Electroeyaculador y vagina artificial lo más usado para recoger semen

Por: 
CONtexto Ganadero
06 de Octubre 2014
compartir
recoger semen bovino
En Irlanda, el procedimiento para tomar la muestra de semen se hace con un maniquí y una vagina artificial. Foto de @randyolson para @natgeo
La extracción de semen del toro para realizar inseminaciones artificiales se hace con 2 métodos conocidos. Uno consiste en hacerle creer al toro que montará una vaca y el otro es estimularlo con electrodos. Ambos son recomendados y viables para obtener el esperma bovino.
 
El comercio de genética es un negocio que cada vez genera más interés entre los productores. Sin embargo, extraer el semen de los toros es un procedimiento que requiere de expertos para tener esperma de calidad, y que al momento de ser evaluado cumpla todos los requisitos mínimos para poder ser vendido. (Lea: Mejoramiento genético hace más competitivo al sector ganadero)
 
Actualmente existen 2 procedimientos con los cuales se puede colectar semen. El primer es la vagina artificial y el segundo es el electroeyaculador. Ambos son naturales, no generan ningún daño al animal y el material recogido es de alta calidad. CONtexto Ganadero le explica los procedimientos de recolección de semen bovino.
 
Vagina artificial
 
La vagina artificial tiene 2 métodos de colecta. Uno consiste en tener una vagina artificial hecha de cuero y caucho donde la parte externa es de cuero y la interna de caucho.
 
Esa parte se llena con agua tibia a la misma temperatura en la que estaría una vaca real que oscila entre los 38°C y 40°C. Una vez la vagina esté lista, se le acerca al toro que hace monta. Un profesional le desvía el pene hacia la vagina artificial para que el animal eyacule dentro de la misma. (Lea: Carlos Gómez, el ganadero que más transferencia de embriones ha hecho)
 
La otra forma es utilizar un maniquí dentro del cual va la vagina artificial. El aparato está hecho de una carcasa metálica rígida, donde una persona se sienta al interior del mismo para que sostenga la vagina artificial. Al toro se le acerca el maniquí para que lo monte y una vez desenfunde el pene, la persona que está adentro simplemente dirige la vagina artificial al miembro para que el macho haga la eyaculación.
 
César Gómez Velásquez, médico veterinario, magíster en ciencias veterinarias y especialista en gerencia de Empresas Agropecuarias, destacó el método ya que al ser muy parecido al natural, “el eyaculado del toro va a tener una mayor concentración espermática con un bajo porcentaje de líquidos provenientes de las glándulas accesorias, muestra ideal para trabajar en congelación”. (Lea: Mejoramiento genético hace más competitivo al sector ganadero)
 
Electroeyaculador
 
Es un procedimiento parafisiológico para recoger semen. Consiste en utilizar estímulos eléctricos similares a los que envía el cerebro a las glándulas sexuales, accesorias y al pene, con lo que se logra una erección y una eyaculación.
 
El electroeyaculador se utiliza mediante un dispositivo, el cual se introduce vía rectal del macho y envía unos choques eléctricos leves y oscilantes al sistema reproductivo del toro para obtener el semen.
 
Este dispositivo tiene una ventaja, la cual es que permite hacer colectas de forma sencilla en aquellos toros poco briosos o bravos, como ocurre con el ganado de casta, por lo que ese método es el más utilizado. También ocurre lo mismo con el ganado cebú y los toros que no están acostumbrados a la vagina artificial.  (Lea: Colombia y Brasil dialogan sobre programa de mejoramiento genético)
 
Gómez Velásquez aseguró que una vez obtenidas las muestras se someten a un espermograma, en donde se le hace una prueba macroscópica para mirar el color, volumen, densidad del líquido, pH, olor y aspecto.
 
 El examen microscópico es el más importante, “ya que es donde se mide la mortalidad en masa total de todos los espermatozoides al mismo tiempo; una vez superado este paso sigue la prueba de motilidad individual, donde se sabe cuántos espermatozoides se mueven de forma rectilínea; sigue una prueba de concentración, es decir la cantidad de espermatozoides que hay por centímetro cúbico; hay una prueba de viabilidad, cuántos espermatozoides vivos hay en la muestra, morfología, espermatozoides normales o anormales y mirar las anormalidades”, concluyó el experto.
 
 Superados los estándares establecidos por las empresas o por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, el semen se congela, al toro se le hacen 3 muestras más, las cuales se van a diluir en un producto especial que nutre los espermatozoides mientras están en refrigeración, que además tienen protectores de membranas para que el material genético resista la congelación. (Lea: Toro calentador probador del celo en las vacas, ganancia en la ganadería)
 
Finalmente se crean las pajillas, se guardan a 4°C, se establece una curva de congelación con vapores de nitrógeno líquido. Esa curva lleva al semen a -196°C en el transcurso de 10 minutos. Después de su congelamiento se define el uso que tendrá el semen.