Cuidados a tener con los terneros cuando se presenta un parto distócico

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Enero 2018
compartir
Parto distócico, parto distócico terneros, cuidados parto distócico, distocia, parto distócico Fedegán, parto distócico vacas, parto de vacas, hembras parto distócico, soluciones parto distócico, parto distócico arreglo, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Hay que prestar especial atención a las vacas que no pueden tener a sus crías luego de 2 horas de trabajo de parto. Foto: http://centrodesanidadanimal.blogspot.com.co.
En ocasiones las crías que están a punto de nacer se encuentran en una posición diferente a la habitual, lo que puede dificultar el alumbramiento normal y causar problemas para el becerro que pueden llevar incluso a su muerte.
 
Hugo Algarra, director técnico comercial de Comité de Ganaderos del Área 5, explicó que la posición normal de un ternero es cuando hace una cuña con las patas delanteras hacia el frente para abrir el canal uterino, con lo cual deja espacio a la cabeza y al resto del cuerpo.
 
Muchas veces, las vacas no dilatan bien el canal y sucede un parto distócico. En este caso, se debe asistir a la madre para ayudar a la salida del ternero”, señaló. (Lea: Estos son los 3 sistemas de crianza de terneros)
 
El portal Lavet de México define la distocia como “la dificultad o falla de la labor de parto y que puede ser debida a la NO expansión cérvix o al fallido descenso del cuerpo del feto por la pelvis de la madre”.
 
En este sentido, el trabajador de la finca o el médico veterinario encargado deben ayudar a la hembra en el parto, introduciendo su mano por la vagina del animal y amarrando las patas con un lazo para jalar al becerro.
 
Antes que nada, hay que observar muy bien a las vacas que van a parir y que evidencian signos de un próximo alumbramiento, como el hecho de separarse del resto de los animales. La madre también deja de comer y pierde el tapón mucoso. En este momento, es cuando empiezan las contracciones.
 
A partir de este instante, el trabajador debe prestar especial atención a la evolución del parto, teniendo atención de no forzar a la vaca ni al ternero a menos que sea necesario. (Lea: Estrategias para sacar un ternero muerto de una vaca)
 
Si luego de 2 horas de parto no se observa ninguna parte del ternero y la madre sigue haciendo fuerza o tiene parte de la placenta colgando, se debe iniciar el proceso de exploración que describió el experto.
 
Hay que tener presente que la exploración se debe hacer con un equipo adecuado y una vestimenta adecuada, que incluye guantes, lubricante y desinfectante.
 
“Cuando el proceso es muy demorado, el ternero puede absorber algo de líquido amniótico y se ahoga. O también por la demora nace muerto porque no alcanza a respirar prontamente y se muere”, indicó Algarra. (Lea: Las 5 estrategias para mimar terneros)
 
Escuche las declaraciones de Algarra
 
De igual forma, puede ocurrir que las patas delanteras del ternero no están dispuestas en forma de cuña, necesaria para expandir la vagina, lo que impide su expulsión adecuada.
 
En este caso, el ganadero debe introducir la mano dentro del útero y empujar el becerro hacia adentro, acomodar la pata en su posición correcta y ayudar a sacar al ternero. Esta técnica también se utiliza cuando la cabeza y el cuello torcidos, o cuando sale con las patas traseras, aunque en este caso las complicaciones no son tan graves.
 
Si en últimas el becerro no sale con asistencia, hay que hacer una cesárea a la vaca, que debe realizarla un médico veterinario especializado. Pero cuando muere, se usa un instrumento para extraer a la cría muerta por partes”, aseguró. (Lea: Perjuicios y beneficios de preñar novillas a temprana edad)
 
El director técnico comercial aclaró que los partos distócicos se están presentando cada vez con mayor frecuencia porque los ganaderos están optando por cruzar ejemplares de diferentes razas, lo que hace que una madre de menor tamaño pueda albergar un ternero más grande.
 
En la selección de genética, los ganaderos deben prestar atención a la característica de facilidad de parto, pues es un indicador de que las crías que se van a engendrar van a tener un tamaño adecuado y no habrá dificultad en el alumbramiento”, declaró Algarra.