A la hora de la vacunación tenga en cuenta…

Por: 
CONtexto ganadero
27 de Mayo 2020
compartir
Vecol, Ciclo de Vacunación, Vacuna, aftosa, Brucelosis, Vacunadores, ganaderos, subcutánea, refrigerante, aguja, numero de lote, fecha de vencimiento, biológico, capacidad inmunizante, desparasitación, establo, bretes, embudos, Corraleja, desinfección, jeringas, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
A la hora de vacunar sus animales es importante tener en cuenta ciertos parámetros que ayudan a tener una mejor sanidad del hato. Foto: Fedegán

Se adelanta en estos momentos el primer ciclo de vacunación contra la aftosa y la brucelosis por lo que es importante conocer el correcto proceso para lograr los resultados previstos.

 

Hugo Camargo, profesional de asistencia técnica de Vecol, presentó una serie de recomendaciones que deben ser tenidas en cuenta por los ganaderos y vacunadores.

 

La vía de administración indicada de la vacuna es subcutánea y su conservación debe ser entre  2ºC y 8ºC. No congelar la vacuna. El transporte se requiere realiza con suficiente hielo o refrigerante. Es preciso verificar el número del lote y la fecha de vencimiento y agitar suavemente el frasco antes de aplicar el biológico. (Lea: La importancia de contar con un plan de vacunación en su ganadería)

 

De acuerdo con lo señalado por el profesional, los riesgos asociados a la conservación inadecuada de la vacuna tienen que ver, en primer lugar, con la pérdida de la capacidad inmunizante; también se pueden originar elementos que aumentan la reactogenicidad local, elevando el riesgo de eventos adversos; la pérdida de potencia será mayor mientras más se aleje del rango adecuado de temperatura; y, la pérdida de capacidad inmunizante es acumulativa, irreversible y se incrementa con el tiempo de exposición

 

Los esquemas de manejo, vacunación y desparasitación son generales y se deben adaptar e interpretar a cada predio o región en particular, esto debido a las características bioclimáticas de cada una de ellas. (Lea: Ciclo de vacunación: un reto con el país y la bioseguridad)

 

El proceso de vacunación tiene tres etapas: la preparación, el momento mismo de la aplicación; y su manejo posterior.

 

Preparación para la vacunación

 

Antes de la jornada de vacunación se recomienda desparasitar los animales por lo menos 15 días antes

 

Tener listo el lugar de trabajo para realizar la vacunación (establo, bretes, embudos, corraleja, etc.), lave y desinfecte estos sitios el día anterior a la vacunación, disponga de suficientes lazos, manilas y narigueras.

 

Cuente con el personal idóneo suficiente para ayudar con los animales en el momento de la vacunación, dotado con ropa de trabajo (overol y botas).

 

Mantenga siempre en su finca un botiquín con medicamentos para la atención de una emergencia en sus animales.

 

Disponga de jeringas limpias y agujas estériles, una por animal.

 

Para premedicar los animales que en vacunaciones anteriores presentaron alguna reacción de hipersensibilidad se recomienda el uso de antihistamínicos 15 a 20 minutos antes de la vacunación. (Lea: Instituto Nacional de Salud acompañará ciclo de vacunación contra aftosa)

 

El día de la vacunación

 

Antes de comenzar se recomienda:

 

Estar presente el día de la vacunación o delegar a alguien de confianza.

 

Cumplir la hora y fecha convenidas.

 

Tener listos los animales, que estén tranquilos y libres de estrés en el sitio donde van a ser vacunados: corral, brete, manga, etc., con antelación a la llegada del vacunador.

 

Verificar con el vacunador que la vacuna esté refrigerada. Los geles deben estar completamente solidificados y limpios.

 

Verificar con el vacunador que el equipo esté limpio y apto para la vacunación.

 

Durante la vacunación

 

Vacunar todos los animales de la finca. Los animales preñados en cualquier edad de gestación deben tener un tratamiento especial: traerlos del potrero con calma, sin apurarlos ni gritarlos y mucho menos golpearlos o fustigarlos para no causar lesiones y/o estrés que puedan inducir al aborto o alguna reacción adversa. (Lea: Ganaderos del Bajo Sinú superan inconvenientes y dan inicio al ciclo de vacunación)

 

Vacunar solamente animales sanos, no vacunar animales en tratamiento con antibióticos o con signos de enfermedad. En estos animales, el sistema de defensa se encuentra debilitado y pueden ser susceptibles a presentar reacciones adversas a la vacunación.

 

Usar aguja desechable nueva por cada animal a vacunar. Revisar que el equipo esté limpio y apto para la vacunación.

 

Vecol recomienda la tabla del cuello como sitio de aplicación de vacunas.

 

Verificar que el sitio de aplicación esté libre de materia fecal y limpio.

 

No deje animales sanos sin vacunar ya que de lo contrario le estaría abriendo las puertas de la finca a la fiebre aftosa.

 

No permita la presencia de otras especies como caninos, felinos y mascotas, en general, al momento de la vacunación.

 

No aplique otras vacunas y medicamentos como antiparasitarios y vitaminas simultáneamente con los autorizados durante el ciclo de vacunación.

 

Después de la vacunación

 

Retorne los animales vacunados al potrero en calma y suminístrele inmediatamente pastura fresca y agua a voluntad

 

Disponga de personal de confianza para que estén pendientes de los animales vacunados, por lo menos de 3 a 4 horas posvacunación. (Lea: “Invitamos a vacunar bien y a protegernos de la fiebre aftosa”: Fedegán)

 

Al día siguiente verifique temprano el estado de salud de los mismos, si hay alguno postrado, inapetente, aislado, con inflamación evidente en el sitio de aplicación del biológico, o con cojera, repórtelo inmediatamente.

 

Recomiende a este personal hacer énfasis en la vigilancia de los animales jóvenes de edad entre 18 y 24 meses, es decir, las novillas y toretes.

 

Alerta

 

Acuda inmediatamente al profesional veterinario si nota o le reportan algún cambio en el comportamiento de los animales recién vacunados como:

 

Signos de anaflaxis (Alergia o reacción de hipersensibilidad): enrizamiento, inapetencia, timpanismo, decaimiento, aislamiento; cuello estirado, disnea, respiración acelerada, tos, silbidos; lagrimeo, mucosas congestionadas, inflamación de párpados y conjuntivas, babeo y lengua afuera. 

 

Signos de shock anafiláctico (Alergia o reacción de hipersensibilidad grave); signos de anafilaxis; disnea intensa y brusca, sangre por nariz y boca; cuello estirado y escalofríos; convulsiones; postración, en caso de no actuar rápido el animal puede morir.