Pastos nutridos se recuperan más rápido después de las heladas

Por: 
CONtexto Ganadero
09 de Enero 2015
compartir
recuperación de pasturas
Los pastos se queman y secan durante las heladas que vive la Sabana de Bogotá. Foto: CONtexto Ganadero.
 Los ganaderos de la Sabana de Bogotá padecen por las heladas que han destruido los forrajes sometidos a temperaturas bajo los 4 grados centígrados. Pese a que no hay un producto que los proteja durante el fenómeno climático, sí existen medidas para disponer de pastos renovados.
 
El deterioro de los forrajes ha provocado la merma en la producción de leche en un 20 % en esta zona del país, debido a que los bovinos no encuentran alimento de óptima calidad. Los ganaderos precavidos almacenan suplemento para su hato, pero además, según lo afirmaron expertos, es necesaria la protección de los forrajes con nutrición, barreras de árboles y división de potreros. (Lea: Sin fertilización no hay forraje y sin pasto no hay producción de leche)
 
Mayra Mercado, ingeniera agrónoma y asesora técnica y comercial de Semillano en el bajo Cauca y Córdoba, dijo que los pastos resisten más las inclemencias del tiempo o la aparición de plagas si han sido nutridos, como las personas cuando padecen una gripe u otra enfermedad. 
 
Los forrajes, como todo ser vivo, necesitan de alimento para vivir, y más cuando los productores extraen de ellos todos sus valores durante el pastoreo.
 
La introducción de material orgánico en los forrajes y la siembra de leguminosas en los predios productivos favorecen la calidad del material vegetal y su recuperación, luego de haber pasado por heladas u otro fenómeno climático.
 
Según Mercado, los pastos, luego de las heladas, necesitan un tiempo mínimo de descanso dependiente del tipo de planta para que se recuperen. No hay cifra exacta de los días o semanas que tarda esto, y es necesario tener presente además la altura alcanzada por el forraje.
 
“Unos (pastos) crecen más rápido que otros. Lo importante es darle el tiempo de descanso en días y hasta que alcance cierta altura”, resaltó Mercado. (Lea: Pastos de corte, ideales para el trópico)
 
Dijo que no hay claridad sobre la efectividad de algún producto en la protección de las pasturas durante las heladas. La ingeniera agrónoma está convencida de la conservación del material vegetal, cuando se maneja una adecuada nutrición del suelo para tener pasturas más resistentes a plagas, enfermedades o cambios climáticos.
 
El experto en forrajes Luis Fernando Castro señaló que las medidas de prevención ante la llegada de heladas se deben tomar en los predios y radican en conservar árboles y hacer división de potreros que corten la corriente de agua y aire. 
 
Una vez finalicen las heladas, los ganaderos deberán esperan mínimo 30 días para que sus pasturas renazcan. Asesorarse de un experto es otra de las recomendaciones sugeridas. 
 
Recomendaciones de Corpoica
 
Ante las heladas que se presentan durante los meses de enero, febrero e inicios de marzo, en el Altiplano Cundiboyancense y otras zonas del país, la Corporación de Investigación Agropecuaria de Colombia, Corpoica, realiza las siguientes recomendaciones para evitar daños en los cultivos:
 
Antes de las heladas
 
•Evite sembrar hortalizas en esta época.
•Evite sembrar en zonas planas o en depresiones del terreno porque allí se deposita el aire frío.
•Si va a realizar siembras, hágalo en zonas con pendiente leve donde el aire fluye y no se deposita.
•No remueva el suelo. Acciones de labranza cero o mínima son recomendables en esta época con el fin de evitar que el suelo pierda calor.
•No deje el suelo desnudo. La cobertura vegetal ayuda a mantener el calor.
•Mantenga el suelo húmedo. El suelo seco se enfría rápidamente.
 
Durante las heladas
 
•Riegue eficientemente su cultivo. Se recomienda aplicarlo a partir de la media noche y hasta las 7 a.m. a razón de 3 a 4 mm/hora.
•Evite la quema de basuras, llantas, residuos y otros materiales para producir calor puesto que solo
generará humo que no retiene el calor y contamina el aire.
 
El 50 % de las heladas alcanza temperaturas entre los 0 y -2 grados centígrados.