Estos son los tipos de helmintos que más afectan a los rumiantes

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Febrero 2021
compartir
tipos de helmintos, helmintos rumiantes, helmintos ganadería, enfermedades causadas por los helmintos, helmintos, control helmintos, control parásitos, parásitos bovinos, control estrategico parásitos, control quimico parásitos, control no quimico parásitos, ganaderos, ganaderos colombia, ganado, bovinos, ganado bovino, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, contextoganadero
Hay diversas varidades de parásitos gastrointestinales, como los helmintos, que afectan a los rumiantes. Foto: parasitos.info

Aunque existe una gran variedad de parásitos gastrointestinales que afectan a los bovinos, localizados en diversos órganos del animal, en este artículo evaluaremos cuáles pueden ser los más comunes y cuáles son las enfermedades asociadas.

 

La lista fue condensada por los expertos Dildo Márquez Lara y Gabriel Jiménez Pallares, el primero médico veterinario especialista en salud animal y el segundo zootecnista MS de Agrosavia. Estos son los helmintos más comunes en los rumiantes:

 

 

Cooperia spp.

 

Estos nematodos infectan el intestino delgado de los bovinos, existiendo varias especies, entre las que se destacan C. oncophora, C. punctata y C. pectinata, de las cuales las dos últimas son las que predominan en las zonas tropicales y subtropicales.

 

Se asocian a la gastroenteritis parasítica en terneros, aunque la severidad de los signos clínicos y cambios patológicos están directamente relacionados con el nivel de infección. (Lea: Aprenda a usar antihelmínticos para evitar la resistencia de parásitos)

 

Entre los síntomas están la disminución de la eficiencia digestiva intestinal, anemia, anorexia, hipoproteinemia y, a veces, a la muerte de los animales cuando las cargas parasitarias son altas, aunque la enfermedad subclínica es lo más común.

 

 

Haemonchus spp.

 

Este nematodo es muy importante por su capacidad hematófaga, en especial en pequeños rumiantes. Debido a su alto potencial reproductivo grandes cargas parasitarias se pueden incrementar en las épocas secas y calurosas, con probabilidad de ocasionar la muerte.

 

Haemonchus causa daños severos en la mucosa abomasal originando anemia, disturbios en la digestión, hipoproteinemia y diarrea, siendo los más afectados los pequeños rumiantes como las cabras. (Lea: Hemoncosis también puede presentarse en bovinos)

 

Los expertos señalaron que una situación diferente ocurre en los bovinos, debido a que no se ven tan perjudicados debido tal vez al mejor desarrollo inmunitario de éstos y al incipiente y tardío desarrollo de resistencia a los antihelmínticos.

 

 

Ostertagia spp.

 

Es un parásito común en todas las regiones del mundo, especialmente en aquellas en las cuales las condiciones de lluvias o irrigación son adecuadas para su transmisión y supervivencia. También es de los pocos que afecta tanto a los animales adultos como a los jóvenes.

 

La enfermedad causada por este organismo se denomina ostertagiosis y puede ser de dos tipos. La tipo I se presenta en animales jóvenes destetos y no destetos cuando son introducidos por primera vez en praderas altamente contaminadas con larvas infectantes L3.

 

Esta enfermedad se caracteriza por una alta morbilidad y baja mortalidad. Cuando los animales ingieren larvas L3, estas invaden las glándulas abomasales, se desarrollan hasta adultos y salen en 3 semanas, ocasionando una disrupción en la digestión de proteínas.

 

La ostertagiosis tipo II se origina por la reanudación del desarrollo de las larvas L4 inhibidas (hipobiosis), como respuesta a condiciones ambientales favorables para su supervivencia, al final de los períodos secos y calientes y al inicio de las épocas de lluvias.

 

En este caso, las larvas acumuladas en las glándulas abomasales salen en masa, ocasionando una patología mucho más severa que la de tipo I, cuyos principales signos son anemia, edema submandibular, diarrea y pérdida de peso, con escasa morbilidad pero sí alta mortalidad.

 

 

Trichostrongylus spp.

 

Son parásitos pequeños de menos de 7 mm de largo, que se localizan en el abomaso de los rumiantes y pueden ocasionar gastritis severa con diarrea intensa si es alto el nivel de infección, aunque las infecciones con estos parásitos son a menudo asintomáticas.

 

Se pueden observar signos clínicos de ella cuando se detectan altas cargas parasitarias y los animales están estresados por transporte o por otras enfermedades. T. axei se encuentra normalmente en bovinos, mientras que T. colubriformis es común en ovinos y bovinos.

 

 

Oesophagostomum spp.

 

Estos parásitos, luego de dos días de infección, se localizan en las paredes de la porción final del intestino delgado, y otros en el ciego y el colon. Son causantes de nódulos en el intestino grueso de los rumiantes, los cuales se forman en torno de la larva que se desarrolla a los ochos días.

 

Más adelante (diez días), las larvas dejan los nódulos y migran a la mucosa del ciego y del colon, en la cual se desarrollan hasta adultos a partir del día 19. Los huevos se pueden detectar en las heces a los 32-42 días posinfección. (Lea: Conozca cómo puede controlar los helmintos

 

Otros nematodos como Dictyocaulus, Strongyloides, Neoascaris y Bunostomum se pueden encontrar en pequeñas cantidades, dependiendo de la región, aunque estos helmintos no son causantes de mayores problemas sanitarios.