Informe: Vacunar contra la rabia bovina no es una opción sino un deber

Por: 
Sully Santos
25 de Septiembre 2015
compartir
rabia bovina
En los últimos 3 años han aumentado los casos de rabia bovina en Colombia. Foto: CONtexto ganadero.
El próximo 28 de septiembre se celebra el Día Mundial Contra la Rabia Bovina, enfermedad que mata a 60 mil personas cada año en el mundo entero. En Colombia se reportan entre 100 y 150 casos anuales de la patología en bovinos.
 
CONtexto ganadero dedica este informe especial a dar a conocer las cifras alrededor de la patología y a guiar al ganadero para que prevenga el mal en sus fincas. 
 
Durante 2014 se registraron 165 focos de rabia bovina en Colombia y en lo corrido de 2015 la cifra asciende a 147, según datos del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA. (Lea: Puntualidad a la hora de vacunar reses, clave para evitar pérdidas)
 
Magdalena es la región de Colombia con más casos de rabia bovina reportados en 2015, seguido de Cesar, Norte de Santander y Casanare. EL 30 % del total de los casos se concentran en el primer departamento donde es común la presencia del murciélago hematófago que también ha aumentado sus ataques en Arauca, Córdoba, Putumayo y Nariño. De acuerdo con datos del ICA, los casos de rabia bovina se han incrementado desde 2013 cuando se reportaron 194 de ellos.
 
Mauricio González Leal, profesional en la Dirección Técnica de Sanidad Animal del ICA, expuso que Magdalena es la zona con más focos descubiertos de la enfermedad de control oficial en los 2 últimos años. En 2014, se presentaron 50 casos y a 3 meses de que finalice 20105 la cifra de focos va en 60, solo en esta parte del país.
 
“Todas las zonas en las cuales se presenta un foco de rabia, son muy importantes. Sin embargo, por el comportamiento de la enfermedad, debemos poner mucha atención en los departamento de Arauca, Casanare, Cauca, Magdalena, Cesar, Norte de Santander, Putumayo, Sucre, Córdoba y Chocó, informó González Leal. (Lea: ¿Una vacuna bovina puede fallar?)
 
Carlos Arturo Zambrano, profesional en Fundación, Magdalena, de Gestión Productiva y Salud Animal, del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, dijo que en el departamento hay “buen nivel de vacunación”, pero el murciélago se ha extendido a regiones donde nunca antes había aparecido.
 
Pivijay, San Ángel y Aracataca han empezado a percibir el hematófago y no han sido nombradas zonas prioritarias de vacunación, diferente a lo que sucede con la ciénaga.
 
Ausberto Beleño Benavides, profesional en El Banco, de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, explicó que el murciélago tiene una alta presencia en un corredor entre Magdalena y La Guajira, por ello la rabia bovina ataca reses más que todo localizadas al norte de la costa.
 
Ismael Zúñiga, subgerente de Salud y Bienestar Animal del FNG, indicó que en efecto las zonas con climas cálidos son las propensas a recibir murciélagos hematófagos que son los transmisores de la enfermedad que termina por matar a los semovientes infectados. En esa línea de ideas, son los bovinos doble propósito y de carne los más vulnerables a adquirir la patología.
 
Aun así, anotó que ya se ha sabido de casos de rabia bovina en Cundinamarca y Boyacá, por su puesto en sus partes cálidas, por lo que todo ganadero debe estar atento al control del murciélago, razón por la que se hace llamando al ICA que se encarga de visitar los predios para retirar el transmisor de la rabia, sin que eso signifique dejar de vacunar.
 
“Los ganaderos lo que deben hacer es vacunar contra la rabia por su voluntad con una monovalente que está en el comercio”, especificó Zúñiga que reiteró que la dosis se aplica a reses a partir de los 3 meses de vida y cada año. (Lea: 14 enfermedades sin control oficial atacan al ganado en Colombia)
 
Mauricio González Leal dijo que además de la población de bovinos, los productores con equinos, porcinos y las personas en todo el territorio con caninos y otras especies domésticas, deben aplicar la vacuna que tiene el registro ICA.
 
 “Se debe Informar al ICA cuando hay animales en los predios con signos neurológicos y con mordedura de murciélago. No se deben manipular los animales que presenten estos síntomas”, apuntó el médico veterinario del Instituto.
 
Añadió que el ganadero sí debe vigilar árboles y cuevas cercanos al predio animal para confirmar la presencia del rescate, pero “nunca debe intervenir los refugios porque esta mala práctica ayuda al desplazamiento del problema a otros predios y acaba con poblaciones de murciélagos benéficos (insectívoros, frugívoros)”. Otro factor a considerar es que no se puede comercializar la carne de animales enfermos.
 
Pero ¿qué es la rabia bovina?
 
La rabia es una encefalomielitis vírica aguda casi siempre mortal, que ataca el sistema nervioso central y es trasmitida por el murciélago hematófago o vampiro que se alimenta de sangre. Afecta a todos los animales de sangre caliente principalmente bovinos, equinos, porcinos, ovinos, caprinos y humanos que entran en contacto con animales enfermos.
 
¿Cómo ataca el murciélago?
 
Con mordiscos en cuello, lomo, cola y barriga en rumiantes. Los animales que están vacunados, si son mordidos, están protegidos contra la enfermedad. Se ha sabido que la transmisión se puede dar mediante membranas mucosas (los ojos, la nariz, la boca), las partículas aerotransportadas, la ingestión de tejidos infectados o secreciones y los trasplantes de órganos y de córneas. (Lea: Así funciona el cerebro de una vaca)
 
¿Causa pérdidas en el hato la rabia bovina?
 
La rabia bovina es una patología que tras el ataque ocasiona la muerte del rumiante, tanto joven como adulto, sea macho o hembra. Ante eso, se corre el riesgo de infectación masiva, lo que va encontravía del negocio.
 
¿Cómo se identifican animales con rabia bovina?
 
Los semovientes afectados presentan cambios en su comportamiento como caída e incoordinación del tren posterior, salivación abundante, ceguera, temblores musculares y parálisis.
 
Presentan enflaquecimiento progresivo y deshidratación debido a su imposibilidad de alimentarse y beber agua. Avanzada la enfermedad, las reses permanecen caídas y mueren entre uno y 10 días después de iniciados los síntomas.
 
Haga clic en la imágen para ampliar