Los parámetros que determinan el primer servicio de una novilla

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Julio 2016
compartir
Edad de la primera monta, parámetros que determinan el primer servicio de una novilla, Peso para el primer parto, edad para el primer parto, manejo sanitario, ciclo de vida productivo de una hembra bovina, ciclo reproductivo de una hembra bovina, destete de terneros, levante bovino, reproducción bovina, descarte de un bovino, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
El peso es el parámetro principal para saber cuándo debe preñarse una novilla. Foto: intervetsudeste.blogspot.com.
El factor definitivo para preñar una hembra bovina es el peso en lugar de la edad, que también puede incidir en la primera monta. Un plan sanitario también es importante en este proceso.
 
Andrés Sinisterra, médico veterinario y profesional del Fondo Nacional del Ganado, FNG, explicó que los parámetros más importantes son la edad y el peso, que varían de acuerdo a la raza.
 
Una raza pequeña puede tener el primer servicio con un peso mucho menor que el de una raza grande, porque los estándares de crecimiento son distintos”, señaló. (Lea: Claves para llevar parámetros reproductivos y productivos en ganadería)
 
El médico veterinario explica los parámetros que determinan el primer servicio
 
En términos generales, el peso adecuado para que una novilla pueda ser preñada es del 55 % de su peso vivo como adulto, que se establece de acuerdo a los parámetros de sus antecesores o del hato.
 
Por ejemplo, las vacas Jersey que son las de menor tamaño, podrán tener su primer servicio entre los 270 y los 290 kg. Así, las razas medianas como Gyr y Ayrshire deben alcanzar entre 310 y 320 kg, y razas grandes como Holstein o Pardo Suizo deberán pesar entre 320 y 340 kg para ser montadas.
 
El peso es muy importante porque con una buena nutrición y suplementación, con terneras sanas que no se hayan enfermado ni hayan tenido problemas en el nacimiento ni diarreas ni neumonía durante su levante, pueden estar llegando a esos pesos con 18 a 20 meses de edad”, precisó Sinisterra. (Lea: Cada vez más ganaderos le apuestan a la monta estacional)
 
En Colombia, las novillas suelen tener su primer servicio a esa edad y el primer parto a los 32 meses en promedio. De acuerdo con Sinisterra, en la zona donde trabaja (Valle del Cauca), hay productores que logran preñar a las vacas a los 18 o 19 meses.
 
En sistemas súper precoces, como el que están trabajando los hermanos Botero Carrera en la creación del bovino tetrahíbrido, las hembras resultan preñadas entre los 12 y los 15 meses, y paren entre los 20 y 24 meses. (Lea: Avanza creación de bovino tetrahíbrido, una mezcla de 4 razas)
 
Sin embargo, el médico veterinario señaló que las ganaderías en Colombia suelen suplementar en los primeros 3 o 4 meses de edad, para luego soltar las reses en la finca y dejarlas pastar sin ningún tipo de alimento adicional, con lo que se pierde todo el trabajo de los primeros meses.
 
Solo hay unos cuantos ganaderos que llevan la suplementación con concentrado hasta que el animal pare, y ellos son los que logran tener parámetros ideales en los que la novilla tiene su primera cría a los 30 meses”, indicó.
 
De otro lado, es recomendable que los sementales, bien sea en la monta natural o mediante inseminación artificial, den crías de un tamaño pequeño que permitan una buena facilidad al parto. (Lea: Así es el ciclo de vida productivo y reproductivo de una hembra bovina)
 
Además de una buena nutrición, el profesional recordó la importancia de la salud del animal y de tener un protocolo sanitario para prevenir enfermedades.
 
Es importante tener un plan sanitario de vacunas reproductivas al día, previo a la monta, para proteger a la cría y garantizar que esos 9 meses van a llegar a feliz término y no haya un aborto o una reabsorción”, agregó Sinisterra.
 
Asimismo, cuando va a nacer la cría, las zonas destinadas al parto deben estar lo suficientemente higiénicas o vigilar a la hembra que está a próxima a parir para que tenga a la cría cerca del hato, pues ellas están acostumbradas a alejarse de la finca y resguardarse para parir al ternero. (Lea: Conozca las propiedades reproductivas del Hartón del Valle)
 
Una vez la vaca da a luz, debe tener un tiempo de descanso del ciclo reproductivo de más o menos 2 meses, que se conoce como el período de días abiertos. Lo ideal es que la res vuelva a quedar preñada al cabo de ese tiempo, pues una explotación ganadera exitosa debería tener un parto por año.
 
Cuando la novilla queda preñada el proceso de gestación va a tomar 9 meses o 280 días y luego de ese tiempo el animal tendrá su primer parto. Todo depende de la dieta nutricional, el peso que tenga, la edad y el manejo sanitario.