno, a veces muerde al ganado sin inocular veneno, lo que se llama mordedura seca. En otras, sí inyecta veneno, ocasionando la muerte del animal o la persona. Foto: Constanza García Paredes

Cuando una serpiente muerde a un animal como un bovino, un caballo o un perro, puede ocurrir alguna de las tres cosas: una mordedura seca, una para defensa y una tercera definitivamente letal. Conozca en qué consiste cada una y en qué instancias se presentan.

 

De acuerdo con la doctora Jen Haugland de Belgrado (Montana, Estados Unidos), consultada por el sitio web Progressive Cattle, existen tres tipos de mordedura de una serpiente dependiendo de su reacción ante lo que percibe como amenaza.

 

“Hay tres tipos de picaduras. Uno es una mordedura seca [sin veneno]. También hay una picadura para matar presas y una que utiliza para defenderse. La mayoría de las mordeduras en ganado o caballos son mordeduras defensivas”, aseguró.

 

Efectivamente se le llama mordedura seca (dry bite en inglés) a aquella donde el animal no inyecta veneno a su presa, por lo que solamente se ven las marcas de los colmillos. (Informe: Serpientes, un asunto de cuidado para el ganadero)

 

Las mordeduras secas pueden ocurrir en todas las serpientes, pero su frecuencia varía entre especies. Por ejemplo, las serpientes marrones pueden infligir mordeduras secas el 80 % de las veces, mientras que los taipanes las infligen solo un 5 % de las veces.

 

Se calcula que el 50 % de las mordeduras de serpiente son de este tipo, ya que el animal precisa mucha energía para crear veneno y lo reserva para cuando cree que realmente lo necesita. Aun así puede ser dolorosa y estar acompañada de sangrado e inflamación.

 

Sobre la mordida defensiva, Haugland explicó que la serpiente se sobresalta cuando un animal grande se acerca de forma repentina y ataca de manera reactiva, golpeando y picando. Esta rápida mordida defensiva suele ser una dosis menor de veneno, explicó.

 

“Sin embargo, la herida de la mordedura generalmente se infecta. Es posible que una vaca mordida en la pata no tenga ningún efecto negativo del veneno, pero la preocupación es la infección secundaria”, detalló la experta estadounidense.

 

Y agregó: “la herida puede tener un absceso o la infección puede subir por la pierna y la piel puede desprenderse. Si la infección se vuelve sistémica, el animal tiene septicemia y fiebre alta”. (Lea: Ganadero, incluya suero antiofídico en su botiquín)

 

Si la vaca está preñada, la fiebre puede matar al feto y provocar un aborto posterior. Por ello, exhortó a iniciar tratamiento con antibióticos y medicamentos para bajar la fiebre. En consecuencia, es posible que no pierda la vaca pero sí puede perder a la cría.

 

Por otra parte, según el artículo “Tratamiento de la mordedura por víbora en España”, la clasificación de Audebert divide el envenenamiento en 4 grados, iniciando con mordedura seca o grado 0. (Lea: ¿Qué hacer cuando una serpiente muerde a un bovino?)

 

En el grado 1 hay inoculación de una cantidad relativamente pequeña de veneno. Aparece dolor moderado con inflamación a nivel local y sin afectación sistémica, desapareciendo habitualmente en 24 o 48h. La concentración de veneno en sangre está alrededor de 1ng/ml.

 

El grado 2 o moderado se presenta cuando la inflamación traspasa la zona local, pero sin desbordar la extremidad. El edema local es marcado y se puede acompañar de equimosis, extravasación siguiendo los canales linfáticos, linfangitis y, en algunos casos, adenopatías.

 

Finalmente, en el grado 3 la inflamación traspasa la extremidad llegando al tronco. Los síntomas generales pueden llegar a ser importantes e incluyen insuficiencia renal, insuficiencia respiratoria, hemolisis y shock, entre otros, e incluso puede ocurrir un fallo multiorgánico.

 

Además de las alteraciones presentes en el grado 2, ocurren trastornos de la coagulación y desajustes debidos a las complicaciones sistémicas, como problemas hidroelectrolíticos o creatinina elevada. En los envenenamientos graves, el nivel medio de veneno detectado en sangre sobrepasa los 100 ng/ml.