Las propiedades de la alfalfa como alimento bovino

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Agosto 2016
compartir
Heno de alfalfa, henolaje de alfalfa, alfalfa como alimento bovino, propiedades nutricionales de la alfalfa como alimento bovino, finca Garzón Siberia Cota Cundinamarca, proteína de la alfalfa, fibra de la alfalfa, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
La alfalfa se puede suministrar al ganado en verde, silo o heno. Foto: conejoinfo.blogspot.com / www.britannica.com.
Esta planta es muy nutritiva por su aporte de proteína y fibra, sobre todo para el ganado lechero. Aprenda cómo debe cultivar la planta y suministrarla a sus animales.
 
La alfalfa es una leguminosa forrajera que se utiliza para aportar proteína de gran calidad, minerales y vitaminas al ganado. También es una fuente importante de fibra efectiva, que contribuye a la digestión en el rumen.
 
En este sentido, cuanto más larga sea la fibra de la alfalfa, la estimulación en el rumen será mayor. De igual manera, estimula la salivación, con lo que aumenta la cantidad de bicarbonato al rumen a través de la saliva, que ayudará a controlar el pH. (Blog: Diferentes métodos de utilización de alfalfa con vacas lecheras)
 
Generalmente, la alfalfa se puede acompañar con otros alimentos como el maíz y el sorgo, porque vuelve lento el tránsito de estos en el rumen, con lo cual se aprovechan mejor los contenidos nutricionales de estos cereales.
 
Ricardo Roldán, propietario de la finca Garzón, ubicada en la vereda de Siberia, en Cota, Cundinamarca, emplea la alfalfa como alimento para reses. El productor describió las distintas propiedades de esta planta.
 
Es la mejor fuente de proteína, es excelente para la crianza de terneras, para la producción de leche, para el balance de los animales. Se combina muy bien con el ensilaje de maíz y puede suplir el 90 % de los requerimientos nutricionales de la vaca lechera”, precisó. (Lea: Henolaje de alfalfa y remolacha, alternativa de dieta bovina)
 
Roldán habla de las propiedades nutricionales de la alfalfa
 
El ganadero aprendió a utilizar la planta desde muy pequeño, porque un vecino suyo solía sembrarla. A pesar de que no ha ido a otros sitios, tiene conocimiento de que en Jericó, Boyacá, se cultiva mucho.
 
Roldán advirtió que la alfalfa necesita de un cuidado especial durante los primeros meses de crecimiento. Sin embargo, una vez la raíz se afianza en el suelo, la planta se desarrolla por sí sola y se sostiene sin ninguna dificultad.
 
Hay varias formas de ofrecer la alfalfa al ganado, pero sobre todo se puede dar en silo o heno. Cuando se ensila, se deja secar en el suelo hasta dejarla con un 40 % de humedad y luego se pica. (Lea: Henolaje: alternativa potencial que se debe promover en la ganadería)
 
Cuando se elabora heno de alfalfa, se recoge en pacas y se deja secar en el campo. El proceso se debe hacer con máquinas para conservar la planta, porque de lo contrario se podrían perder hojas si se recoge con excesiva humedad.  El heno ofrece los siguientes aportes: 84,3 % de materia seca, 14 % de proteína y 55 % de fibra.
 
“A nosotros nos ha resultado muy bien el método de henolaje, que es una mezcla entre elaborar heno y silo. Se hace un presecado de 2 días teniendo en cuenta darle vuelta y después del presecado se hacen los rollos”, aclaró Roldán.
 
Aunque Rojas admitió que el proceso requiere de cuidado y tiempo, está convencido de su uso porque se comporta muy bien en tiempos secos. (Lea: 10 pastos ideales para el ganado del trópico alto)
 
“Una vez la alfalfa ya echa raíz es cierto que requiere un cuidado inicial, por lo que mucha gente renuncia a ella, además porque la semilla es costosa. Pero una vez establecido el cultivo, es muy eficiente”, remató.