Mercado de la leche en América Latina tiene espacio para crecer: Fepale

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Mayo 2021
compartir
Producción, consumo, leche, lácteos, lactosuero, Fepale, América Latina, mercado, exportación, importación, mercado, precios, Uruguay, Argentina, Suramérica, Centroamérica, Costa Rica, Nicaragua, México, Brasil, informalidad, industria, etiquetado, salubridad, aseguramiento de la calidad, inocuidad, impuestos, ganadería, ganadería Colombia, noticias ganaderas Colombia, contexto ganadero
Las oportunidades de crecer en el mercado lechero internacional son grandes, en especial en América Latina, según Fepale. Foto: fepale.org - definicionabc.com

Aunque la producción y el consumo de leche en los países de América Latina son heterogéneos, hay un gran espacio de crecimiento en este mercado.

 

Así lo señaló el secretario general de la Federación Panamericana de Lechería (Fepale), Ariel Londinsky, en entrevista con Al Campo, de Caracol Radio, donde indicó que la región produce entre el 11 y 12 % de la leche que se consume a nivel mundial por lo que hay posibilidades de crecer pero se deben hacer algunos cambios.

 

Somos una región deficitaria en producción de leche, de manera que hay un potencial muy grande de crecimiento para el consumo doméstico”, apuntó Londinski. (Lea: A Fepale le preocupa la caída en la producción de leche)

 

Este mercado ha sido muy inestable en cuanto a precios en los últimos años a pesar que la producción mundial ha tenido un crecimiento entre 1,5 y 2 % anual bastante sostenido en los últimos 20 años. Entre tanto América Latina ha tenido un crecimiento que oscila entre 2 y 2,5 % e incluso ha llegado al 3 % anual

 

Hay dos países que son tradicionalmente exportadores en la parte de Suramérica: Uruguay y Argentina; mientras que en Centroamérica se destaca Costa Rica y Nicaragua. Entre tanto hay otros que regularmente han sido importadores como es el caso de México y Brasil y hasta hace algunos años Venezuela.

 

Como región se observa una situación heterogénea donde hay países enfocados en la exportación y otros dedicados más a la compra externa de lácteos.

 

Así mismo, se observa que se consume más que la que produce por lo que la región es deficitaria y hay un gran potencial de crecimiento en la demanda doméstica. Sin embargo, se debe tener en cuenta que hay países que tienen un consumo acorde con su producción e incluso saldos exportables, pero otros son netamente importadores.

 

Si se tiene en cuenta la recomendación internacional de un consumo de 150 litros/persona/año, solamente Uruguay, Argentina y Costa Rica llegan a esos números, aproximándose está Brasil, Colombia, México y Ecuador. Esto significa que en el mercado interno de varios de estos países aún queda un espacio grande por llenar. (Lea: La COVID-19 acelerará cambios estructurales en el sector lácteo: Fepale)

 

Sin embargo, la informalidad es uno de los principales problemas que hay en la región, especialmente en lo que es la zona andina y Centroamérica donde se tienen niveles por encima del 30 % y por eso es un tema fuerte sobre el cual se debe trabajar a través de políticas públicas regionales y nacionales.

 

Mientras tanto, la industria establecida formalmente es la que termina pagando las cuentas al tener que cumplir con todos los elementos legales que le exigen, tanto de salubridad, aseguramiento de la calidad, inocuidad, como también impositivos de impuestos.

 

Un ejemplo de ello es el etiquetado nutricional frontal que se va a comenzar a aplicar en Colombia que naturalmente lo va a aplicar el sector formal que es el que cumple con toda la normativa.

 

Esa informalidad golpea la calidad de los lácteos por la falta de controles de la autoridad sanitaria. La leche es un producto muy noble ya que con un proceso simple como es la pasteurización ya asegura una inocuidad y sin pérdida de nutrientes, señaló el directivo.

 

Esto es un desafío a nivel de región donde hay que implementar políticas de corto, mediano y largo plazo para ir formalizando al sector y allí la participación estatal es muy importante. (Lea: 7 mitos sobre el consumo de leche, según un experto de Fepale)

 

Aseguró que perfectamente se puede lograr una buena calidad de la leche para llegar a los mercados más exigentes. América Latina tiene algunas ventajas como un sistema de producción en su mayoría a pastos, protegiendo el bienestar animal, un medio ambiente aun conservado, baja producción de gases efecto invernadero, y todo ello es algo que exigen los mercados más importantes.

 

Otro problema que también se registra en varios países es el uso de lactosueros en la leche y es algo preocupante. Se debe partir de la base que al consumidor hay que darle toda la información de manera clara y directa, lo cual también va asociado a la informalidad porque los formales se supone que lo hacen.

 

No obstante, también se debe tener en cuenta que el lactosuero es un producto que tiene unas cualidades nutricionales aunque cuando se ofrece leche debe ser 100 % leche y más bien elaborar otras bebidas a partir del lactosuero.

 

Es importante que haya una revalorización del lactosuero porque tiene importantes propiedades como proteínas de alto valor biológico, para uso en deportistas, para personas desnutridas y hay un desarrollo tecnológico muy grande a nivel internacional de aprovechamiento de este subproducto.