Es el mejor momento para sembrar pastos, según expertos

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Febrero 2015
compartir
siembra forrajes
Los ganaderos de la Sabana pueden aprovechar las lluvias que han caído para sembrar forrajes. Foto: CONtexto ganadero.
En algunas partes de la Sabana de Bogotá han caído lluvias que ayudarán a los ganaderos a optimizar el suelo para sembrar los pastos necesarios en la dieta del ganado bovino.
 
No es habtiual que en febrero llueva en esta parte del país, antes por el contrario las heladas acaban con los forrajes, lo que disminuye la producción de leche en más de 25 %. Sin embargo, por estos días el agua ha hecho presencia en los predios productivos de Cundinamarca y de allí que la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, recomiende a los ganaderos sembrar pasto.
 
Esteban de Jesús García, profesional de gestión productiva y salud animal del gremio en Zipaquirá, dijo que la lluvia que ha caído en los últimos días no solo sirve para llenar canales y represas, se debe aprovechar para plantar las semillas de los forrajes que consumen los rumiantes, en su mayoría lecheros en esta región. 
 
“Los ganaderos pueden preparar la tierra con tractor y rastrillo y abonar. La invitación es a sembrar”, anotó el profesional.
 
El suelo en la Sabana de Bogotá permaneció desde diciembre pasado sin agua y con las lluvias que caen por estos días y la ayuda de trabajadores, fertilizantes y maquinaria, se logrará una siembra efectiva de pastos que estarán listos para el consumo a más tardar en junio próximo.
 
Alfonso Amezquita, ganadero en Nemocón, Cundinamarca, señaló que no está acostumbrado a las lluvias en esta época del año, pero que será la oportunidad para adelantar la siembra de raigrás en su predio.
 
Como de costumbre cuando se encuentra la región en invierno, Alfonso abonará en horas de la mañana la tierra con químicos para fortalecerla, renovará el suelo y pasará el rastrillo para plantar las semillas.
 
La labor demandará de 3 trabajadores que se encargarán de alistar el predio para que la lluvia hidrate la zona de siembra y el pasto crezca. Llegado el caso deje de llover, el ganadero aconsejó hacer un riego durante los primeros días mientras brotan las primeras hojas. Para la irrigación se requiere de la previa conservación del agua en canales o tanques. 
 
Alfonso aseguró que dispone de pastos verdes porque renueva el suelo constantemente. De esta forma, y pese a las heladas de comienzo de año, en junio próximo tendrá reserva de alimento para su hato.
 
En el municipio de Tocancipá, Cundinamarca, se encuentra el ganadero Antonio Laverde, para quien es “difícil” programar la siembra de pastos según el clima y por los elevados costos de inversión. Por eso, él planta las semillas cada vez que escasea el forraje sin pensar si la región está en verano o invierno.
 
La estrategia que utiliza Antonio para conservar siempre pastos verdes es aprovechar en época de verano el agua recolectada en invierno. Es así como tras la plantación del pasto usa el sistema de riego por aspersión. Si llueve no emplea el método artificial de vertimiento del líquido: deja que la lluvia hidrate la tierra.
 
Yo primero hago la renovación de la tierra y con cincel tengo en 2 días la siembra de raigrás en una hectárea. Además uso sistema de riego”, anotó el productor de Tocancipá.
 
De la mano de la fertilización
 
Pero no basta con hidratar el suelo para que el forraje nazca. Carlos Marrugo, ingeniero agrónomo y experto en pastos de Colinagro, explicó que el estudio de la tierra revela sus necesidades nutricionales. (Lea: Sin fertilización no hay forraje y sin pasto no hay producción de leche)
 
Anotó Marrugo que las características de la zona influyen en la cantidad de minerales presentes en el forraje y es fundamental conservarlos en equilibrio para que el animal los adquiera en proporciones iguales, su salud se mantenga estable y la leche cuente con todos los sólidos que exige la industria al momento de comprar el alimento.