Hipoplasia testicular, una condición que obliga a descartar al toro

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Octubre 2019
compartir
Hipoplasia testicular, anormal desarrollo de los testículos, enfermedad congénita, infertilidad del toro, descarte del animal, descarte para reproducción
No hay un tratamiento para la hipoplasia testicular y debido a que una enfermedad congénita se transmite a la descendencia. Foto: engormix.com

Esta es una enfermedad congénita, causada por el desarrollo anormal del los testículos del toro, que provoca una reducción en la producción de semen y por ende en el número de espermatozoides.

 

Esta patología causa infertilidad y cuando el ejemplar se encuentra en la etapa de pubertad se observa una disminución significativa de uno o ambos testículos.

 

De acuerdo con Agustín Góngora, investigador y docente titular del área de reproducción y enfermedades bovinas de la Universidad de los Llanos, la hipoplasia testicular es una condición de tipo genético en donde los testículos del toro no se desarrollan como debe ser y son pequeños. (Lea: Importancia del tamaño del prepucio y los testículos del toro)

 

Indicó que lo ideal es que un toro tenga muy buenos testículos y esto se reconoce con la circunferencia escrotal. También dijo que cuando se mide esta parte del cuerpo del animal, se tiene que tener en cuenta una longitud estándar que hay de acuerdo a la raza.

 

"Entre mayor circunferencia escrotal, mejor es el toro y más destacada será su fertilidad", sostuvo.

 

Agregó que los toros con testículos de buen tamaño, tienen mayor capacidad de producir semen y por ende tendrán una mejor calidad espermática. (Lea: Conozca la importancia de la circunferencia escrotal del toro)

 

El diagnóstico de esta enfermedad se realiza revisando el historial del animal, luego se procede a hacer una palpación, en este punto por lo general uno de los testículos va a estar más duro y pequeño. Asimismo se debe realizar una medición.

 

En ese sentido Góngora expuso que los toros que esta condición se deben descartar para la reproducción, pues además del tamaño, la producción de semen es muy poca.

 

No hay un tratamiento para la hipoplasia testicular, pues debido a que una enfermedad congénita se transmite a la descendencia, por ende se debe sacar el animal de la finca o mandarlo a sacrificio. (Lea: ¿Cuándo tomar la decisión de sacar o sacrificar un animal de la finca?)