Conozca los tipos de inflamaciones que atacan al ganado bovino

Por: 
CONtexto Ganadero
09 de Diciembre 2014
compartir
inflamación en vacas
Una inadecuada atención ante un caso de inflamación, puede provocar patologías y hasta la muerte del animal. Foto: http://www.anka.com/noticias/?cat=3.
“La inflamación es buena, al menos para las vacas”, así lo menciona un documento que describe por qué es aceptado este síntoma en los bovinos.
 
Barry Bradford, del Departamento de Ciencias Animales de la Universidad Estatal de Kansas, en Estados Unidos, señaló que los avances científicos han demostrado que las terneras en sus primeros días de vida experimentan inflamación en su cuerpo por el metabolismo habitual que busca beneficiar la producción de leche.
 
“La inflamación contribuye a causar resistencia a la insulina en sus primeras semanas de vida. Aunque la resistencia a la insulina es negativa pensando en la diabetes, en esos primeros momentos ayuda a la vaca lechera a controlar el uso que su cuerpo hace de la glucosa. Es decir, que promueve la producción de esta en el hígado y limita su uso en los músculos y el tejido adiposo, asegurando la producción de la lactosa de la leche”, explicó Bradford.
 
Rafael Eduardo Rumbo Castro, médico veterinario y profesional de gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, señaló que las vacas se inflaman durante el último tercio de preñez por la compresión que hace el feto dentro del vientre a los organismo de la hembra. Esto constituye un hecho normal en este periodo de tiempo. 
 
¿Y cuándo es negativa la inflamación en los bovinos?
 
Cualquier parte del cuerpo de los bovinos tiene riesgo de inflamación por patología, infección, mordeduras, accesos, prácticas inadecuadas del manejo o traumatismos. En cada caso es importante prestar atención al animal para aliviarlo, pues los síntomas de dolor repercuten en la producción. (Lea: La ubre, el órgano más importante en la producción de leche)
 
Óscar Leonardo Jiménez, profesional de gestión productiva y salud animal de Fedegán, manifestó que una de las causas de inflamación por inadecuado manejo se percibe cuando se mantiene encerrado el hato bovino que corre el riesgo de presentarla por deficiencias en las articulaciones.
 
Además, indicó Rumbo Castro, la inflación se presenta si se encuentra infección en alguna parte del cuerpo del animal, ya sea por bacterias, hongos o virus, lo que desencadena en enfermedades graves. 
 
Si la ubre del animal se inflama, por ejemplo, se puede tener un caso de mastitis; si se localiza en el cráneo, una encefalitis; si está en las extremidades; una artritis. (Lea: Mastitis bovina: la enfermedad más costosa para la ganadería)
 
Los golpes, laceraciones, mordeduras de serpientes o la aplicación de un medicamente con una aguja infectada ocasionan inflamación en los bovinos. En este caso se recurre a antiflamatorios o pomadas. Sin embargo, las infecciones requieren de un control mayor que podrá incluir medicamentos. 
 
Jiménez consideró importante prevenir las inflamaciones con un manejo del predio con prácticas de bienestar animal; “Debemos mantener áreas de descanso donde los animales estén cómodos. Evitar traumatismos o golpes, para lo que necesita un personal capacitado en la finca”.
 
Rumbo Castro señaló que dependiendo de la gravedad de la inflamación se puede o no morir el animal. Y es la atención oportuna la medida que contrarresta este riesgo. 
 
La inflamación se masnifiestata con calor, dolor y rubor en el animal. La primera se percibe con el aumento de la temperatura en el sitio afectado, la segunda con sensibilidad al tacto y la última con una coloración rosácea.