Fedegán reitera su preocupación por importaciones de leche en polvo

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Agosto 2014
compartir
importaciones de leche en polvo fedegán
Bajos precios internacionales pueden inundar al país, con grave impacto para la lechería, ya afectada por el fenómeno de El Niño. Foto: www.valorsoja.com.
En carta al nuevo ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri Valencia, el presidente de Fedegán alertó al Gobierno sobre la conjunción de factores que está generando una tendencia creciente de importaciones de leche en polvo proveniente de Estados Unidos principalmente.
 
 
“José Félix Lafaurie Rivera le hizo notar al ministro que, a diferencia de oleadas de importación en el pasado, “…bajo el argumento de expectativas de escasez por estacionalidad climática que nunca fueron tan ciertas, y de beneficio al consumidor final que tampoco se concretaba en menores precios”, la tendencia actual obedece a factores totalmente exógenos del mercado internacional. “Actualmente –precisó el dirigente gremial–, y en medio de las dificultades que la ganadería y todo el sector agropecuario están enfrentando por cuenta de fenómeno de El Niño, la situación del mercado internacional de la leche ha variado sustancialmente y presenta una caída de precios que afecta negativamente nuestra posición competitiva, configurando un escenario de amenaza”.
 
En efecto, la caída de los precios del maíz en Estados Unidos se ha trasladado a la leche fresca y, adicionalmente, tanto China, por sobreabastecimiento, y Rusia por razones políticas, han suspendido sus compras a EE.UU., Europa y Australia. “Esta sobreoferta a precios bajos –explicó Lafaurie– tiende a trasladarse a países como el nuestro, con contingentes aprobados y sin oportunidades de competitividad precio. Mientras nuestro precio se encuentra alrededor de USD5.500 por tonelada, Estados Unidos reporta precios de USD3.713 y Nueva Zelanda de hasta USD3.000 por tonelada. Así es imposible competir”. (Lea: Productores de leche en Colombia: crónica de una muerte anunciada)
 
Para el caso de leche entera, por ejemplo, en julio presentó incremento de compras a EE.UU. del 634 % frente al mes anterior. Para el total de leche en polvo, tanto entera como descremada, las importaciones pasaron de 440 a 1.284 toneladas entre junio y julio, con un incremento del 192 %. Las importaciones totales sumaban 2.785 toneladas a m es de junio, equivalentes a solo el 12,61 % de los contingentes aprobados para 2014, de 22 mil 079 toneladas de leche en polvo entera y descremada.
 
Lafaurie advirtió que “Si la industria decide traer todas esas 22 mil toneladas a precio de oportunidad, a lo cual tiene derecho, el impacto sería desastroso para la producción nacional, ya tremendamente afectada por el clima. Se trata de la suerte de cerca de 450 mil familias colombianas que derivan total o parcialmente su sustento de la producción lechera, con un gran componente de pequeños productores minifundistas; además de los innumerables empleos directos e indirectos generados por la cadena en su eslabón primario. Nuestro compromiso es con ellos”.
 
Por tal motivo –concluyó el presidente de Fedegán– hemos querido advertir al Gobierno a través del nuevo ministro, sin alarmismos innecesarios, pero con el realismo que se impone”. (Columna: Dos años de TLC: ¿Y de las exportaciones qué?)
 
De ahí que en la carta enviada por Lafaurie al ministro Iragorri, insiste en que “…el único camino es la revisión y reactivación urgente de la Agenda Interna para la reconversión productiva de la lechería nacional, al tiempo que nos ponemos a su disposición para participar en el diseño, revisión o ejecución de las medidas que el Gobierno considere, para mitigar el impacto de un choque externo que se suma a las duras condiciones climáticas que hoy afronta la ganadería y, en general, todo el sector agropecuario”.