Importancia y cruce de razas criollas en los hatos colombianos

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Mayo 2019
compartir
Razas criollas, colombianas, Colombia, hato, ganaderos, departamentos, Casanare, Valle del Cauca, Costa, Santander, razas, adaptabilidad, España, españoles, futuro, calidad, productos, genética, desarrollo económico, ganadería sostenible, impulsa, trabajan, promueven, reproductivas, trabajan, conservar, extinción, precios, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Las razas criollas fueron traídas por los españoles hace más de 500 años, por tanto tienen mayor adaptabilidad, rusticidad y resistencia. Foto: contextoganadero.com

Las razas criollas colombiana han permanecido gracias a la labor comprometida de ganaderos que no solo han mejorado genéticamente los animales criollos, sino que trabajando con estos ven un potencial en el desarrollo ganadero.

 

Carlos Rueda, criador de la raza Chino Santandereano, mencionó que “lo más importante de las razas criollas es que tienen rusticidad y resistencia debido a su adaptación de más de 500 años en el trópico colombiano”.

 

Rueda aseguró que las razas criollas fueron traídas por los españoles a tierras colombianas, las cuales se lograron adaptar al trópico a través del tiempo. (Lea: Alejandro, el defensor de los criollos)

 

De acuerdo a la debilidad de razas introducidas, Rueda menciona porque deben ser cruzadas con animales criollos.

 

“Las razas introducidas como el Pardo Suizo, entre otros, son animales muy desadaptados y en el trópico son más propensos a los anaplasmas y enfermedades hemoparasitarias que son muy comunes en los animales. Con el cruce todas las enfermedades desaparecen y crean resistencia”, explicó.

 

En Colombia existe una variedad de razas criollas provenientes de diferentes regiones como:

Costeño con cuernos (CCC) de la Costa Caribe o Costa Atlántica, Romosinuano, del valle del río Sinú, Blanco Orejinegro reconocido en el ganado antioqueño, Chino Santandereano de origen santandereano, Hartón del Valle o Hartón caucano del Valle del Cauca, Casanare o Casanareño del departamento de Casanare y Sanmartinero que se encuentra en el municipio de San Martín, Meta. (Lea: INFORME: Razas criollas colombianas: eficacia reproductiva)

 

Adicional a esto, en el país existen dos razas establecidas que fueron formadas por cruces. La primera es la raza Velásquez, la cual tuvo cruce con Romosinuano, Red Poll y Brahman Rojo. Esta especie está enfocada a carne y se denomina así por el creador José Velásquez, médico veterinario.

 

La segunda es la raza Lucerna, especializada en leche y formada por el cruce entre Hartón, Holstein y Shorthorn, su nombre se deriva de la hacienda donde nació, ubicada en el Valle del Cauca.

 

Cruce entre criollos

 

En los hatos, el cruce entre diferentes razas permite mejorar la genética de los animales y obtener una alta productividad. (Lea: Así se trabaja para promover la conservación de razas criollas)

 

El cruce se está realizando a la inversa de como se hacía en la antigüedad.

 

“Anteriormente a toda la raza criolla le pusieron ganado Brahman y toda la bondad se le dio al cebú en su momento, hoy en día conocido como el cruce F1 o hibrido que esta está aportando la raza criolla y el cebú el 50 % cada una”, agregó.

 

De acuerdo con el ganadero, actualmente el cruce se está realizando al revés, como la gran mayoría de la vacada colombiana es Brahman, entonces se colocan los machos criollos sobre esa vacada para poder obtener un F1 o hibrido de esta forma.

 

Calidad de productos de criollos

 

Se ha estudiado la calidad de la carne de los criollos, en la que se ha venido trabajando y se ha comprobado que los productos son de alta calidad, por lo que se viene haciendo publicidad a la raza criollo, para que la gente conozca la terneza de la carne y marmóreo, aseveró Rueda.

 

Es de aclarar que los precios entre razas introducidas y razas criollas no están teniendo mucha variación, los productos criollos se comercializan a buen precio. Por ejemplo, la carne se está vendiendo entre $10 y $12 mil por kilo; los precios de las razas introducidas se encuentran en precios muy similares, destacó Rueda. (Lea: Razas criollas, en riesgo de extinción y sin plan de emergencia)